Las rei­nas no vis­ten de ca­lle

Así des­cu­brió la ac­triz Glenn Clo­se has­ta qué pun­to una ma­la elec­ción de ves­tua­rio pue­de re­sul­tar ca­tas­tró­fi­ca.

Tiempo - - SALUD - GLENN CLO­SE*

era 1978 y yo es­ta­ba in­ter­pre­tan­do una obra en Broad­way, The Cru­ci­fer of Blood [tra­du­ci­ble por El san­grien­to por­ta­dor de la cruz]. Me en­con­tra­ba al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra, y la obra es­ta­ba te­nien­do éxi­to, pe­ro a mí ape­nas me co­no­cía na­die. Por eso a la en­car­ga­da de pren­sa se le ocu­rrió una bri­llan­te idea: yo se­ría la rei­na del Sa­lón del Au­to­mó­vil de Nue­va York de aquel año.

La no­ti­cia no me en­tu­sias­mó, por­que a pe­sar de to­do soy una per­so­na tí­mi­da, pe­ro ha­bría he­cho cual­quier co­sa por la obra. “¿Có­mo de­be ves­tir la rei­na de un sa­lón del au­to­mó­vil?”, le pre­gun­té. Ella me di­jo que bas­ta­ba con que vis­tie­ra de ca­lle (co­mo si yo tu­vie­ra en mi ar­ma­rio al­go ade­cua­do pa­ra la oca­sión). Re­cuer­do exac­ta­men­te lo que me pu­se, por­que aún lo ten­go gra­ba­do a fue­go en la me­mo­ria: una fal­da de pun­to co­lor óxi­do y una blu­sa de ga­sa con es­tam­pa­dos flo­ra­les. Creo que ni si­quie­ra me ha­bía pei­na­do o ma­qui­lla­do.

Me reuní con la en­car­ga­da de pren­sa en la puer­ta, y me dio una tia­ra que pa­re­cía sa­ca­da de una tien­da de ar­tícu­los de fies­ta. Era de me­tal, pe­ro po­dría ha­ber ve­ni­do de re­ga­lo de la ca­ja de los ce­rea­les. No sé si re­cuer­dan el Co­li­seum de Nue­va York. Era co­mo ca­mi­nar por un gran pa­la­cio. Pe­ro cuan­do lle­gué a lo al­to de las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas me en­con­tré con la si­guien­te es­ce­na: una sa­la res­plan­de­cien­te que es­ta­ba lle­na de co­ches y chi­cas en bi­qui­ni que da­ban vuel­tas so­bre pla­ta­for­mas gi­ra­to­rias. Era la jor­na­da inau­gu­ral, y los pe­rio­dis­tas po­co a po­co se iban arre­mo­li­nan­do en torno a las mo­de­los. Tra­gué sa­li­va pa­ra con­te­ner la sen­sa­ción de pá­ni­co, ya que en ese mo­men­to me di cuenta de has­ta qué pun­to mi ro­pa era inapro­pia­da pa­ra la oca­sión.

Ahí es­ta­ba yo, ves­ti­da de ca­lle y con mi pa­té­ti­ca tia­ra, mien­tras la en­car­ga­da de pren­sa tra­ta­ba de con­ven­cer a to­do el mun­do de que yo era la rei­na del even­to. No me sa­ca­ron una so­la fo­to. ¿Có­mo iba a com­pe­tir con esos bi­qui­nis y esos enor­mes pe­chos?

Fue un mo­men­to real­men­te de­vas­ta­dor. Creo que es­ta­ba pa­ra­li­za­da, tan aver­gon­za­da que ni si­quie­ra po­día echar­me a llo­rar. En la guar­de­ría era una ni­ña de­ma­sia­do tí­mi­da pa­ra to­car el tam­bor. Te­nía que to­car el trián­gu­lo, con su pe­que­ño “¡ting!”.

Es­te error me afec­tó mu­cho. Me sen­tí ton­ta, ab­so­lu­ta­men­te ne­ga­da: ha­bía asu­mi­do un com­pro­mi­so y ha­bía he­cho el ri­dícu­lo. Una per­so­na ha de tener con­fian­za en sí mis­ma, cier­to, pe­ro so­lo has­ta cier­to pun­to. Co­mo di­ce mi ma­ri­do, “hay que ha­cer un es­fuer­zo men­tal pa­ra po­ner­se en si­tua­ción, pa­ra tra­tar de ade­lan­tar­se a to­do lo que pue­da su­ce­der”.

Es­ta ex­pe­rien­cia me hi­zo mu­cho más pru­den­te y me en­se­ñó a va­lo­rar­me más. ¿Que cuál es la lec­ción? No vis­tas de ca­lle cuan­do se su­po­ne que tie­nes que ser la rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.