Así se apli­ca­rá la re­for­ma la­bo­ral

Los ex­per­tos pi­den que el trá­mi­te par­la­men­ta­rio me­jo­re el tex­to pa­ra evi­tar du­das a los jue­ces so­bre su apli­ca­ción. De lo con­tra­rio, creen que ha­brá un atas­co ju­di­cial.

Tiempo - - SUMARIO - POR BRUNO PÉ­REZ

Ha­cer una re­for­ma la­bo­ral es, en po­lí­ti­ca, lo más pa­re­ci­do a atra­ve­sar un cam­po de mi­nas. Pri­me­ro, por­que la exa­cer­ba­da sen­si­bi­li­dad que exis­te ha­cia los mo­vi­mien­tos que se rea­li­zan en las in­me­dia­cio­nes del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res con­vier­te des­de ha­ce lus­tros cual­quier in­ten­to re­for­mis­ta en un ca­mino ca­si se­gu­ro ha­cia el con­flic­to so­cial. Se­gun­do, por­que los ve­ri­cue­tos del or­de­na­mien­to la­bo­ral es­pa­ñol son ta­les y de tal com­ple­ji­dad que cual­quier pe­que­ño error o im­pre­ci­sión en el plan­tea­mien­to de los cam­bios pue­de des­en­ca­de­nar efec­tos in­de­sea­dos so­bre el mer­ca­do de tra­ba­jo.

Bas­ta con echar un po­co la vis­ta atrás pa­ra cons­ta­tar las con­se­cuen­cias, en al­gu­nos ca­sos de­mo­le­do­ras, que han te­ni­do so­bre el mer­ca­do la­bo­ral al­gu­nas re­for­mas del pa­sa­do que no su­pie­ron pre­ver ade­cua­da­men­te sus po­si­bles de­ri­vas o por no ha­ber si­do re­dac­ta­das con la su­fi­cien­te pre­ci­sión. Qui­zá el ca­so más sig­ni­fi­ca­ti­vo sea el de la re­for­ma del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res que apro­bó

el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez en 1984, cuan­do, bus­can­do ac­ti­var la crea­ción de empleo en un país en el que la ta­sa de pa­ro se ha­bía apa­lan­ca­do por en­ci­ma del 20%, el Eje­cu­ti­vo creó has­ta 14 nue­vas mo­da­li­da­des de con­tra­ta­ción tem­po­ral con el fin de pro­por­cio­nar a las em­pre­sas un ti­po de con­tra­to que se adap­ta­ra a sus ne­ce­si­da­des de pro­duc­ción, fue­ran es­tas de cua­tro días o de tres años, y abrir así las puer­tas a la crea­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

El plan­tea­mien­to pa­re­cía ra­zo­na­ble, pe­ro el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, que por aquel en­ton­ces di­ri­gía Joa­quín Al­mu­nia, co­me­tió el error de, en aras de agi­li­zar los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos, su­pri­mir la ne­ce­si­dad de que las em­pre­sas jus­ti­fi­ca­ran de ma­ne­ra feha­cien­te la uti­li­za­ción de fór­mu­las tem­po­ra­les en al­gu­nas de sus mo­da­li­da­des. Es­te de­fec­to de for­ma des­en­ca­de­nó una uti­li­za­ción ma­si­va de es­tos con­tra­tos y una sus­ti­tu­ción de la con­tra­ta­ción in­de­fi­ni­da por la tem­po­ral, cu­yas con­se­cuen­cias en for­ma de una tem­po­ra­li­dad su­pe­rior a la de cual­quier otro país desa­rro­lla­do (el 25%) han lle­ga­do has­ta nues­tros días.

El ejem­plo vie­ne par­ti­cu­lar­men­te a cuen­to es­tos días por el de­ba­te que se ha ge­ne­ra­do en torno a la re­dac­ción téc­ni­ca del Real de­cre­to-ley 3/2012 de me­di­das ur­gen­tes pa­ra la re­for­ma del mar­co la­bo­ral, apro­ba­do por el Go­bierno el pa­sa­do 10 de fe­bre­ro.

Du­das ju­rí­di­cas.

Al mar­gen de las eva­lua­cio­nes de par­te rea­li­za­das des­de el ám­bi­to sin­di­cal o des­de el ala iz­quier­da de la opo­si­ción po­lí­ti­ca, que cues­tio­nan di­rec­ta­men­te la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del de­cre­to-ley, han si­do mu­chos los que des­de el ám­bi­to aca­dé­mi­co, ju­rí­di­co e in­clu­so des­de la ma­gis­tra­tu­ra, han pues­to el fo­co en la re­dac­ción de al­gu­nos pun­tos de la re­for­ma la­bo­ral y han so­li­ci­ta­do la mo­di­fi­ca­ción téc­ni­ca de al­gu­nas de sus dis­po­si­cio­nes pa­ra evi­tar que se tra­duz­can en un fo­co cons­tan­te de li­ti­gios.

Ha­ce un par de se­ma­nas, tres de las vo­ces más au­to­ri­za­das del mun­do de la ase­so­ría ju­rí­di­ca la­bo­ral en España, Fe­de­ri­co Du­rán, de Ga­rri­gues; Alfonso Cap­de­vi­la, de Via­le­gis; e Íñi­go Sagardoy, del Bu­fe­te Sagardoy, coin­ci­dían en un de­ba­te so­bre la “ur­gen­te ne­ce­si­dad” de re­sol­ver en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio de la re­for­ma la­bo­ral las du­das in­ter­pre­ta­ti­vas que han sur­gi­do en as­pec­tos tan cen­tra­les co­mo la po­si­bi­li­dad de las em­pre­sas de mo­di­fi­car uni­la­te­ral­men­te los sa­la­rios o la jor­na­da en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, la apli­ca­ción del con­tra­to de prue­ba o la im­po­si­ción de un lau­do obli­ga­to­rio cuan­do em­pre­sa y re­pre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res no se pon­gan de acuer­do en la ne­go­cia­ción de un con­ve­nio co­lec­ti­vo.

Ad­ver­tían es­tos ex­per­tos que si to­do se de­ja co­mo es­tá se co­rre el ries­go de que esos as­pec­tos no se apli­quen o se ha­ga so­lo par­cial­men­te por par­te de las em­pre­sas, tra­di­cio­nal­men­te alér­gi­cas a los ne­bu­lo­sos es­pa­cios de re­gu­la­ción ca­rac­te­ri­za­dos por la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. En un pri­mer pa­so pa­ra sol­ven­tar en par­te al­gu­nos de esos as­pec­tos, el Go­bierno pu­bli­có el pa­sa­do 13 de mar­zo una or­den tran­si­to­ria en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE) pa­ra acla­rar el pro­ce­di­mien­to a se­guir en los des­pi­dos co­lec­ti­vos y en los ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de empleo (ERE) de sus­pen­sión del con­tra­to de tra­ba­jo y de re­duc­ción de jor­na­da.

De mo­men­to, el nue­vo sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les im­pul­sa­do por la re­for­ma, que, se­gún la mi­nis­tra de Empleo y Se­gu­ri­dad So­cial, Fá­ti­ma Bá­ñez, si­túa por fin el mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol en el si­glo XXI, ya es­tá en vi­gor pe­ro pue­de ser mo­di­fi­ca­do aho­ra en un trá­mi­te par­la­men­ta­rio que da sus pri­me­ros pa­sos es­tos días con la pre­sen­ta­ción de en­mien­das por par­te de los gru­pos po­lí­ti­cos. Es ahí don­de los ex­per­tos creen que el Go­bierno pue­de apro­ve­char pa­ra in­tro­du­cir me­jo­ras téc­ni­cas.

Por ejem­plo, en re­la­ción a la mo­der­ni­za­ción de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, uno de los prin­ci­pa­les ejes del de­cre­to. Fe­de­ri­co Du­rán, so­cio di­rec­tor del área la­bo­ral de Ga­rri­gues, ex­pre­si­den­te del Consejo Eco­nó­mi­co y So­cial (CES) y uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en ma­te­ria de con­ve­nios co­lec­ti­vos en España, opi­na que en es­ta ma­te­ria el Go­bierno ha le­gis­la­do “pen­san­do úni­ca­men­te des­de la óp­ti­ca de la em­pre­sa”, lo que ha de­ja­do mu­chos fren­tes abier­tos que crean in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y po­drían tra­du­cir­se en un au­men­to de los li­ti­gios. “La re­for­ma es­ta­ble­ce la pre­va­len­cia del con­ve­nio de em­pre­sa so­bre el territorial o el sec­to­rial pa­ra fa­vo­re­cer la adap­ta­ción de la em­pre­sa a sus cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res pe­ro, ¿qué ocu­rri­ría si fue­ran los tra­ba­ja­do­res los que exi­gie­ran un con­ve­nio par­ti­cu­lar por­que su em­pre­sa es más pro­duc­ti­va que las de su sec­tor y de­man­dan unos sa­la­rios más ele­va­dos? ¿Es­tá la em­pre­sa obli­ga­da a ne­go­ciar ese con­ve­nio? No se sa­be. La re­for­ma tam­bién per­mi­te a las em­pre­sas plan­tear uni­la­te­ral­men­te la re­ne­go­cia­ción de las con­di­cio­nes del con­ve­nio e in­clu­so su in­apli­ca­ción si las cir­cuns­tan­cias no son fa­vo­ra­bles. Pe­ro no que­da cla­ro qué ocu­rri­ría si quien exi­ge esa re­ne­go­cia­ción es la re­pre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y tam­po­co qué ocu­rre con el de­re­cho de huel­ga”, res­trin­gi­do por ley cuan­do se ejer­ce pa­ra al­te­rar las con­di­cio­nes de un con­ve­nio co­lec­ti­vo vi­gen­te, re­sal­ta Fe­de­ri­co Du­rán. Es­te catedrático aña­de que en al­gu­nos de es­tos as­pec­tos se­ría ne­ce­sa­rio, apar­te de me­jo­rar téc­ni­ca­men­te la re­dac­ción de la re­for­ma la­bo­ral, acom­pa­ñar­la de re­for­mas en la re­gu­la­ción en los de­re­chos de huel­ga y re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal y en la re­gu­la­ción del de­ber

de ne­go­ciar den­tro del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res.

Uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­ti­dos y que más pol­va­re­da ha le­van­ta­do es la po­si­bi­li­dad de que las em­pre­sas apli­quen el des­pi­do ob­je­ti­vo con una in­dem­ni­za­ción re­du­ci­da de 20 días por año tra­ba­ja­do con un má­xi­mo de 12 men­sua­li­da­des en el mo­men­to en que jus­ti­fi­quen tres tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos de pér­di­das. “No se­rá tan fá­cil”, re­pli­can los ex­per­tos. En pri­mer lu­gar, la ley no acla­ra có­mo se de­be do­cu­men­tar esa si­tua­ción: ¿con las ci­fras que se en­tre­gan al Re­gis­tro Mer­can­til? ¿Con la de­cla­ra­ción de IVA? Y, ade­más, los jue­ces es­tán en la obli­ga­ción de ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias ca­so por ca­so pa­ra ase­gu­rar­se de que de­trás de esa su­pues­ta fra­gi­li­dad fi­nan­cie­ra no se am­pa­re un ca­so de frau­de. Con­clu­sión: “Al fi­nal, la in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma de­be­rá ser rea­li­za­da por los jue­ces co­mo se ha ve­ni­do ha­cien­do tra­di­cio­nal­men­te, te­nien­do en cuenta todos los fac­to­res que con­cu­rren en ca­da ca­so”, se­ña­la la so­cia del área la­bo­ral de PWC, Mar­ta Ala­mán.

Trá­mi­te ju­di­cial ex­ten­so.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con la su­pre­sión de la au­to­ri­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra los ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de empleo. El Go­bierno per­se­guía con es­te cam­bio le­gal la agi­li­za­ción de su tra­mi­ta­ción, acla­ran­do las cau­sas en las que un ERE de­be ad­mi­tir­se, a fin de fa­ci­li­tar la rá­pi­da adap­ta­ción de las em­pre­sas a su reali­dad eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, y que el pro­ce­so no se de­mo­ra­ra du­ran­te me­ses. Sa­ra Po­se, ma­gis­tra­da de la Sa­la de lo So­cial del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cataluña, ma­ni­fes­ta­ba ha­ce unos días su es­cep­ti­cis­mo al res­pec­to: “Lo que com­por­ta­rá es­ta me­di­da (la su­pre­sión de la au­to­ri­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va) se­rá una ma­yor con­flic­ti­vi­dad en los juz­ga­dos por­que to­do aca­ba­rá en de­ci­sión ju­di­cial y eso se tra­du­ci­rá en una de­mo­ra de los des­pi­dos co­lec­ti­vos, por­que ade­más no se pre­vé nin­gún in­cre­men­to de me­dios en los juz­ga­dos”, de­cía. “En efec­to, es po­si­ble que fi­nal­men­te, con es­te nue­vo mo­de­lo, los pro­ce­sos de des­pi­do co­lec­ti­vo tar­den más que antes”, sub­ra­ya Mi­guel Cuen­ca, so­cio res­pon­sa­ble del área la­bo­ral de KPMG Abo­ga­dos. “Lo que se ha apro­ba­do se pa­re­ce más al mo­de­lo fran­cés, don­de un ERE pue­de tar­dar sie­te u ocho me­ses en apro­bar­se, cuan­do aquí se tar­da­ba dos o tres. Has­ta aho­ra si em­pre­sa y tra­ba­ja­dor lle­ga­ban a un acuer­do ni si­quie­ra en­tra­ba la au- to­ri­dad la­bo­ral, el ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción se da­ba por bueno; en el nue­vo es­que­ma es siem­pre el juez el que de­be de­ter­mi­nar si se ajus­ta o no a lo es­ta­ble­ci­do en la re­for­ma” y, aun­que no que­da cla­ro, ex­pli­ca, po­dría in­clu­so tum­bar un ex­pe­dien­te pac­ta­do.

Nue­vo con­tra­to.

Las du­das de los ju­ris­tas no aca­ban aquí. El con­tra­to de for­ma­ción y apren­di­za­je que ex­tien­de has­ta un año el pe­rio­do de prue­ba sin in­dem­ni­za­ción pre­sen­ta tam­bién se­rias du­das, se­gún abo­ga­dos co­mo Salvador del Rey, del Ins­ti­tu­to Cua­tre­ca­sas; exis­ten, asi­mis­mo, in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­sas so­bre los co­lec­ti­vos que se pue­den be­ne­fi­ciar de las bo­ni­fi­ca­cio­nes pre­vis­tas en el con­tra­to in­de­fi­ni­do de apo­yo a em­pren­de­do­res y Py­mes con me­nos de 50 tra­ba­ja­do­res, al­go de­ci­di­da­men­te re­le­van­te pa­ra un pe­que­ño em­pre­sa­rio; ade­más, los mo­ti­vos por los que una em­pre­sa pue­de de­ci­dir uni­la­te­ral­men­te mo­di­fi­car con­di­cio­nes sus­tan­cia­les de sus tra­ba­ja­do­res co­mo el sa­la­rio o la jor­na­da no ter­mi­nan de es­tar cla­ras en el de­cre­to y aca­ba­rán en mu­chos ca­sos en los tri­bu­na­les, se­gún María Ló­pez Nis­tal, de De­loit­te.

La re­vo­lu­ción la­bo­ral que su­po­ne la re­for­ma es­tá so­bre la me­sa, pe­ro que sus efec­tos aca­ben vién­do­se o no en el mer­ca­do de tra­ba­jo de­pen­de­rá en bue­na me­di­da de lo que ocu­rra en las pró­xi­mas se­ma­nas en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio. El Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo dis­po­ne ya de no po­cas su­ge­ren­cias pa­ra in­tro­du­cir me­jo­ras téc­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.