Una se­ma­na sin pes­ti­ci­das

Die­ci­nue­ve paí­ses de to­do el mun­do ce­le­bran unas jor­na­das pa­ra in­for­mar del pe­li­gro de unas sus­tan­cias que provocan ca­da año 220.000 muer­tes.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

se en­cuen­tran fun­da­men­tal­men­te en fru­tas y hor­ta­li­zas, pe­ro tam­bién de­jan hue­lla en el agua y en los sue­los. De en­tre sus efec­tos des­ta­can el cán­cer, la in­fer­ti­li­dad y di­ver­sas mal­for­ma­cio­nes, ade­más de la muer­te. Se tra­ta de los pes­ti­ci­das, pro­duc­tos uti­li­za­dos pa­ra re­pe­ler pla­gas en la agri­cul­tu­ra. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ca­da año mue­ren en el mun­do 220.000 per­so­nas a cau­sa de es­te ti­po de pro­duc­tos.

Pa­ra acer­car es­ta in­for­ma­ción a la po­bla­ción y dar a co­no­cer las al­ter­na­ti­vas que exis­ten, del 20 al 30 de mar­zo ha te­ni­do lu­gar la Se­ma­na sin pes­ti­ci­das, a la que se han ad­he­ri­do 19 paí­ses de to­do el mun­do. España, a tra­vés de la fundación Vi­vo sano y la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la De­fen­sa de la Sa­lud, tam­bién ha que­ri­do su­mar­se.

Pro­yec­cio­nes de pe­lí­cu­las, de­ba­tes, re­pre­sen­ta­cio­nes, vi­si­tas, ex­po­si­cio­nes, es­pec­tácu­los o mar­chas sim­bó­li­cas se han lle­va­do a ca­bo du­ran­te diez días en va­rios paí­ses del mun­do si­mul­tá­nea­men­te. La ini­cia­ti­va Se­ma­na sin pes­ti­ci­das se ini­ció en Fran­cia ha­ce sie­te años y en la ac­tua­li­dad cuenta con par­ti­ci­pan­tes de to­do el con­ti­nen­te. Paí­ses co­mo Ca­me­rún, To-

Se ha cons­ta­ta­do la exis­ten­cia de pes­ti­ci­das en el 75% de las na­ran­jas que lle­gan al con­su­mi­dor

go, Ma­rrue­cos o Bur­ki­na Fa­so tam­bién se han he­cho eco de la cam­pa­ña.

Se­gún Na­dia Ben­nich, de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la De­fen­sa de la Sa­lud y res­pon­sa­ble de la cam­pa­ña en España, to­da la po­bla­ción es­tá ex­pues­ta di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a pes­ti­ci­das y otros quí­mi­cos a tra­vés de la co­mi­da, la be­bi­da, el pro­pio ai­re o los pro­duc­tos de lim­pie­za y del cui­da­do del jar­dín. No obs­tan­te, los pes­ti­ci­das se en­cuen­tran, fun­da­men­tal­men­te, en las fru­tas y ver­du­ras. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia res­ca­ta­do por Fe­de­ri­co Ve­láz­quez de Cas­tro, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Quí­mi­ca y Me­dio Am­bien­te, cons­ta­ta la exis­ten­cia de pes­ti­ci­das en el 75% de las na­ran­jas, el 60% de las fru­tas y el 35% del arroz que lle­gan al con­su­mi­dor.

Los pes­ti­ci­das se acu­mu­lan en la gra­sa del or­ga­nis­mo con efec­tos des­co­no­ci­dos a me­dio y lar­go pla­zo, por eso es fun­da­men­tal la­var y pe­lar las fru­tas y hor­ta­li­zas antes de con­su­mir­las o com­prar di­rec­ta­men­te pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, ya que pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­ta cla­se de ali­men­tos no se ha uti­li­za­do nin­gún ti­po de agen­te quí­mi­co. La gran ma­yo­ría de las muer­tes se pro­du­cen fun­da­men­tal­men­te en paí­ses en vías de desa­rro­llo, don­de no se to­man pre­cau­cio­nes al tra­tar con es­tos pes­ti­ci­das y la po­bla­ción es­tá ex­pues­ta du­ran­te mu­cho tiem­po a gran­des can­ti­da­des de sus­tan­cias quí­mi­cas.

El pe­li­gro de la acu­mu­la­ción.

“En la ac­tua­li­dad, los pro­ce­sos de cálcu­lo de ries­go de ca­da sus­tan­cia no son los ade­cua­dos, pues­to que dan úni­ca­men­te una apro­xi­ma­ción de los ries­gos reales, al no tener en cuenta el pe­li­gro de acu­mu­la­ción y com­bi­na­ción de di­fe­ren­tes sus­tan­cias”, ex­pli­ca Na­dia Ben­nich. Ade­más, aun­que en Eu­ro­pa se han ido prohi­bien­do pro­gre­si­va­men­te los pes­ti­ci­das más pe­li­gro­sos pa­ra la sa­lud, to­da­vía que­dan mu­chas sus­tan­cias per­ju­di­cia­les, in­clu­so en pe­que­ñas can­ti­da­des.

Por otra par­te, es­te ti­po de sus­tan­cias son aún más per­ju­di­cia­les pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das y los ni­ños. En el ca­so de es­tos úl­ti­mos, por­que no tie­nen el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ple­na­men­te desa­rro­lla­do, y en el ca­so de las em­ba­ra­za­das, por­que se ha de­mos­tra­do que los pes­ti­ci­das que­dan acu­mu­la­dos en la pla­cen­ta y pue­den pa­sar al fe­to.

So­lu­ción. Los ex­per­tos re­co­mien­dan la­var y pe­lar las fru­tas y ver­du­ras antes de con­su­mir­las, así co­mo com­prar pro­duc­tos eco­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.