“Es­ta­mos ro­dea­dos de de­lin­cuen­tes”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - An­to­nia San Juan (Las Pal­mas, 1961) es, co­mo ella mis­ma di­ce, una mu­jer in­quie­ta. La co­no­ce­mos so­bre to­do co­mo ac­triz, pe­ro siem­pre an­da en asun­tos va­rios re­la­cio­na­dos con el mun­do del ar­te. Pre­pa­ra un dis­co y pin­ta de ma­ra­vi­lla. Su úl­ti­mo tra­ba­jo se pue

¿Qué va a ver el pú­bli­co en De cin­tu­ra pa­ra aba­jo? Pues una co­me­dia que tie­ne co­mo tras­fon­do la España del pe­lo­ta­zo. Han da­do us­te­des con el te­ma de mo­da... Sí, la verdad es que es­ta­mos ro­dea­dos de de­lin­cuen­tes… Y lo más tris­te es que ya nos he­mos ha­bi­tua­do a ello, e in­clu­so los per­do­na­mos y los re­ele­gi­mos. ¿Y us­ted por qué cree que pa­sa eso? Por­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y es­pe­cial­men­te la televisión, se han de­di­ca­do a des­viar la aten­ción. Aho­ra lo es­can­da­lo­so es acos­tar­se con al­guien, ser les­bia­na o gay… pe­ro la de­lin­cuen­cia y el ro­bo, no tan­to. ¿Por qué han de­ci­di­do que la obra trans­cu­rra en un cuar­to de ba­ño? Por­que es el lu­gar idó­neo: es el si­tio don­de echa­mos todos los des­per­di­cios, don­de nos qui­ta­mos las más­ca­ras. To­do el mun­do tie­ne co­sas que la­var. Le acom­pa­ña so­bre las ta­blas Luis Mi­guel Se­guí. ¿Có­mo es tra­ba­jar con su ma­ri­do? Yo es que no tra­ba­jo con mi ma­ri­do, sino con un ac­tor. Den­tro del teatro no so­mos An­to­nia y Luis Mi­guel, no nos per­mi­ti­mos nin­gún ti­po de fa­mi­lia­ri­dad. ¿Y cuan­do es­tán en ca­sa le si­guen dan­do vuel­tas a la fun­ción? Sí, siem­pre es­ta­mos en fun­ción de la fun­ción. En el mo­men­to en que te me­tes en cual­quier pro­yec­to es­tás to­do el ra­to dán­do­le vuel­tas al tex­to. En es­ta obra se mar­ca un te­ma de Ro­cío Ju­ra­do. ¿Aca­so pre­ten­de ini­ciar ca­rre­ra co­mo can­tan­te? Sí, es­toy en ello. Es­pe­ro sa­car un dis­co con mis pro­pias can­cio­nes de for­ma in­mi­nen­te. Ac­túa, can­ta, pin­ta… Es us­ted una mu­jer re­na­cen­tis­ta. Lo que soy es muy in­quie­ta. To­do lo que ten­ga que ver con el ar­te me in­tere­sa. Pues en España no se sue­le to­le­rar muy bien la ver­sa­ti­li­dad. Yo ha­ce tiem­po que pa­so de lo que pien­sen los de­más. No leo ni las bue­nas ni las ma­las crí­ti­cas. Yo so­lo me de­di­co a tra­ba­jar. An­te cual­quier agre­sión, me re­ti­ro y no con­tes­to. Lle­va 30 años ha­cien­do mo­nó­lo­gos por me­dio mun­do y tie­ne gra­cia que al fi­nal se ha­yan pues­to de mo­da en la televisión... Bueno, tu­ve dig­nos an­te­ce­so­res co­mo Gi­la, la verdad es que no in­ven­té na­da. Ya, pe­ro lo que us­ted ha­cía en los 80 en las salas ma­dri­le­ñas es muy pa­re­ci­do a lo que ve­mos aho­ra en la te­le. No tan­to, no tan­to, a mí me gus­ta des­mar­car­me de lo que se ha­ce en televisión. ¿No le gus­ta lo que ve? No, pe­ro yo ha­go al­go di­fe­ren­te. Lo mío es más teatro que hu­mor. En televisión sue­len ha­cer­se unos mo­nó­lo­gos en pri­me­ra per­so­na di­ri­gién­do­se al pú­bli­co, bus­can­do la má­xi­ma na­tu­ra­li­dad y sin mo­les­tar a na­die. Lo que yo ha­go nun­ca me de­ja­rían ha­cer­lo en televisión por irre­ve­ren­te. Y, ade­más, lo mío tie­ne un gran tra­ba­jo de in­ter­pre­ta­ción de­trás. Yo no dia­lo­go con el pú­bli­co, re­pre­sen­to un so­li­lo­quio. ¿Le que­da al­gún sue­ño por cum­plir? Por su­pues­to. Aho­ra mi sue­ño es vi­vir un tiem­po en Nue­va York, y avi­so que cuan­do ten­go un sue­ño lo con­si­go, aun­que no me pon­go fe­cha pa­ra cum­plir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.