La pe­li­gro­sa mo­da de los an­ti­va­cu­nas

Preo­cu­pa el au­men­to del nú­me­ro de ni­ños no va­cu­na­dos que pue­den dar al tras­te con la in­mu­ni­dad de gru­po.

Tiempo - - SALUD - CE­LIA LO­REN­TE

Los ca­sos de sa­ram­pión se han mul­ti­pli­ca­do. Si en 2010 la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud dio por prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­do es­te vi­rus, en tan so­lo un año ha re­sur­gi­do en Eu­ro­pa con 30.000 nue­vos ca­sos y en España se ha pa­sa­do de los 173 de 2010 a más de 1.800 re­gis­tra­dos en 2011. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría acha­ca es­te re­pun­te a la re­la­ja­ción de al­gu­nos pa­dres, que no va­cu­nan a sus hi­jos por ig­no­ran­cia o por de­ja­dez. Pe­ro tam­bién a que en los úl­ti­mos años ha sur­gi­do un nue­vo gru­po so­cial: los eco­pa­dres o pa­dres mi­li­tan­tes en for­mas de vi­da na­tu­ra­lis­ta que no va­cu­nan a sus hi­jos cons­cien­te­men­te. Los an­ti­va­cu­nas son un fe­nó­meno mun­dial, una mo­da que co­men­zó en los paí­ses nór­di­cos y que se ha ido ex­ten­dien­do por Eu­ro­pa. Los pe­dia­tras han em­pe­za­do a aler­tar de los pe­li­gros que aca­rrea es­ta pos­tu­ra por­que en­fer­me­da­des co­mo la dif­te­ria, la tos­fe­ri­na o la po­lio -que han des­apa­re­ci­do en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos gra­cias a las va­cu­nas-, po­drían vol­ver si se de­ja­se de in­mu­ni­zar.

El pe­dia­tra Car­los Gon­zá­lez, que ha es­cri­to va­rios li­bros so­bre las bon­da­des de la crian­za na­tu­ral, en el ca­so de los an­ti­va­cu­nas se mues­tra muy crí­ti­co. “Mu­cha gen­te con­ven­ci­da de la lac­tan­cia y la crian­za na­tu­ral cree que no va­cu­nar a los ni­ños for­ma tam­bién par­te del pa­que­te. Al con­tra­rio, si le quie­res tan­to ¿por qué no le vas a pro­te­ger de las in­fec­cio­nes?”. Preo­cu­pa­do por la can­ti­dad de fa­mi­lias que lle­gan a su con­sul­ta y que son con­tra­rias a va­cu­nar a sus hi­jos, de­ci­dió pu­bli­car el li­bro En de­fen­sa de las va­cu­nas pa­ra dar a co­no­cer las con­se­cuen­cias que pue­de aca­rrear es­ta de­ci­sión. “Des­de ha­ce unos años, ca­da vez me en­cuen­tro con más pa­dres que no va­cu­nan a sus hi­jos por­que creen que las va­cu­nas son inú­ti­les, in­ne­ce­sa­rias, o pe­li­gro­sas, o las tres co­sas a la vez. Al­gu­nos in­clu­so se sor­pren­den de que yo es­té a fa­vor de ino­cu­lar. Co­mo si hu­bie­ra una es­pe­cie de pa­que­te ideo­ló­gi­co ra­ro-progre-na­tu­ral y si de­fien­des la lac­tan­cia ma­ter­na o co­ger en bra­zos a los ni­ños, tam­bién tie­nes que es­tar, ló­gi­ca­men­te, en con­tra de las va­cu­nas y creer en la me­di­ci­na al­ter­na­ti­va”.

Car­los Gon­zá­lez ani­ma a los pa­dres a se­guir pro­te­gien­do la sa­lud de sus hi­jos. La va­cu­na­ción, afir­ma, es una de las prác­ti­cas mé­di­cas que más su­fri­mien­to, do­lor y muer­te ha evi­ta­do. “Al­gu­nas en­fer­me­da­des, co­mo la vi­rue­la, han si­do ven­ci­das y ya no es ne­ce­sa­rio va­cu­nar con­tra ellas. Pe­ro otras to­da­vía ace­chan, y va­rios paí­ses in­dus­tria­li­za­dos han su­fri­do bro­tes de sa­ram­pión, dif­te­ria o tos­fe­ri­na cuan­do el nú­me­ro de ni­ños no in­mu­ni­za­dos au­men­tó de­bi­do a la pro­pa­gan­da con­tra las va­cu­nas”.

Los eco­pa­dres que no va­cu­nan a sus hi­jos no lo ha­cen por des­co­no­ci­mien­to o fal­ta de pre­pa­ra­ción, sino que, al con­tra­rio, sue­len es­tar muy in­for­ma­dos so­bre el te­ma. Pe­ro su opo­si­ción se ba­sa en ar­gu­men­tos pseu­do­cien­tí­fi­cos que sue­len cir­cu­lar por In­ter­net co­mo que las va­cu­nas son tó­xi­cas, que es una ma­nio­bra de las mul­ti­na­cio­na­les pa­ra ganar más di­ne­ro, que nos ocul­tan sus efec­tos se­cun­da­rios o que pro­du­cen aler­gia o in­clu­so la muer­te sú­bi­ta. Otro de los ar­gu­men­tos que es­gri­men es que cau­san

Los eco­pa­dres pien­san que no va­cu­nar for­ma par­te del pa­que­te ideo­ló­gi­co eco­lo­gis­ta En Aus­tra­lia a los pa­dres que no va­cu­nen se les re­ti­ra­rá la ayu­da es­ta­tal por hi­jo me­nor de 5 años

au­tis­mo. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos ha­bían su­ge­ri­do una po­si­ble re­la­ción en­tre el au­tis­mo y la va­cu­na tri­ple ví­ri­ca o en­tre el au­tis­mo y el mercurio que se usa co­mo con­ser­van­te en al­gu­nas va­cu­nas. Pe­ro des­pués de rea­li­zar es­tu­dios de­ta­lla­dos en dis­tin­tos paí­ses, no se ha en­con­tra­do nin­gu­na re­la­ción y el FDA (de­par­ta­men­to es­ta­dou­ni­den­se de sa­lud) lo ha des­men­ti­do pú­bli­ca­men­te.

Co­ber­tu­ra va­cu­nal.

Los an­ti­va­cu­nas se pue­den per­mi­tir el lu­jo de no va­cu­nar a sus hi­jos por­que los de­más sí lo ha­cen. Pe­ro em­pie­za a ser preo­cu­pan­te el nú­me­ro de ni­ños no va­cu­na­dos que pue­den dar al tras­te con lo que se lla­ma in­mu­ni­dad de gru­po, es de­cir, lo que pro­te­ge a cual­quier be­bé antes de que se va­cu­ne: que nin­gún in­di­vi­duo a su al­re­de­dor con­trai­ga al­gu­na en­fer­me­dad in­fec­cio­sa que po­dría ha­ber­se pre­ve­ni­do con una va­cu­na­ción a su de­bi­do tiem­po.

La tri­ple ví­ri­ca (sa­ram­pión, ru­béo­la, pa­ro­ti­di­tis) se apli­ca a los ni­ños en dos do­sis, una a los 15 me­ses y otra a los tres años de vi­da. Los ex­per­tos es­ti­man que pa­ra fre­nar la trans­mi­sión de es­tas en­fer­me­da­des es ne­ce­sa­ria una co­ber­tu­ra va­cu­nal in­fan­til de más del 95%. En España, la co­ber­tu­ra de la pri­me­ra do­sis es ele­va­da, pe­ro ba­ja en la se­gun­da: 87% en An­da­lu­cía, 83% en Ma­drid o 92% en Cataluña. Es­to fa­ci­li­ta la cir­cu­la­ción del vi­rus has­ta las bol­sas de po­bla­ción no pro­te­gi­das, for­ma­das prin­ci­pal­men­te por los hi­jos de fa­mi­lias que no les va­cu­nan, la po­bla­ción adul­ta, que cre­ció cuan­do no exis­tía la va­cu­na­ción uni­ver­sal y no en­fer­ma­ron de pe­que­ños, y la po­bla­ción

in­mi­gran­te en cu­yos paí­ses de ori­gen no se ad­mi­nis­tran las va­cu­nas.

El ca­len­da­rio mé­di­co de va­cu­na­cio­nes no es de obli­ga­do cum­pli­mien­to en España, por lo que ca­da uno es li­bre de de­ci­dir si va­cu­nar o no, aun­que en Cataluña la Ge­ne­ra­li­tat ha de­ci­di­do que los pa­dres que no va­cu­nen a sus hi­jos tendrán que fir­mar un do­cu­men­to en el que cons­te que han si­do in­for­ma­dos de los ries­gos que esa de­ci­sión pue­de com­por­tar pa­ra la sa­lud de sus hi­jos y pa­ra el con­jun­to de la co­mu­ni­dad en la que vi­ven. La Ge­ne­ra­li­tat ha to­ma­do es­ta de­ci­sión alarmada por el re­pun­te en Cataluña de en­fer­me­da­des co­mo el sa­ram­pión, pe­ro tam­bién la tos­fe­ri­na. En la Co­mu­ni­dad de Ma­drid la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad ha re­mi­ti­do es­cri­tos a los di­rec­to­res de las es­cue­las in­fan­ti­les pa­ra que im­pli­quen a los pa­dres en es­ta la­bor. El re­bro­te del sa­ram­pión ha obli­ga­do a al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a ade­lan­tar de los 15 a los 12 me­ses la edad en que los ni­ños de­ben in­mu­ni­zar­se fren­te a una en­fer­me­dad que has­ta ha­ce po­co es­ta­ba prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­da.

En otros paí­ses co­mo Aus­tra­lia las au­to­ri­da­des han de­ci­di­do to­mar me­di­das más drás­ti­cas. El 11% de los me­no­res de 5 años aus­tra­lia­nos no es­tá va­cu­na­do por vo­lun­tad pa­ter­na, y el Go­bierno ha de­ci­di­do que los pa­dres que adop­ten es­ta ac­ti­tud no tendrán de­re­cho a los be­ne­fi­cios fis­ca­les que se apli­can has­ta que los me­no­res cum­plen es­ta edad, que as­cien­den a unos 1.700 eu­ros por ni­ño.

Tri­ple ví­ri­ca. El re­bro­te del sa­ram­pión ha he­cho que al­gu­nas co­mu­ni­da­des ha­yan te­ni­do que ade­lan­tar la va­cu­na de los 15 a los 12 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.