Las Preys­ler fue­ron de es­treno pe­se a la gra­ve­dad de Bo­yer

pre­miè­re Ta­ma­ra Fal­có y Ana Bo­yer acu­die­ron a la Grea­se, del mu­si­cal don­de su her­ma­nas­tro Ju­lio Jo­sé Igle­sias in­ter­pre­ta un pe­que­ño pa­pel.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Ha si­do una diás­po­ra en to­da re­gla y co­mo mar­can los cá­no­nes, la cri­sis im­po­ne li­mi­ta­cio­nes y lo más le­jos que es­ca­pa­ron fue a un Ma­rra­kech re­con­ver­ti­do en la ya reivin­di­ca­ti­va Puer­ta del Sol. El cam­bio sin cam­bio co­mo al­gu­nos en sus há­bi­tos ca­si pe­ni­ten­cia­les, con Jai­me de Ma­ri­cha­lar y sus ni­ños al pairo de los des­fi­les pro­ce­sio­na­les se­vi­lla­nos, igual que Susanna Gri­so pas­man­do con su de­vo­ción, ella ge­ne­ral­men­te con­te­ni­da. Días de ocio y lec­tu­ra coar­ta­dos por un tiem­po desa­pa­ci­ble. Nun­ca llue­ve a gus­to de todos, lo hi­zo a des­tiem­po y al­guno se so­la­zó con los dis­la­tes fan­ta­sio­sos que Ana Obre­gón des­pa­rra­ma en su au­to­bio­gra­fía.

Ase­gu­ra que es­cri­bir­la le cos­tó lá­gri­mas de san­gre. Y tal pa­re­ce en su do­lien­te evo­ca­ción de Fer­nan­do Mar­tín, al que con­si­de­ra to­da­vía “el amor de mi vi­da”, ex­pre­sión que lue­go tam­bién en­dil­ga­ría al con­de Le­quio, Da­vor Su­ker, Beck­ham y ese Da­rek ob­via­do por in­ten­cio­na­da des­me­mo­ria “pe­ro que no su­pu­so na­da en mi co­ra­zón”. Reha­ce el ayer aco­mo­dán­do­lo y dis­fra­zán­do­lo, con lo em­pa­la­go­sa que lle­gó a re­sul­tar en­do­sán­do­nos al croa­ta apo­lí­neo que le qui­ta­ba el sue­ño y los cuar­tos. La que lle­gó a or­ga­ni­zar ha­cién­do­lo des­fi­lar in­clu­so en una Pa­sa­re­la Ci­be­les ya ex­tin­gui­da y en­ton­ces per­mi­si­va al má­xi­mo con los ca­pri­chos de la sen­ti­men­tal­men­te tan ines­ta­ble. To­da­vía re­cla­ma al mo­zo ca­si 30.000 eu­ros que, ale­gre­men­te y cie­ga de amor, in­vir­tió en ha­cer del muscu­loso ga­lán un vip pi­sa­dor de ho­te­les cin­co es­tre­llas a fin de equi­pa­rar­se a ella. Ani­ta so­lo de­sem­pol­va los bue­nos mo­men­tos. Hom­bres que mar­ca­ron su ya se­sen­te­na per­fec­ta­men­te con­ser­va­da con cin­tu­ri­ta vein­tea­ñe­ra.

El amor de su vi­da.

Aun­que cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad no es pu­ra coin­ci­den­cia, igual que en el re­mem­ber des­ple­ga­do so­bre 400 pá­gi­nas. Re­co­no­ce se­guir llo­ran­do a Mar­tín y lo de­fi­ne co­mo “sue­ño im­po­si­ble” que no lo­gra su­pe­rar mien­tras Da­do Le­quio su­pu­so “una pe­sa­di­lla cuan­do des­cu­brí que me po­nía los cuer­nos con la aza­fa­ta Silvia Ti­nau. Me en­te­ré por una ami­ga, que sue­len ser las me­jor in­for­ma­das. Fui a su ni­do amo­ro­so y los pi­llé. Rom­pí con él pe­ro me dio lo me­jor de mi vi­da, Alex, nues­tro hi­jo que es­tu­dia en Amé­ri­ca, don­de ha­ce tres ca­rre­ras si­mul­tá­nea­men­te”. Ya to­do un mo­za­rrón que con 17 años ca­si mi­de dos me­tros y ca­da día tie­ne más pa­re­ci­do fa­cial con su abue­la San­dra Tor­lo­nia, hi­ja ma­yor de la ex­tin­ta in­fan­ta Bea­triz, hi­ja de Alfonso XIII.

Na­da di­ce, sin em­bar­go, de có­mo ella se en­tro­me­tió en el ma­tri­mo­nio de Da­do con An­to­nia dell’at­te tras co­no­cer­se en la ca­sa de Ma­no­lo March, en­ton­ces su­pues­to –otro in­ven­to- de la hue­su­da Na­ti Abas­cal. March em­bau­có a la ad­ver­ti­da y alo­ca­da ex­du­que­sa de

Ana García Obre­gón ase­gu­ra que es­cri­bir su au­to­bio­gra­fía le cos­tó lá­gri­mas de san­gre

Fe­ria, que an­da­ba a la ca­za y cap­tu­ra de par­ti­do tras el frau­de aban­do­na­dor de Ramón Men­do­za. Fue otra que no ha­cía as­cos a los ca­sa­dos, en el me­jor es­ti­lo Obre­gón. Lue­go hi­zo ope­ra­ción fa­lli­da, se­gún ella re­cuer­da, con el más di­fí­cil pe­ro igual­men­te am­bi­guo Alberto de Mó­na­co, en­ton­ces ca­si pú­ber. No lle­ga­ron a con­su­mar, cla­ro, qué ima­gi­na­ban en se­me­jan­te elu­cu­bra­ción, aun­que ella lo tuvo a mano ha­cién­do­se pa­sar por Car­men Bo­tín, la es­po­sa de Se­ve Ba­lles­te­ros. Re­sul­ta in­de­mos­tra­ble que el prín­ci­pe de cuen­to, hoy fe­liz­men­te ca­sa­do aun­que las apa­rien­cias en­ga­ñen, la per­si­guie­ra has­ta Ma­drid su­pues­ta­men­te en pos de la ac­triz con tan­tos vai­ve­nes amorosos. “Fer­nan­do fue un sue­ño que du­ró tres años sin que na­die nos des­cu­brie­ra”, al­go que pa­re­ce im­po­si­ble en un Ma­drid siem­pre a la ca­za y cap­tu­ra de nue­vas emo­cio­nes. Ase­gu­ran que la fa­mi­lia del de­por­tis­ta an­da in­co­mo­da­da por la re­crea­ción que Ana ha­ce de aquel sue­ño im­po­si­ble. Él, que descansa en paz, na­da pue­de acla­rar con la con­tun­den­cia de un Le­quio que real­zó el bau­tis­mo li­te­ra­rio de su his­trió­ni­ca ex. Ca­si mon­ta­ron un mano a mano que pa­ra Ana Rosa Quin­ta­na su­pu­so ba­tir ré­cords ma­ti­na­les que se le ha­bían es­ca­pa­do por la va­rie­dad com­pe­ti­do­ra de Susanna Gri­so. En­can­di­ló a la au­dien­cia ver a la pa­re­ja reuni­da, jun­tos o ca­si revueltos tras dos me­ses sin ha­blar­se ni te­le­fó­ni­ca­men­te.

¿Mo­ti­vos del dis­tan­cia­mien­to?, “Unos co­men­ta­rios crí­ti­cos que hi­ce so­bre Ana tras en­fren­tar­se al más allá de An­ne Ger­mai­ne. Me pa­re­cie­ron un dis­pa­ra­te y así lo di­je, ca­breán­do­la. ‘Con los muer­tos no se jue­ga, vi­ne a

de­cir, y lo man­ten­go”, Le­quio ca­si fue co­pro­ta­go­nis­ta con un Ju­lio Aye­sa re­ba­ti­dor de mu­chas pre­sun­tas pe­ri­pe­cias que ella na­rra en su tex­to siem­pre des­ca­cha­rran­te. “La acom­pa­ñé mu­cho co­mo ami­go, en aquel tiem­po éra­mos in­se­pa­ra­bles. Y es­ta­ba con ella cuan­do, con sus len­ti­llas en mi bol­si­llo, con­fun­dió al prín­ci­pe Ra­nie­ro con un por­te­ro del Ca­sino que es­ta­ba lleno de ga­lo­nes do­ra­dos. ¡In­clu­so le plan­tó una re­ve­ren­cia! Con Beck­ham, tres cuar­tos de lo mis­mo”. “Te­le­vi­si­va­men­te re­co­no­cis­te ha­ber­te acos­ta­do con tal

sex sym­bol pa­ra lue­go, en la mis­ma Telecinco, con­tar to­do lo con­tra­rio, por­que no te gus­ta liar­te con ca­sa­dos” acu­só Aye­sa. Aclá­ra­te, Ana, aclá­ra­te. “No re­cuer­do ha­ber di­cho eso. Beck­ham me lo pro­pu­so y lo re­cha­cé tras per­ma­ne­cer jun­tos has­ta las seis de la ma­ña­na”, res­pon­dió Obre­gón.

Soy cons­cien­te de que Ana era ad­ver­ti­da por el cu­bano Del­fín, guar­daes­pal­das del ju­ga­dor, de sus pla­nes dia­rios, vi­si­ta al Asa­dor Do­nos­tia­rra don­de le im­pe­dían acer­cár­se­le, con­fi­den­cias que lue­go mo­ti­va­ron la des­pe­di­da del lar­gón, tam­bién pre­sun­to ur­di­dor de fae­na con­tra Jai­me

Can­ti­zano, hoy en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Ya me­ti­da en ha­ri­na fut­bo­le­ra, lue­go se pren­dó de Da­vor Su­ker, con el que sos­tu­vo in­ter­mi­ten­cias de pa­re­ce que tres años. Ca­si lo vi­ví me­dian­te

las ar­tes em­bau­ca­do­ras de Cris­ti­na

Blan­co. Era la bru­ja del fa­mo­seo que lo mis­mo adoc­tri­na­ba a María Te­re­sa

Cam­pos que in­ven­ta­ba ame­na­za­do­res fan­tas­mas de la Cope a Jo­sé María García.

Con La­ra Di­bil­dos ama­dri­né a Gabriela, la hi­ja ma­yor de mi co­ma­dre ya no oron­da que tam­bién hi­zo bue­nos ser­vi­cios a Ro­cío Ju­ra­do y su hi­ja

Ro­cío Ca­rras­co. Cris­ti­na dio la pri­me­ra voz de alar­ma so­bre An­to­nio Da­vid

Flo­res, por­que lle­gó a con­vi­vir con la jo­ven pa­re­ja en sus pri­me­ros años en la bar­ce­lo­ne­sa Ar­gen­to­na, cuan­do era guar­dia ci­vil pre­sun­ta­men­te ex­tor­sio­na­dor. Dar el can­te rom­pió mi fra­ter­na amis­tad con la chi­pio­ne­ra, a quien su cu­ña­da Rosa aho­ra atri­bu­ye dos abor­tos de Or­te­ga Cano. Otra fan­ta­sía co­mo ur­di­da por la ca­len­tu­rien­ta Obre­gón. Las cien­cias ade­lan­tan, pe­ro no tan­to. ¿Qué años reales y no adul­te­ra­dos te­nía la más gran­de cuan­do se unió al to­re­ro car­ta­ge­ne­ro a quien aho­ra quie­re aban­do­nar Jo­sé Fer­nan­do, su hi­jo prohi­ja­do, tras re­co­ger la he­ren­cia

Luz Ca­sal im­pro­vi­só un trío can­tor jun­to a la ac­triz Ma­ri­sa Pa­re­des y un som­brío Mi­guel Bo­sé

ma­ter­na que la cu­ña­dí­si­ma es­ti­ma en dos mi­llo­nes de eu­ros “pro­duc­to de lo ga­na­do al ven­der el cha­lé de La Mo­ra­le­ja”. La ima­gi­na­ción no tie­ne lí­mi­tes.

Y bien se vio en la en­tre­ga de los pre­mios Shan­gay don­de La Te­rre­mo­to

de Al­cor­cón es ali­cien­te cas­ti­zo de una pa­sa­re­la siem­pre re­bo­san­te.

Pre­mios Shan­gay 2012.

Jue­gan a la mez­cla con­tras­ta­do­ra siem­pre efec­ti­va que lo mis­mo reúne al doc­tor Bue­na­ven­tu­ra Clotet, el me­jor in­ves­ti­ga­dor es­pa­ñol an­ti­si­da con pin­ta de ga­lán ma­du­ro. Más que por sus éxi­tos mé­di­cos in­fa­ti­ga­bles lo fe­li­ci­ta­ban por su hi­jo Marc y su nue­ra

Ana de Ar­mas. Son lo más de la nue­va hor­na­da, con Ma­xi Igle­sias y el co­ru­ñés

Ma­rio Ca­sas, sin ol­vi­dar el ta­len­to ya con­sa­gra­do de la be­llí­si­ma Amaia Sa­la

man­ca. Ella re­sul­tó lo más apa­ra­to­so de la bo­da de Fus­ter que real­za­ron los prín­ci­pes, con una Le­ti­zia pei­na­da por su enemi­go so­bre un tra­je be­lle épo

que igual­men­te des­afor­tu­na­do por su di­se­ño car­na­va­les­co. Fe­li­pe Varela erró tan­to co­mo la nue­va­men­te vo­lu­mi­no­sa Isa­bel Sar­to­rius, trans­for­ma­da en ar­ma­rio de tres puer­tas. Se des­fon­dó. Su adel­ga­za­mien­to fue cien­cia fic­ción de la die­ta Du­kan que siem­pre de­vuel­ve lo per­di­do. O tal ase­gu­ran la­mién­do­se las he­ri­das an­te su im­po­nen­te fi­gu­ra ba­jo una ca­ra ado­ra­ble.

En­tien­do que en el re­par­to de ga­lar­do­nes Lorenzo Ca­pri­le des­ban­ca­se a

Varela y Ber­han­yer, igual que el fi­na­lis­ta lo hi­zo pa­ra con­ver­tir­se en prin­ci­pal mo­dis­ta de la prin­ce­sa con ves­tua­rio siem­pre am­plia­do con Man­go y Zara. Ca­pri­le exul­ta­ba con ocho kilos me­nos an­te una Bi­bia­na a la que Juan­jo

Oli­va re­vis­tió con tú­ni­ca blan­ca muy ce­rra­da en es­ti­la­zo Lau­ren Ba­call. No de­jó de ad­mi­rar­la una Mer­ce­des Mi­lá nue­va con­de­sa del Mon­tseny- tí­tu­lo crea­do en 1926, no es no­ble­za añe­ja­tras la re­cien­te muer­te de su pa­dre.

So­ra­ya mos­tra­ba el pe­cho re­con­ver­ti­do en ne­gra ces­ta flo­ral don­de so­bre­sa­lían plu­mas, mien­tras María Ca­sal, re­cu­pe­ra­da en La que se ave­ci­na, vio triun­far su les­bia­nis­mo so­lo artístico a dúo con la pre­ten­cio­sa Isa­bel Or­danz que con­fun­dió las gra­cias con una con­fe­ren­cia. Dur­mió an­te un Hu­go Sil­va aca­pa­ra­dor de mi­ra­das por el des­gai­re de su abri­go, Ana Pas­tor ha­cien­do las ma­le­tas de la Pri­me­ra y en­ter­ne­cien­do al de­di­car el premio a su hi­jo, mien­tras

Luz Ca­sal im­pro­vi­só trío -so­lo can­tor, ojo, pe­se al ambientazo de no­che tan gay- con Ma­ri­sa Pa­re­des y un ca­si som­brío Mi­guel Bo­sé. Re­me­mo­ra­ron el “si tie­nes un hon­do pe­sar…”, Luz cantó a ca­pe­lla y ellos apor­ta­ron mí­mi­ca ova­cio­na­da, co­mo des­ma­dres la pre­po­ten­cia de Ma­rio Va­que­ri­zo ya más es­tre­lla que una Alas­ka rehe­cha

Los ac­to­res Marc Clotet y su no­via Ana de Ar­mas son lo

más de la nue­va hor­na­da de in­tér­pre­tes es­pa­ño­les

fa­cial­men­te. Ya es to­do bo­ca, opi­na­ron an­te Pau­la Váz­quez, re­su­ci­ta­da con Nú­me­ro 1 don­de ma­ne­ja ju­ra­do con

Ana To­rro­ja, el se­duc­tor Ser­gio Dal­ma, el siem­pre pe­león Bus­ta­man­te y Nuria

Ji­mé­nez. Arra­san en los pri­me­ros pro­gra­mas por­que apor­tan al cer­ta­men se­rie­dad iné­di­ta. La fe­rro­la­na des­men­tía pre­sun­to em­ba­ra­zo aca­so mo­ti­va­do por la abu­llo­na­da cin­tu­ra de su ves­ti­do a ra­yas horizontales, ex­ce­si­va­men­te ma­ri­ne­ro. “Aun­que en­gor­dé 13 kilos tras la ten­sión vi­vi­da, ca­si au­tén­ti­ca per­se­cu­ción, en la an­te­rior ca­de­na, el pe­so vol­vió con la tran­qui­li­dad”, re­co­no­ció la pre­sen­ta­do­ra.

Adria­na Abas­cal, a la bus­ca del tiem­po per­di­do pe­ro mi­llo­na­rio, en­tre­gó un premio a Pa­lo­ma San

Ba­si­lio tan en­ne­gre­ci­da mu­si­cal­men­te co­mo su nue­vo dis­co. Mien­tras La­ra Di­bil­dos re­co­no­ció no tener na­da se­rio ni re­cu­pe­ra­do con su ve­tus­to ex­no­vio

Ra­fa Ca­mino: “Man­te­ne­mos la amis­tad, tan so­lo eso”. Ella tuvo re­la­ti­vo vía cru­cis con Ál­va­ro Mu­ñoz Es­cas­si, siem­pre en en­tre­di­cho. La ru­bia, adel­ga­za­da con gim­na­sia de tres ho­ras ma­ti­na­les, coin­ci­dió con Pe­dro Ruíz y

Po­ti, que vuel­ve a Mia­mi pa­ra pro­se­guir di­ri­gien­do ¡Mi­ra quien bai­la! en el de­but tea­tral de Ju­lio Jo­sé Igle­sias.

Un mu­si­cal muy es­pe­ra­do.

El can­tan­te du­ran­te un mes, has­ta pri­me­ros de ma­yo, ha­ce los ocho mi­nu­tos

de Teen An­gel, el ce­les­tial y blan­quí­si­mo per­so­na­je de Grea­se. La du­da no es­ta­ba en su ac­tua­ción, sino en si asis­ti­rían o no sus her­ma­nas­tras Ana Bo­yer y Ta­ma­ra Fal­có an­te la gra­ve­dad de Bo­yer, al que los hi­jos ado­sa­dos lla­man ti­to Mi­guel. “Es­tá es­ta­ble, y no es po­co”, me ase­gu­ró Ju­lio, que man­tie­ne la in­ten­ción siem­pre re­pe­ti­da y ex­plo­ta­da de ca­sar­se es­te año con la pa­cien­te Cha­ris­se, que no ve lle­gar el día del sí, quie­ro en­la­za­dor. Es una part­ner ideal, siem­pre dis­pues­ta al re­por­ta­je bien pa­ga­do, co­mo Ta­ma­ri­ta, re­ves­ti­da en Spencer ver­de so­bre pan­ta­lo­nes bom­ba­chos, y Ana, de ca­ra afli­gi­da y se­ria con se­mi Cha­nel rosa. Cum­plie­ron co­mo her­ma­nas pe­se al apre­mio ca­si do­mi­nan­te de Su­sa­na Uri­ba­rri, que es la re­pre­sen­tan­te de to­do el clan de apro­ve­cha­dos her­ma­ní­si­mos. Ta­ma­ra dis­fru­tó reido­ra y Ana se man­tu­vo cir­cuns­pec­ta. Su­sa­na usa con ellas una mano du­ra im­pen­sa­ble con el cas­ti­ga­dor Da­rek, ahí es to­da blan­du­ra. Otra de ca­so­rio a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.