Em­pren­de­do­res en tiem­pos de cri­sis. Cua­tro ejem­plos de có­mo usar el pa­ro pa­ra mon­tar un ne­go­cio.

Pa­ra mu­chos es­pa­ño­les el au­to­em­pleo se ha con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va. El año pa­sa­do 147.467 mon­ta­ron su pro­pia em­pre­sa tras in­ver­tir el di­ne­ro del pa­ro.

Tiempo - - SUMARIO - POR MI­RIAM V. DE LA HE­RA

Es de lo­cos ha­cer siem­pre lo mis­mo y es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes”. Es­cri­ta en una de las cris­ta­le­ras del vi­ve­ro de em­pre­sas de Puen­te de Va­lle­cas, en Ma­drid, la cé­le­bre fra­se de Al­bert Eins­tein re­cuer­da todos los días a los em­pren­de­do­res que tra­ba­jan en al­guno de sus 25 des­pa­chos por qué es­tán allí. La ci­ta re­su­me a la per­fec­ción la idea que pa­só un día por su ca­be­za, y por la de mu­chos es­pa­ño­les que, tras que­dar­se sin tra­ba­jo en 2011, de­ci­die­ron crear su pro­pio ne­go­cio. Se­gún el In­for­me GEM (por las si­glas en in­glés de Mo­ni­tor Glo­bal de Em­pren­de­do­res), el año pa­sa­do los em­pren­de­do­res por ne­ce­si­dad cre­cie­ron en España un 36,6%.

Da­vid Al­va, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Aso­cia­cio­nes de Jó­ve­nes Em­pre­sa­rios (Cea­je), aler­ta de que con la cri­sis eco­nó­mi­ca ha sur­gi­do un nue­vo ti­po de em­pren­de­dor. “Es gen­te que no tie­ne tra­ba­jo, no ve una sa­li­da a cor­to pla­zo y de­ci­de echar­le crea­ti­vi­dad a la vi­da”, ex­pli­ca. So­lo el año pa­sa­do uno de ca­da cua­tro nue­vos em­pre­sa­rios sa­lió de las lis­tas del INEM. De ellos 147.467 op­ta­ron por ca­pi­ta­li­zar sus cuo­tas de des­em­pleo, es de­cir, co­brar­las to­das jun­tas pa­ra po­der in­ver­tir­las en un nue­vo ne­go­cio. Ca­da uno re­ci­bió de me­dia 4.624 eu­ros.

A par­tir de aho­ra, la nue­va re­for­ma la­bo­ral per­mi­ti­rá a las per­so­nas que se que­den en el pa­ro uti­li­zar el 100% del des­em­pleo que les co­rres­pon­de pa­ra con­ver­tir­se en em­pren­de­do­res. Pe­ro no siem­pre ha si­do tan fá­cil aco­ger­se a es­ta op­ción. En 2007, cuan­do Ós­car Ro­drí­guez, pro­pie­ta­rio de la Ges­to­ría Ro­drí­guez Mar­tí­nez, de­ci­dió dar el pa­so, so­lo le con­ce­die­ron una par­te des­ti­na­da a cu­brir las pri­me­ras cuo­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial. Más suer­te tuvo Bea­triz Mo­reno cuan­do, a fi­na­les de 2010, op­tó por mon­tar en Se­go­via la agen­cia Cin­co Sen­ti­dos Di­se­ño y Co­mu­ni­ca­ción; ca­pi­ta­li­zó el 80% del des­em­pleo y el res­to lo pu­do uti­li­zar pa­ra pa­gar la Se­gu­ri­dad So­cial.

Pe­ro tam­bién hay ries­gos. “Si la in­ver­sión te sa­le mal, pue­des per­der­lo to­do y ya no tie­nes la po­si­bi­li­dad de co­brar el pa­ro”, aler­ta Fran­cis­co Or­te­ga, fun­da­dor de Tcno­va, em­pre­sa de in­ge­nie­ría es­pe­cia­li­za­da en so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras pa­ra los sue­los y los te­chos. Ade­más, el di­ne­ro re­ci­bi­do ca­si nun­ca es su­fi­cien­te pa­ra cu­brir la in­ver­sión ini­cial. En ple­na cri­sis, y sin ape­nas sub­ven­cio­nes, los cré­di­tos ban­ca­rios se han con­ver­ti­do en la op­ción más via­ble. Ai­tor Da­ro­ca re­co­no­ce que po­der ca­pi­ta­li­zar el pa­ro le ayu­dó a dar el pa­so pa­ra mon­tar en pleno co­ra­zón de Bil­bao su tien­da To­do Fút­bol. Ga­nas no le fal­ta­ban, pe­ro sí di­ne­ro; tuvo que pe­dir un cré­di­to y to­da­vía es­tá pen­dien­te de ver si le con­ce­den una sub­ven­ción del Fon­do So­cial Eu­ro­peo. Pe­ro pe­se a las di­fi­cul­ta­des, ca­si todos con­si­guen abrir su ne­go­cio

en ape­nas unos me­ses. “No me veía en el pa­ro”, ex­pli­ca Ai­tor Da­ro­ca, que ase­gu­ra que des­de siem­pre ha­bía so­ña­do con ser su pro­pio je­fe, una idea muy re­pe­ti­da por todos. Pe­ro el au­to­em­pleo tam­bién con­lle­va una se­rie de ries­gos. “Cuan­do tie­nes una nó­mi­na te la pue­des gas­tar, por­que sa­bes que el mes si­guien­te vuel­ve”, ex­pli­ca Bea­triz Mo­reno, pe­ro sien­do au­tó­no­mo “no se pue­de vi­vir al día”, aña­de su so­cio en la agen­cia, Bor­ja Gil.

Pá­ni­co a no fac­tu­rar.

To­das las aso­cia­cio­nes de au­tó­no­mos y em­pren­de­do­res han aco­gi­do con op­ti­mis­mo la úl­ti­ma re­for­ma la­bo­ral y las bo­ni­fi­ca­cio­nes que es­ta­ble­ce pa­ra los au­tó­no­mos y Py­mes que de­ci­dan con­tra­tar a nue­vos tra­ba­ja­do­res. Pe­ro pi­den ade­más que se aprue­be cuan­to antes la Ley del Em­pren­de­dor. Da­vid Al­va re­cuer­da que son mu­chos los pe­que­ños em­pre­sa­rios que se han arrui­na­do por no po­der pa­gar las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do. Sin em­bar­go, se­gún el GEM, en España el 70% de los em­pren­de­do­res no tie­ne nin­gún asa­la­ria­do. Todos coin­ci­den en se­ña­lar que es ne­ce­sa­rio tener un vo­lu­men de tra­ba­jo su­fi­cien­te antes de plan­tear­se cual­quier am­plia­ción de plan­ti­lla.

Pa­ra todos ellos, el pá­ni­co a no fac­tu­rar es la som­bra ne­gra que pla­nea so­bre sus ne­go­cios. “El com­pro­mi­so con la em­pre­sa es ma­yor, y eso te obli­ga a tener que tra­ba­jar más ho­ras”, ex­pli­ca Ai­tor Da­ro­ca. “Tie­nes una li­ber­tad que no ten­drías nun­ca tra­ba­jan­do por cuenta aje­na”, co­rean al uní­sono, y pa­ra todos lo más im­por­tan­te es le­van­tar­se todos los días pa­ra ha­cer lo que real­men­te les gus­ta. “Es co­mo tener un hi­jo, con­su­me mu­chos re­cur­sos y re­quie­re un gran es­fuer­zo, pe­ro la sa­tis­fac­ción que te da es muy gran­de”, re­su­me Fran­cis­co Or­te­ga.

El ni­vel ac­tual de em­pren­di­mien­to en España es­tá en los mis­mos ni­ve­les que en 2005, pe­ro ser em­pren­de­dor no es siem­pre una op­ción pa­ra al­guien que pier­de su tra­ba­jo. “Es muy fá­cil ha­blar de rein­ven­tar­se, pe­ro muy di­fí­cil lle­var­lo a ca­bo”, ase­gu­ra Fran­cis­co Or­te­ga. Es­te in­ge­nie­ro re­co­mien­da a aque­llos que lle­ven va­rios años sin tra­ba­jo for­mar­se en “lo que ha­cen bien”, y no to­mar de­ci­sio­nes de­ses­pe­ra­das. Un em­pre­sa­rio ra­ra vez se ha­ce de la no­che a la ma­ña­na. “Una per­so­na que nun­ca ha te­ni­do la in­quie­tud de po­ner­se por su cuenta, por mu­cho que no ha­ya tra­ba­jo, nun­ca se atre­ve­rá ha­cer­lo”, ase­gu­ra Bor­ja Gil. “Hay que qui­tar­se la ima­gen del gran em­pren­de­dor”, ex­pli­ca Ós­car des­de su ges­to­ría, que in­vi­ta a no de­jar­se lle­var “por can­tos de si­re­nas”.

Lo más im­por­tan­te es tener los pies en la tie­rra y sa­ber muy bien en qué con­sis­te el ne­go­cio desea­do. Al me­nos hay que te­ner­lo igual de cla­ro que lo tu­vie­ron Ai­tor, Fran­cis­co, Bea­triz, Ós­car o Bor­ja. Ellos son la otra ca­ra de la cri­sis, la más ama­ble. Pa­ra ellos que­dar­se en el pa­ro ha si­do el prin­ci­pio de una nue­va vi­da. “En tiem­pos de gran­des cri­sis es cuan­do se han mon­ta­do mu­chas de las gran­des em­pre­sas”, con­clu­ye Al­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.