Mis­te­rio­so don Die­go

Por fin una apro­xi­ma­ción se­ria y ri­gu­ro­sa a la per­so­na­li­dad de Ve­láz­quez.

Tiempo - - SELECTOR - Ve­láz­quez. Vi­da. Bar­to­lo­mé Ben­nas­sar (Cá­te­dra) LUIS AL­GO­RRI

jo­sé ca­món az­nar, uno de los más gran­des es­pe­cia­lis­tas en Ve­láz­quez que dio el si­glo XX, se de­ses­pe­ra­ba: “Na­da po­de­mos re­fe­rir por­que na­da le pa­só”. Eduardo Men­do­za, cuan­do le die­ron el premio Pla­ne­ta por su no­ve­la Ri­ña de ga­tos, que pre­sen­tó en el Pra­do, lo di­jo más a lo bes­tia: “Ve­láz­quez se pa­só más de la mi­tad de su vi­da sin ha­cer na­da” (pe­ro Men­do­za te­nía que ven­der li­bros). Otro gran es­pe­cia­lis­ta, Jo­nat­han Brown, ad­mi­te que no es na­da fá­cil sa­ber có­mo era y có­mo vi­vió aquel hom­bre por­que “nos fal­tan los do­cu­men­tos per­so­na­les que pu­die­ran des­ve­lar­nos su vi­da in­te­rior (...) Nun­ca lle­ga­re­mos a co­no­cer a Ve­láz­quez co­mo co­no­ce­mos a Pi­cas­so o aun a Go­ya”. Eso no iba a du­rar siem­pre y aquí es­tá el gran Ben­nas­sar (en la fo­to) pa­ra de­mos­trar­lo. El oc­to­ge­na­rio his­pa­nis­ta, que lle­va me­dio si­glo es­cri­bien­do jo­ya tras jo­ya so­bre la cul­tu­ra, el ar­te, la his­to­ria y has­ta la In­qui­si­ción es­pa­ño­las, ha he­cho aco­pio de to­do lo que se in­ves­ti­gó cuan­do se con­me­mo­ró el cuar­to cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del pin­tor (1999) y, tras aña­dir­le to­do lo que él sa­bía, que es mu­chí­si­mo, ha lo­gra­do la que sin du­da es la más com­ple­ta vi­sión de la vi­da de Ve­láz­quez que ja­más se ha es­cri­to, por­que na­die su­po nun­ca tan­to so­bre el ge­nio co­mo hoy sa­be Ben­nas­sar. Y te­nía que ser Cá­te­dra, na­tu­ral­men­te, quien ofre­cie­se es­ta obra acer­ca de aquel hom­bre que to­do lo vio sin que le vie­ran a él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.