Con­su­mi­do­res en huel­ga

Evi­tar las com­pras, con­su­mir la mí­ni­ma ener­gía o no usar el te­lé­fono pue­den ser ac­tos de una efi­ca­cia de­mo­le­do­ra.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

ges­tos tan sen­ci­llos co­mo apa­gar to­das las lu­ces du­ran­te una ho­ra, con­su­mir la mí­ni­ma can­ti­dad de agua, des­pla­zar­se en trans­por­te com­par­ti­do, evi­tar el uso del te­lé­fono o las tar­je­tas de cré­di­to y las com­pras en gran­des al­ma­ce­nes, cen­tros co­mer­cia­les, su­per­mer­ca­dos, ban­cos o ga­so­li­ne­ras, se pue­den con­ver­tir en ac­tos de una efi­ca­cia de­mo­le­do­ra. Es­tas pe­que­ñas ac­cio­nes lle­ga­rían a pa­ra­li­zar el sis­te­ma pro­duc­ti­vo si se rea­li­za­sen du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do de ma­ne­ra coor­di­na­da. La huel­ga de con­su­mi­do­res se­ría, ade­más, el mé­to­do de pro­tes­ta me­nos arries­ga­do con­tra cual­quier cla­se de abu­so po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co, en el que po­dría par­ti­ci­par to­da la so­cie­dad y no so­lo los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos co­mo su­ce­de en la huel­ga la­bo­ral. Du­ran­te la del pa­sa­do 29 de mar­zo, el con­su­mo eléc­tri­co en los cen­tros de tra­ba­jo fue uno de los prin­ci­pa­les elementos pa­ra con­ta­bi­li­zar el éxi­to o fra­ca­so de la con­vo­ca­to­ria. Has­ta tal pun­to que en las re­des so­cia­les se de­nun­ció la ac­ti­tud de al­gu­nos ayun­ta­mien­tos cuan­do en­cen­die­ron fa­ro­las pú­bli­cas a ple­na luz del día, con el fin de apa­ren­tar que la huel­ga no ha­bía te­ni­do tan­tos se­gui­do­res co­mo re­gis­tra­ban sus con­vo­can­tes. Más allá de las tri­qui­ñue­las con­ta­bles, aun­que los cálcu­los son com­ple­jos en tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos, lo cier­to es que la de­man­da eléc­tri­ca de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, se­gún Eco­no­mis­tas Fren­te a la Cri­sis, des­cen­dió has­ta un 87,7%, por de­ba­jo de los da­tos re­gis­tra­dos en un día de des­can­so.

No he en­con­tra­do in­for­ma­ción acer­ca de có­mo in­ci­dió la huel­ga so­bre otros pro­duc­tos y ser­vi­cios, a los que di­ver­sas aso­cia­cio­nes, co­lec­ti­vos y or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res tam­bién ha­bían pro­pues­to boi­co­tear. Co­mo tam­po­co exis­ten da­tos pre­ci­sos so­bre el re­sul­ta­do del gran apa­gón mun­dial que se pro­du­jo

La ho­ra del pla­ne­ta quie­re ha­cer ver que so­mos los cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co pe­ro te­ne­mos la so­lu­ción

un par de días des­pués, a pe­sar de que es el sex­to año con­se­cu­ti­vo que se lle­va a ca­bo di­cha ini­cia­ti­va. Me re­fie­ro a la cam­pa­ña co­no­ci­da co­mo La ho­ra del pla­ne­ta, un ac­to sim­bó­li­co que con­sis­te en apa­gar to­das las lu­ces cuan­do el re­loj mar­ca en­tre las 20.30 y las 21.30 en las res­pec­ti­vas zo­nas ho­ra­rias. Con es­ta ac­ción se pre­ten­de de­nun­ciar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co y ha­cer­nos cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co in­di­vi­dual. So­mos los cau­san­tes del pro­ble­ma, pe­ro tam­bién te­ne­mos la so­lu­ción. En los úl­ti­mos 40 años ca­da ser hu­mano ha du­pli­ca­do su de­man­da de re­cur­sos na­tu­ra­les y si con­ti­nua­mos por ese ca­mino en 2030 ne­ce­si­ta­re­mos anual­men­te el do­ble de la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de la que exis­te en el pla­ne­ta. Es­te año se han su­ma­do 135 paí­ses y 5.000 ciu­da­des que han ido apa­gan­do pro­gre­si­va­men­te des­de las bom­bi­llas do­més­ti­cas has­ta la ilu­mi­na­ción de los edi­fi­cios y mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos del mun­do. Es­ta con­vo­ca­to­ria se ha con­ver­ti­do en la ac­ción vo­lun­ta­ria más mul­ti­tu­di­na­ria del pla­ne­ta y el aho­rro de ener­gía que su­po­ne es in­sig­ni­fi­can­te com­pa­ra­do con la ca­pa­ci­dad re­vo­lu­cio­na­ria que ten­dría­mos los con­su­mi­do­res si fué­ra­mos cons­cien­tes de nues­tra fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.