LA NO­VE­LA PERFECTA

Ti­ta­nic El ha cau­ti­va­do a cua­tro ge­ne­ra­cio­nes con su fas­ci­nan­te mag­ne­tis­mo. Fue, a to­das lu­ces, el nau­fra­gio de una era. El 14 de abril, la le­yen­da cum­ple un si­glo.

Tiempo - - SOCIEDAD - PE­DRO GARCÍA

El RMS Ti­ta­nic era el ma­ris­cal de los ma­res. El bar­co de pa­sa­je­ros más gran­de ja­más cons­trui­do. Lu­jo, gla­mour y opu­len­cia. Un mons­truo de ace­ro y hie­rro for­ja­do que desafia­ba las pro­por­cio­nes de la ra­zón y sur­ca­ba las aguas en pos del fu­tu­ro. Una gran me­tá­fo­ra flo­tan­te: el In­su­mer­gi­ble, tal y co­mo lo apo­dó la pren­sa de la épo­ca, el se­gun­do de tres co­lo­sos de la cla­se Olym­pic que la em­pre­sa na­vie­ra Whi­te Star Li­ne ha­bía di­se­ña­do -jun­to al Olym­pic, el pri­mo­gé­ni­to, y el Gi­gan­tic, aun­que es­te úl­ti­mo no lle­ga­ría a cons­truir­se ja­más- pa­ra aplas­tar a sus ad­ver­sa­rios y go­ber­nar con mano du­ra la ju­go­sa ru­ta del Atlán­ti­co Nor­te. Exac­ta­men­te, 2.224 vi­das a bor­do, re­fle­jo de to­das las cla­ses so­cia­les de la épo­ca, que zar­pa­ron des­de Southampton, al sur de In­gla­te­rra, con el rum­bo y los pla­nes de fu­tu­ro fi­ja­dos en Nue­va York... aun­que el azar, y los im­pre­vis­tos, les lle­va­ron di­rec­tos a la His­to­ria. Una His­to­ria que se dis­fra­zó de ice­berg y que es­pe­ra­ba aga­za­pa­da en la no­che. El res­to es pas­to de la le­yen­da. Más que un nau­fra­gio, el Nau­fra­gio.

El 14 de abril -más bien la no­che del 14 al 15, de ma­dru­ga­da- se cum­plen 100 años de aquel fa­tí­di­co día. A sa­ber: un ice­berg en la no­che, de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad y vien­to he­la­dor so­bre los ojos de un vi­gía que no te­nía pris­má­ti­cos -se que­da­ron en Southampton- y no pu­do ver a tiem­po el mas­to­don­te azul en la os­cu­ri­dad. Con una he­ri­da abier­ta en el cas­co el Ti­ta­nic se par­tió en dos y se hun­dió lle­ván­do­se 1.522 vi­das.

Hugh Brews­ter es uno de los ma­yo­res ex­per­tos mun­dia­les en el Ti­ta­nic. Con más de 20 li­bros so­bre la ma­te­ria, cen­te­na­res de char­las y 28 años de in­ves­ti­ga­ción a sus es­pal­das, na­die co­mo es­te ca­na­dien­se de adop­ción de 61 años -na­ció en Lon­dres pe­ro se mu­dó a On­ta­rio con su fa­mi­lia en 1956-, que aca­ba de pu­bli­car en España Ti­ta­nic: el fi­nal de unas vi­das do­ra­das (Lu­men), pa­ra ra­dio­gra­fiar la sa­lud del mi­to. “Fue un error hu­mano, co­mo el del Cos­ta Con-

Tras 28 años in­ves­ti­gan­do el Ti­ta­nic, Hugh Brews­ter cree que “es la pa­rá­bo­la mo­der­na más po­ten­te” Des­de 1985, del pe­cio se han ex­traí­do los 5.500 ob­je­tos que se subas­tan es­te mes en Nue­va York

cor­dia. El bar­co se des­pla­za­ba de­ma­sia­do rá­pi­do en una zo­na don­de sa­bían que ha­bía ice­bergs”, ex­pli­ca al otro la­do del te­lé­fono Brews­ter.

Los mo­men­tos pre­vios fue­ron más o me­nos así: sin pris­má­ti­cos, con el vien­to he­la­dor en los ojos, Fre­de­rick Fleet, el vi­gía del bar­co, di­vi­sa lo que po­dría ser el con­torno de un blo­que de hie­lo azul que aso­ma en el ho­ri­zon­te. Unos 400 me­tros. No hay tiem­po. Se oye la cam­pa­na y a la cam­pa­na si­gue la mí­ti­ca fra­se: “¡Ice­berg al fren­te!”. El bar­co vi­ra pe­ro el mar­gen de ma­nio­bra es es­ca­so. De­ma­sia­da ve­lo­ci­dad. El hie­lo ha hen­di­do el cas­co del

Ti­ta­nic co­mo un cu­chi­llo la man­te­qui­lla. Y se inun­da. Y se hun­de en la no­che. Y dos ter­ce­ras par­tes del pa­sa­je pe­re­cen ba­jo las gé­li­das y os­cu­ras aguas.

¿ Fue el hun­di­mien­to del Ti­ta­nic la me­tá­fo­ra to­tal de una so­cie­dad que se eva­po­ra­ba con el pa­so de los tiem­pos? Se­gún Brews­ter, “a me­nu­do se ve así, co­mo una me­tá­fo­ra de la com­pla­cien­te so­cie­dad vic­to­ria­na acer­cán­do­se al desas­tre”. Dos prue­bas: “En Es­ta­dos Uni­dos los aran­ce­les se es­ta­ble­cie­ron al año si­guien­te, po­nien­do fin a lo que se co­no­ce co­mo la Edad Do­ra­da es­ta­dou­ni­den­se; y por si fue­ra po­co, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial em­pe­za­ba en 1914, ape­nas dos años des­pués”. Adiós al pa­sa­do. El Ti­ta­nic se po­sa­ba so­bre el fon­do del mar... y en el ho­ri­zon­te se di­bu­ja­ba la mo­der­ni­dad.

Re­in­ter­pre­tar el mi­to.

Hoy, un si­glo des­pués, los bis­nie­tos de aque­lla ge­ne­ra­ción bi­sa­gra si­guen re­in­ter­pre­tan­do el mi­to. Si 1985 es­tá mar­ca­do en el ca­len­da­rio co­mo la fe­cha del des­cu­bri­mien­to del pe­cio en las pro­fun­di­da­des del Atlán­ti­co lle­va­da a ca­bo por la ex­pe­di­ción de Ro­bert Ba­llard -en la que es­ta­ba pre­sen­te Brews­ter-, 1997 es el año en el que le pu­si­mos ca­ra a la tra­ge­dia gra­cias a Ja­mes Ca­me­ron y su

Ti­ta­nic, la cin­ta de re­fe­ren­cia en­tre las va­rias de­ce­nas que se han es­tre­na­do en los úl­ti­mos cien años, con los ac­to­res Leo­nar­do Di Ca­prio y Ka­te Wins­let en el pa­pel de dos enamo­ra­dos per­te­ne­cien­tes a dos cla­ses so­cia­les opues­tas que se sal­van gra­cias al amor. Otra me­tá­fo­ra.

“Creo que fue Wal­ter Lord el que la lla­mó la his­to­ria in­su­mer­gi­ble -ma­ti­za Brews­ter-, ca­da ge­ne­ra­ción in­ter­pre­ta la his­to­ria de ma­ne­ra que le sea útil. Se ha con­ver­ti­do en la pa­rá­bo­la mo­der­na más po­ten­te, la me­tá­fo­ra más re­cu­rren­te pa­ra ha­blar de desas­tres. Si no hu­bie­se pa­sa­do ten­dría­mos que in­ven­tar­lo. La his­to­ria del Ti­ta­nic nos en­se­ña que se­gui­mos sien­do vul­ne­ra­bles y que las co­sas pue­den vol­ver­se trá­gi­cas con mu­cha fa­ci­li­dad por cul­pa de la arro­gan­cia hu­ma­na”.

UNA CIU­DAD SO­BRE LAS AGUAS Pis­ci­na cu­bier­ta, sa­lón de­co­ra­do al es­ti­lo Luis XIV, gim­na­sio (en la ima­gen), pis­ta de squash, sa­la de fu­ma­do­res con ma­de­ra ta­lla­da a mano, ba­ño tur­co, dos bi­blio­te­cas, dos pe­lu­que­rías e in­clu­so tres as­cen­so­res -dos pa­ra la pri­me­ra cla­se y uno pa­ra la se­gun­da-. El Ti­ta­nic era una ciu­dad en mi­nia­tu­ra. De he­cho, uno de los pa­sa­je­ros más ilus­tres del bar­co, el escritor y ar­tis­ta bri­tá­ni­co Frank Mi­llet, lo des­cri­bía así en uno de sus te­le­gra­mas en ple­na tra­ve­sía: “Creo que te di­je que es­toy via­jan­do en el Ti­ta­nic. Es­te bar­co tie­ne de to­do, me­nos ta­xis y teatros...”. Los ca­ma­ro­tes te­nían es­tu­fas y ba­ño con agua ca­lien­te, y las sui­tes, chi­me­nea. Pu­ro lu­jo.

JUN­TOS AL FIN DEL MUN­DO

El ma­tri­mo­nio As­tor -los más ri­cos del Ti­ta­nic-, el afa­ma­do escritor y ar­tis­ta Frank Mi­llet, Ben­ja­min Gug­gen­heim, lady Lucy Buff Gor­don... en el Ti­ta­nic via­ja­ba la cre­ma de la so­cie­dad de la épo­ca. Mi­llo­na­rios, in­flu­yen­tes y bur­gue­ses co­mo los es­pa­ño­les Víc­tor Pe­ñas­co y su mu­jer, María Jo­se­fa Pé­rez de So­to Va­lle­jo, que de­ci­die­ron com­prar un bi­lle­te a úl­ti­ma ho­ra en ple­na lu­na de miel im­pro­vi­sa­da -Víc­tor mu­rió y su cuer­po nun­ca fue re­cu­pe­ra­do-. Y jun­to a ellos -o más bien ba­jo ellos- cen­te­na­res de per­so­nas anó­ni­mas que bus­ca­ban for­tu­na en el país don­de los sue­ños to­da­vía se ha­cían reali­dad. Aquel via­je fue el úl­ti­mo vals de un es­ti­lo de vi­da: la so­cie­dad vic­to­ria­na, que ha­bía to­ca­do te­cho. En la ima­gen, Leo­nar­do Di Ca­prio y Ka­te Wins­let en Ti­ta­nic (1997), de Ja­mes Ca­me­ron, la pe­lí­cu­la de re­fe­ren­cia so­bre el mi­to, que es­ta pri­ma­ve­ra re­gre­sa a las salas de ci­ne en for­ma­to 3D.

LA MUER­TE DE HIE­LO

Y lle­gó la no­che fa­tí­di­ca del 14 de abril. Más bien, la ma­dru­ga­da. El in­vierno ha­bía si­do ca­lien­te y va­rios ice­bergs va­ga­ban sin rum­bo por la aguas del Atlán­ti­co Nor­te. Re­sul­ta­do: ru­ta for­za­da ha­cia el Sur pa­ra evi­tar con­tac­tos em­ba­ra­zo­sos. El cur­ti­do ca­pi­tán Smith na­ve­ga­ba tran­qui­lo y, lle­ga­da la cuar­ta no­che, sin ma­yo­res pro­ble­mas sal­vo un le­ve in­cen­dio en una cal­de­ra, de­ci­dió man­te­ner la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. 21 nu­dos. To­do tran­qui­lo y, de re­pen­te, la muer­te. En la ima­gen, un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro Ti­ta­nic (1953), de Jean Ne­gu­les­co, pro­ta­go­ni­za­da por Bar­ba­ra Stanwyck.

SO­BRE­VI­VIR AL DESAS­TRE

A la tra­ge­dia so­bre­vi­vie­ron 712 mu­je­res, ni­ños... y tam­bién hom­bres. En­tre ellos, Cos­mo Duff Gor­don, ma­ri­do de la gran lady Lu­ci­le Duff Gor­don, “un per­so­na­je asom­bro­so“, se­gún Brews­ter. Fa­mo­sa y rompe­dora di­se­ña­do­ra de mo­da, Lu­ci­le y su ma­ri­do so­bre­vi­vie­ron al nau­fra­gio en un bo­te sal­va­vi­das con 11 per­so­nas a bor­do y ca­pa­ci­dad pa­ra 45, lo que pro­vo­có du­ras crí­ti­cas de la so­cie­dad in­gle­sa de la épo­ca. Re­sul­ta­do:

sir Cos­mo fue tra­ta­do co­mo un co­bar­de por no vol­ver a res­ca­tar a los pa­sa­je­ros que se he­la­ban en el agua. Eso le arrui­nó la vi­da. En la ima­gen, la pri­me­ra fo­to­gra­fía de los su­per­vi­vien­tes en la cu­bier­ta del RMS Car­pat­hia, el bu­que que los res­ca­tó. La no­ti­cia tar­dó en con­fir­mar­se tres días.

EL MI­TO DESCANSA EN PAZ

Cien­tos de des­cen­sos de in­ves­ti­ga­do­res, tu­ris­tas y pi­ra­tas fur­ti­vos han fil­ma­do y des­mon­ta­do el Ti­ta­nic a lo lar­go de los úl­ti­mos 27 años, des­de su des­cu­bri­mien­to en 1985 por par­te de Ro­bert Ba­llard. El re­sul­ta­do es la subas­ta de prin­ci­pios de abril en la ca­sa Guern­sey’s de Nue­va York, en la que se pon­drán a la ven­ta 5.500 ob­je­tos del tras­atlán­ti­co bri­tá­ni­co en­tre pul­se­ras de oro y dia­man­tes, par­tes del cas­co, ta­rros de po­ma­das, cha­le­cos, lám­pa­ras e in­clu­so ca­ma­ro­tes en­te­ros. En to­tal, unos 189 mi­llo­nes de dó­la­res (142 mi­llo­nes de eu­ros) en re­li­quias del Ti­ta­nic. Una opor­tu­ni­dad pa­ra en­con­trar­se, y so­ñar, con los res­tos de la tra­ge­dia más gran­de ja­más con­ta­da. La no­ve­la perfecta. En 1985 el profesor Ro­bert Ba­llard des­cen­dió has­ta las pro­fun­di­da­des del le­cho oceá­ni­co en bus­ca de la tum­ba oxi­da­da del ti­tán de los ma­res. El ca­na­dien­se Hugh Brews­ter ya es­ta­ba allí: “En 1984 co­no­cí a Ro­bert y me di­jo que iba a en­con­trar el Ti­ta­nic, y, efec­ti­va­men­te, el año si­guien­te lo hi­zo. Edi­té y com­pi­lé la in­for­ma­ción de su li­bro El

des­cu­bri­mien­to del Ti­ta­nic. Tam­bién con­ce­bí y fir­mé Ti­ta­nic: una his­to­ria

ilus­tra­da, con di­bu­jos de Ken Mars­hall, que ins­pi­ró a Ja­mes Ca­me­ron pa­ra su pe­lí­cu­la y sus do­cu­men­ta­les”. De he­cho, Ca­me­ron -que ha vuel­to re­cien­te­men­te a los ti­tu­la­res de los me­dios des­pués de des­cen­der y con­quis­tar en so­li­ta­rio, en un pe­que­ño ba­tis­ca­fo que ha di­se­ña­do él mis­mo, la Fo­sa de las Ma­ria­nas, el lu­gar más pro­fun­do de la Tie­rra- con­tra­tó a Mars­hall co­mo asis­ten­te vi­sual y con­sul­tor pa­ra Ti­ta­nic y el do­cu­men­tal Ghosts in the Abyss ( Fan­tas­mas en el abis­mo).

Un ca­pri­cho trá­gi­co.

Brews­ter es una au­to­ri­dad en la ma­te­ria. “He in­ves­ti­ga­do el ca­so du­ran­te 28 años a lo lar­go de los cua­les he re­co­pi­la­do in-

En las subas­tas, to­do aquel que ad­quie­ra una pie­za ori­gi­nal del bu­que de­be ga­ran­ti­zar el ac­ce­so pú­bli­co

for­ma­cio­nes de su­per­vi­vien­tes, his­to­ria­do­res y cien­tí­fi­cos re­la­cio­na­dos con el te­ma. Ade­más he tra­ba­ja­do en más de 20 li­bros co­mo edi­tor, escritor o pu­bli­cis­ta. He en­con­tra­do ma­te­ria­les úni­cos y hay tes­ti­gos que me han re­ve­la­do da­tos e historias que no ha­bía pu­bli­ca­do antes”. Historias co­mo la de Víc­tor Pe­ñas­co, so­brino de Jo­sé Ca­na­le­jas y Cas­te­lla­na-mi­nis­tro del rey Alfonso XIII- y María Jo­se­fa Pé­rez de So­to Va­lle­jo, dos jó­ve­nes ri­cos y apues­tos que se ha­bían ca­sa­do unien­do dos de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das de España y que de­ci­die­ron en­ro­lar­se en el Ti­ta­nic co­mo un ca­pri­cho par­ti­cu­lar. Es­ta­ban de lu­na de miel -con un pre­su­pues­to de unas 300.000 pe­se­tas de la épo­ca, equi­va­len­tes hoy a más de un mi­llón de eu­ros- y la de­ci­sión les con­du­jo al desas­tre. Víc­tor se aho­gó y su cuer­po si­gue ba­jo el océano.

Te­so­ros al me­jor pos­tor.

Más allá de mu­seos co­mo el de Bel­fast, re­cién inau­gu­ra­do, y ex­po­si­cio­nes, la subas­ta de ob­je­tos del Ti­ta­nic es la prue­ba de que la le­yen­da si­gue vi­va. Más de 5.500 ob­je­tos aus­pi­cia­dos por la ca­sa bri­tá­ni­ca Guern­sey ´ s que han si­do ex­traí­dos del bar­co en los úl­ti­mos 27 años y una le­gión de com­pra­do­res po­ten­cia­les, des­de fa­mi­lia­res di­rec­tos de los fa­lle­ci­dos y su­per­vi­vien­tes has­ta in­ver­so­res o fa­ná­ti­cos de la his­to­ria y la pe­lí­cu­la de Ja­mes Ca­me­ron.

Has­ta el día 14 de abril los in­tere­sa­dos po­drán pu­jar por un ejér­ci­to de re­li­quias que van del detalle emo­cio­nal al re­ci­cla­je in­dus­trial: bo­tes de cre­mas y de po­ma­das, jo­yas de to­do ti­po, ca­ma­ro­tes en­te­ros, lám­pa­ras, ma­te­rial au­dio­vi­sual, re­cor­tes de pren­sa, ne­ga­ti­vos de fo­to­gra­fías... To­do con una con­di­ción: “Pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras ten­gan la opor­tu­ni­dad de apren­der y en­ten­der lo que ocu­rrió”, se­gún sub­ra­ya Ar­lan Et­tin­ger, pre­si­den­te de Guern­sey’s, to­do aquel que po­sea una pie­za ori­gi­nal del Ti­ta­nic se com­pro­me­te­rá a que la co­lec­ción per­ma­nez­ca reuni­da. Di­cho de otro mo­do: es obli­ga­to­rio ga­ran­ti­zar el ac­ce­so pú­bli­co. ¿Por qué? Por­que al Ti­ta­nic se le es­ca­pan los años ba­jo el mar, oxi­da­do y de­te­rio­ra­do por el vai­vén de las co­rrien­tes ma­ri­nas. En unos años su es­que­le­to des­apa­re­ce­rá y so­lo que­da­rán los te­so­ros. Y el Ti­ta­nic se con­ver­ti­rá en le­yen­da.

65

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.