car­ta del di­rec­tor

Han si­do los pri­me­ros 100 días más dia­bó­li­cos de un go­bierno, y los más re­for­mis­tas: subida de IRPF, re­for­ma la­bo­ral, huel­ga ge­ne­ral, am­nis­tía fis­cal. Y con los Pre­su­pues­tos, Ra­joy se jue­ga la le­gis­la­tu­ra.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Si el Go­bierno acierta to­do se ol­vi­da­rá, pe­ro si fra­ca­sa, España pue­de ser in­ter­ve­ni­da por la UE

mu­chos me­ses des­pués, con re­mi­nis­cen­cias de Gabriel García Márquez, cuan­do es­ta­ba a pun­to de fir­mar el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ge­ne­ra­les, Ma­riano Ra­joy se acor­dó de aque­llos le­ja­nos pri­me­ros 100 días de Go­bierno, de­fi­ni­dos en­ton­ces por él mis­mo co­mo “ten­sos y di­fí­ci­les” y ol­vi­da­dos por en­tre los ava­ta­res in­fi­ni­tos de sus años en La Mon­cloa. El pre­si­den­te Ra­joy, po­lí­ti­co ve­te­rano y so­bre to­do re­sis­ten­te, un au­tén­ti­co su­per­vi­vien­te, sa­bía des­de que ac­ce­dió al po­der en las na­vi­da­des de 2011 que to­do de­pen­de­ría de si te­nía éxi­to o no. Si lo te­nía, hi­cie­ra lo que hi­cie­ra, los es­pa­ño­les ol­vi­da­rían lo ma­lo y re­cor­da­rían lo bueno y vol­ve­rían a ex­pre­sar­lo en las ur­nas. Si, por el con­tra­rio, las me­di­das de su Go­bierno fra­ca­sa­ban, na­da ni na­die le sal­va­ría a él ni al PP de un ba­ta­ca­zo elec­to­ral. “La po­lí­ti­ca es así”, fue du­ran­te años una de sus ex­pre­sio­nes ga­lai­cas fa­vo­ri­tas.

Cien días des­pués de em­pe­zar a go­ber­nar, en ple­na Se­ma­na San­ta de 2012, Ma­riano Ra­joy si­gue sin es­tar en con­di­cio­nes de “dar bue­nas no­ti­cias a los es­pa­ño­les”. Han si­do 100 días, ade­más de “in­ten­sos y di­fí­ci­les” tam­bién re­for­mis­tas, po­lé­mi­cos y agi­ta­dos. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, co­mo re­pi­te con fre­cuen­cia Ra­joy, pe­ro pron­to ten­drá que de­jar de ha­cer­lo aun­que sea verdad, de­jó el país y so­bre to­do el era­rio pú­bli­co en si­tua­ción co­ma­to­sa. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas gas­ta­ron en 2011 na­da me­nos que 90.000 mi­llo­nes más de lo que in­gre­sa­ron. Ese es el gran dra­ma del país y el es­tro­pi­cio que de­ben arre­glar Ra­joy y su equi­po. Y a gran­des ma­les, gran­des re­me­dios, con el agra­van­te de que qui­zá ni tan si­quie­ra al­gu­nos de sus par­ti­da­rios más fir­mes com­par­tan las re­ce­tas. Ra­joy go­bier­na con el es­ti­lo churchilliano de “san­gre, su­dor, tra­ba­jo du­ro y lá­gri­mas” y la pro­me­sa ca­si bí­bli­ca de un fu­tu­ro me­jor.

To­do em­pe­zó con una subida, que no es­ta­ba pre­vis­ta, de im­pues­tos, del IRPF. Los mi­nis­tros Cris­tó­bal Mon­to­ro y Luis de Guin­dos de­ba­tie­ron si era me­jor más IRPF o más IVA. Ál­va­ro Na­dal, el jo­ven ge­nio eco­nó­mi­co que ase­so­ra a Ra­joy, fue de­ci­si­vo pa­ra que se subie­ra el IRPF y no el IVA. Lue­go lle­gó la re­for­ma la­bo­ral, tan inevi­ta­ble por las pre­sio­nes eu­ro­peas co­mo du­ra -sin em­bar­go, po­día ha­ber si­do más ama­ble- y con ella la huel­ga ge­ne­ral que Cán­di­do Mén­dez (UGT) y Fer­nán­dez To­xo (CCOO) que­rían ha­cer­le al Go­bierno des­de que to­mó po­se­sión. UGT nun­ca ha que­ri­do go­bier­nos del PP y aun­que en CCOO en los úl­ti­mos años han si­do más fle­xi­bles, tam­po­co son par­ti­da­rios del de Ra­joy. La huel­ga no fue un éxi­to, pe­ro los sin­di­ca­tos sí se apun­ta­ron el tan­to de sa­car a la ca­lle de­ce­nas de mi­les de per­so­nas. El Go­bierno de­be se­guir ade­lan­te con su po­lí­ti­ca, pe­ro ig­no­rar al­gu­nas pro­tes­tas -co­mo hi­zo Az­nar con las que ha­bía con­tra la gue­rra de Irak- tam­bién pue­de tener un cos­te. La era Za­pa­te­ro no se ol­vi­da­rá. Es tan tre­men­da que has­ta Mén­dez lo ad­mi­te: “La he­ren­cia de Ra­joy pro­ce­de de de­ci­sio­nes muy equi­vo­ca­das de Za­pa­te­ro”. Los es­pa­ño­les, sin em­bar­go, aho­ra pe­di­rán cuen­tas al nue­vo in­qui­lino de La Mon­cloa y pron­to ol­vi­da­rán los desas­tres de su pre­de­ce­sor.

Cien días des­pués de for­mar Go­bierno, el PP de Ma­riano Ra­joy ha su­fri­do un re­vés elec­to­ral -vic­to­ria que es de­rro­ta- en An­da­lu­cía y ha alum­bra­do los Pre­su­pues­tos más aus­te­ros y exi­gen­tes de la de­mo­cra­cia, con el es­tram­bo­te más que po­lé­mi­co de una am­nis­tía fis­cal, cu­ya efi­ca­cia po­nen en du­da in­clu­so los ex­per­tos fis­ca­les. Ba­lón al área pa­ra que Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, el líder de la opo­si­ción, re­ma­te a pla­cer: “Suben im­pues­tos al tra­ba­ja­dor y se los qui­tan al de­frau­da­dor”. Po­co im­por­ta que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas se crea más o me­nos lo que di­ce. Im­por­ta lo que per­ci­ban los ciu­da­da­nos. Es la te­sis, tam­bién pro­vo­ca­do­ra, de Br­yan Ca­plan, desa­rro­lla­da en 2007 en el li­bro El mi­to del vo­tan­te ra­cio­nal: por qué las de­mo­cra­cias eli­gen ma­las po­lí­ti­cas. Arra­sa en­tre los más ilus­tra­dos y li­be­ra­les del Par­ti­do Po­pu­lar tras el ba­ta­ca­zo an­da­luz.

Cien días ca­si exac­tos ha tar­da­do el Go­bierno de Ra­joy pa­ra ela­bo­rar unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do con los que se jue­ga más de me­dia le­gis­la­tu­ra. Son aus­te­ros y exi­gen­tes, pe­ro qui­zá de­be­rían ha­ber lle­ga­do antes. Sus gran­des lí­neas tam­po­co jus­ti­fi­can el re­tra­so has­ta el día des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas. La gran no­ve­dad, la am­nis­tía fis­cal, es el sa­po que de­be co­mer­se to­do el Go­bierno, des­de Ra­joy has­ta el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro. De­be­ría apor­tar 2.500 mi­llo­nes ex­tra en re­cau­da­ción pa­ra cua­drar las cuen­tas. El pro­ble­ma es que aho­ra la pe­lo­ta es­tá en el te­ja­do de los de­frau­da­do­res, que de­be­rán de­ci­dir si se aco­gen a la me­di­da de gra­cia, pre­vio

pa­go de un 10% del di­ne­ro que aflo­ren, o por el con­tra­rio pre­fie­ren se­guir co­mo has­ta aho­ra y ju­gar la ba­za de que no se­rán ca­za­dos. Las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, en tiem­pos de Bo­yer y Sol­cha­ga, con Fe­li­pe Gon­zá­lez de pre­si­den­te, no per­mi­ten ha­cer cálcu­los fia­bles. Y si no lle­gan los 2.500 mi­llo­nes que es­ti­ma

Mon­to­ro, ten­dre­mos un pro­ble­ma por la can­ti­dad que fal­te has­ta esa ci­fra. El Go­bierno es­tá con­ven­ci­do de que no tie­ne otra al­ter­na­ti­va, pe­ro asu­me un ries­go enor­me, des­me­su­ra­do. Ofre­ce ar­gu­men­tos a la opo­si­ción, en­cres­pa a su clien­te­la cum­pli­do­ra con Ha­cien­da y no tie­ne nin­gu­na ga­ran­tía de na­da. “No quie­ro que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co de con­vi­ven­cia sea, una vez más, un pa­rén­te­sis en la his­to­ria de España”, di­jo Adol­fo Suá­rez cuan­do di­mi­tió co­mo pre­si­den­te del Go­bierno en 1981. Aho­ra, avan­za­do 2012, si el pro­yec­to de

Ra­joy no tie­ne éxi­to -y pue­de te­ner­lo-, el go­bierno de cen­tro-de­re­cha del PP ape­nas se­rá otro pa­rén­te­sis has­ta que España sea in­ter­ve­ni­da por la Unión Eu­ro­pea. Hay una ter­ce­ra op­ción, pe­ro es el caos y la rui­na. “Nun­ca, nun­ca te des por ven­ci­do”, de­cía Chur­chill. Más allá de “100 días in­ten­sos y di­fí­ci­les”.

El PP a las puer­tas. Cien días des­pués

de for­mar Go­bierno, el PP de Ma­riano Ra­joy ha su­fri­do un re­vés con la de­rro­ta de Are­nas en

An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.