El orácu­lo del Ti­ta­nic

El trans­atlán­ti­co ini­cia su via­je inau­gu­ral, que se­rá tam­bién el úl­ti­mo. Una si­nies­tra pre­dic­ción pe­sa so­bre él.

Tiempo - - SOCIEDAD - LUIS RE­YES

Nun­ca un via­je des­per­tó tan­ta ex­pec­ta­ción co­mo el em­pren­di­do ha­ce jus­to 100 años por el RMS Ti­ta­nic, un bu­que tras­atlán­ti­co que todos los pe­rió­di­cos pro­cla­ma­ban el más gran­de, el más lu­jo­so y el más mo­derno del mun­do, el bar­co “in­su­mer­gi­ble”, el triunfo ab­so­lu­to del hom­bre so­bre el mar. Pe­se a la com­pren­si­ble eu­fo­ria que los me­dios trans­mi­tían al pú­bli­co, ca­be pre­gun­tar­se si en­tre las 2.224 per­so­nas a bor­do del Ti­ta­nic ha­bría al­guien que hu­bie­ra leí­do una no­ve­la pu­bli­ca­da 14 años antes por un tal Mor­gan Ro­ber­tson, ti­tu­la­da Fu­ti- lity, or the wreck of the Ti­tan (Fu­ti­li­dad, o el hun­di­mien­to del Ti­tán).

Si al­gún pa­sa­je­ro la hu­bie­se leí­do, ten­dría que ser una per­so­na es­cép­ti­ca y no fá­cil­men­te im­pre­sio­na­ble, y des­de lue­go na­da su­pers­ti­cio­sa, o no se ha­bría em­bar­ca­do. O bien ha­bría ido lleno de zo­zo­bra los cua­tro días que na­ve­gó el tras­atlán­ti­co has­ta su fa­tal cho­que con un tém­pano de hie­lo. En to­do ca­so, cuan­do se pro­du­jo el ac­ci­den­te y en las dos ho­ras y me­dia que el bar­co tar­dó en hun­dir­se, se ha­bría mal­de­ci­do a sí mis­mo por no aten­der al orácu­lo que en­ce­rra­ba la no­ve­la.

Juz­guen us­te­des: Fu­ti­lity cuenta la his­to­ria de un ofi­cial ex­pul­sa­do de la Ro­yal Navy por su afi­ción al al­cohol, que pa­sa a la ma­ri­na mer­can­te y se em­plea en un nue­vo tras­atlán­ti­co lla­ma­do Ti­tan. Aho­ra

bien, la se­me­jan­za del bar­co de fic­ción con el au­tén­ti­co va mu­cho más allá del nom­bre. Aun­que es­cri­ta 15 años antes, la no­ve­la des­cri­be un au­tén­ti­co so­sias del Ti­ta­nic. El Ti­tan es el bar­co más gran­de del mun­do, co­mo se­ría el Ti­ta­nic (uno mi­de 245 me­tros de es­lo­ra, el otro 269); am­bos tie­nen dos más­ti­les pro­pul­sa­dos por tres hé­li­ces; el uno lle­va 2.500 per­so­nas a bor­do, el otro 2.224; los dos tie­nen la con­si­de­ra­ción de in­su­mer­gi­bles, lo que lle­va en am­bos ca­sos a un te­me­ra­rio aho­rro en bo­tes sal­va­vi­das (“tan po­cos co­mo fi­je la ley”, di­ce la no­ve­la): el Ti­tan cuenta so­lo con 24 bo­tes, el Ti­ta­nic con 20, en am­bos ca­sos la mi­tad de los ne­ce­sa­rios pa­ra las per­so­nas a bor­do...

Las asom­bro­sas si­mi­li­tu­des con­ti­núan con el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos en la no­ve­la y la reali­dad. Los dos tras­atlán­ti­cos van en via­je inau­gu­ral y han si­do bo­ta­dos en Southampton en el mes de abril. Y na­ve­gan a gran ve­lo­ci­dad, a 25 nu­dos el Ti­tan, a 23 el Ti­ta­nic, cuan­do en­con­trán­do­se am­bos a 400 mi­llas de Te­rra­no­va cho­can con un ice­berg.

En la fic­ción co­mo en la reali­dad, el bu­que “in­su­mer­gi­ble” pier­de su con­di­ción en el cho­que con el tém­pano flo­tan­te y se va a pi­que en un mar de aguas he­la­das. Aquí se pro­du­ce una di­fe­ren­cia en­tre los dos ca­sos. En la no­ve­la, pa­ra au­men­tar el dra­ma­tis­mo, so­lo so­bre­vi­ven 13 per­so­nas, en­tre ellas el pro­ta­go­nis­ta, que se re­di­me de su pa­sa­do con­vir­tién­do­se en un hé­roe, pues sal­va a una ni­ña con la que sal­ta so­bre el ice­berg. En la reali­dad ha­brá 705 su­per­vi­vien­tes, y des­de lue­go nin­guno se sal­va­rá so­bre un ice­berg, úni­ca­men­te lo ha­rán los que con­si­gan aco­mo­dar­se en los bo­tes. Es­to, y la cir­cuns­tan­cia de que en la no­ve­la el Ti­tan se hun­de cuan­do re­gre­sa de EEUU en vez de a la ida, co­mo el Ti­ta­nic, son los úni­cos de­ta­lles en que no se cum­pli­ría la pro­fe­cía de la no­ve­la.

Pearl Har­bor tam­bién.

¿Quién es­ta­ba de­trás de tan cer­te­ro orácu­lo? Mor­gan Ro­ber­tson era un escritor po­pu­lar nor­te­ame­ri­cano que es­cri­bía no­ve­las cor­tas y re­la­tos pa­ra re­vis­tas. Muy pro­lí­fi­co, co­mo exi­gía esa for­ma de ga­nar­se la vi­da con la li­te­ra­tu­ra, y re­la­ti­va­men­te co­no­ci­do en su épo­ca, aun­que des­de lue­go no ha con­se­gui­do mu­chas lí­neas en la His­to­ria de la Li­te­ra­tu­ra. Ha­bía si­do ma­ri­ne­ro y ha­bía tra­ba­ja­do en la in­dus­tria del diamante, lo que le da­ba fa­mi­lia­ri­dad con las cues­tio­nes náu­ti­cas y los pro­ce­sos in­dus­tria­les. Su es­pe­cia­li­dad eran re­la­tos que po­dría­mos lla­mar de an­ti­ci­pa­ción am­bien­ta­dos en el mar, tra­mas en las que te­nían pro­ta­go­nis­mo los in­ven­tos, ya reales o que se adi­vi­na­ban por ve­nir, de una épo­ca en la que el mun­do su­fría cam­bios cós­mi­cos con in­ven­tos co­mo la luz eléc­tri­ca, el au­to­mó­vil o el sub­ma­rino. Era el gé­ne­ro crea­do por Ju­lio Ver­ne, que tuvo le­gio­nes de imi­ta­do­res a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, aun­que des­de lue­go sin el ge­nio de Ver­ne.

Ro­ber­tson for­ma­ba par­te de esa le­gión po­co ilus­tre, pe­ro se ha se­gui­do ha­blan­do de él por­que al­gu­nas de sus in­ven­cio­nes li­te­ra­rias nos de­jan bo­quia­bier­tos por su ca­pa­ci­dad pre­mo­ni­to­ria. Mu­chas ve­ces la ex­pli­ca­ción es­tá en que Ro­ber­tson se do­cu­men­ta­ba en pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas o téc­ni­cas, y des­cu­bría al gran pú­bli­co lo que ya es­ta­ba des­cu­bier­to en ese círcu­lo res­trin­gi­do. Un ejem­plo de es­to se en­cuen­tra en su no­ve­la The sub­ma­ri­ne des­tro­yer (El des­truc­tor sub­ma­rino), don­de un bu­que su­mer­gi­ble desa­rro­lla un nue­vo ti­po de gue­rra que, diez años más tar­de (la no­ve­la apa­re­ció en 1905), en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, se con­ver­ti­ría en te­rri­ble reali­dad. En la no­ve­la, el sub­ma­rino se va­le pa­ra rea­li­zar sus ca­ce­rías de un re­vo­lu­cio­na­rio ar­ti­lu­gio, el pe­ris­co­pio, que Ro­ber­tson pre­ten­día ha­ber in­ven­ta­do, has­ta el pun­to de que in­ten­tó pa­ten­tar­lo. No lo con­si­guió, sin em­bar­go, por­que ya ha­bía si­do pa­ten­ta­do po­co antes, en 1903. Se­gu­ra­men­te Ro­ber­tson ha­bía leí­do al­gu­na pu­bli­ca­ción téc­ni­ca de don­de sa­có el mo­de­lo del pe­ris­co­pio, de la mis­ma for­ma que el tí­tu­lo de la no­ve­la pa­re­ce co­pia­do de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en 1898 en el New York Jour­nal, My sub­ma­ri­ne des­tro­yer, que re­co­ge un pro­yec­to de un au­tén­ti­co ge­nio in­ven­tor, Nikola Tes­la, que dispu­ta a Edi­son y Mar­co­ni la pa­ter­ni­dad de la luz eléc­tri­ca y la ra­dio.

Más in­tri­gan­te es la an­ti­ci­pa­ción del ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor que es­cri­bió Ro­ber­tson en 1914. Vein­ti­sie­te años antes de los he­chos reales, Ro­ber­tson pu­bli­có Be­yond the Spec­trum (Más allá del es­pec­tro), en don­de la ma­ri­na ja­po­ne­sa, sin pre­via de­cla­ra­ción de gue­rra, ata­ca y hun­de la flo­ta ame­ri­ca­na que se di­ri­ge a Ha­wai.

Apar­te de las re­fe­ren­cias anec­dó­ti­cas que se ha­cen a Fu­ti­lity cuan­do se re­me­mo­ra el ca­so del Ti­ta­nic, Mor­gan Ro­ber­tson es­tá com­ple­ta­men­te ol­vi­da­do. Sin em­bar­go, una obra su­ya si­gue vi­gen­te, pues ha si­do lle­va­da al ci­ne en va­rias oca­sio­nes: El la­go azul, la his­to­ria de una pa­re­ja de ni­ños que nau­fra­gan y cre­cen en una is­la de­sier­ta co­mo her­ma­nos, pe­ro que al desa­rro­llar la se­xua­li­dad vi­ven una pa­sión y tie­nen un hi­jo.

Ro­ber­tson desa­rro­lló es­te ar­gu­men­to en Pri­mor­dial /Th­ree laws and the gol­den rule, pe­ro diez años des­pués Henry De Ve­re Stac­poo­le lo rehi­zo o pla­gió en The blue la­goon, y ha si­do el li­bro de Stac­poo­le el que ofi­cial­men­te se ha adap­ta­do al ci­ne va­rias ve­ces.

Qui­zá Ro­ber­tson era un au­tén­ti­co adi­vino que pre­veía el fu­tu­ro, qui­zá vio en una bo­la de cris­tal có­mo Stac­poo­le le iba a ro­bar la fa­ma con The blue la­goon, y eso le hi­zo caer en la de­pre­sión. El ca­so es que una ma­ña­na de 1915 apa­re­ció muer­to en un ho­tel de Atlan­tic City, en lo que fue apa­ren­te­men­te un sui­ci­dio con una so­bre­do­sis de un pe­li­gro­so me­di­ca­men­to lla­ma­do pa­ral­dehy­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.