A Bra­sil se le atra­gan­ta el mun­dial

Co­rrup­ción, re­tra­so de las obras y des­en­cuen­tros con la FIFA po­nen de ma­ni­fies­to la arries­ga­da apues­ta de lle­var la com­pe­ti­ción a Su­da­mé­ri­ca.

Tiempo - - MUNDO - POR MÓNICA AMEI­JEI­RAS (Río de Ja­nei­ro)

La or­ga­ni­za­ción del mun­dial de fút­bol de 2014 es­tá re­sul­tan­do un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra Bra­sil y pa­ra la FIFA, y los pro­ble­mas se su­ce­den uno tras otro. A las di­fi­cul­ta­des pro­pias de la pre­pa­ra­ción de es­te ti­po de even­tos, co­mo la cons­truc­ción de es­ta­dios e in­fra­es­truc­tu­ras, se su­man, en es­te ca­so, los pro­ble­mas po­lí­ti­cos den­tro del pro­pio Bra­sil y las ma­las re­la­cio­nes del que has­ta ha­ce una se­ma­na era el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Bra­si­le­ña de Fút­bol (CBF) y del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor Lo­cal (COL) de la Co­pa, Ri­car­do Tei­xei­ra, con el pre­si­den­te de la FIFA, Jo­seph Blat­ter, y la je­fa del Es­ta­do, Dil­ma Rous­seff.

Los des­en­cuen­tros han si­do cons­tan­tes, el pro­pio Pe­lé ha bro­mea­do di­cien­do que él era “el bombero” que apa­ga­ba los fue­gos en­tre la FIFA y la CBF. La fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en­tre la FIFA y los res­pon­sa­bles bra­si­le­ños se agra­vó en los úl­ti­mos tiem­pos, es­tu­vie­ron seis me­ses sin re­unir­se, y la go­ta que col­mó el va­so fue­ron las de­cla­ra­cio­nes del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la FIFA, Jerome Valc­ke, afir­man­do que Bra­sil “ne­ce­si­ta­ba una pa­ta­da en el tra­se­ro” pa­ra avan­zar en la or­ga­ni­za­ción del mun­dial. Fue una afir­ma­ción inapro­pia­da, pe­ro lle­na de ra­zón.

Es­ta si­tua­ción in­sos­te­ni­ble lle­vó a la pre­si­den­ta bra­si­le­ña y al pre­si­den­te de la FIFA a to­mar me­di­das. La pri­me­ra fue el ale­ja­mien­to de Valc­ke co­mo in­ter­lo-

cu­tor con Bra­sil y la se­gun­da, la sa­li­da de Ri­car­do Tei­xei­ra, con el que Dil­ma no man­te­nía co­mu­ni­ca­ción y al que Blat­ter ame­na­zó con ha­cer pú­bli­co el su­ma­rio del ca­so de los so­bor­nos mi­llo­na­rios de la fir­ma ISL, que ges­tio­na­ba la ven­ta de los de­re­chos au­dio­vi­sua­les de los even­tos del or­ga­nis­mo SL, en los que Tei­xei­ra es­ta­ba in­vo­lu­cra­do.

La fir­ma de la paz.

El je­fe del fút­bol bra­si­le­ño du­ran­te los úl­ti­mos 23 años –en los que di­ri­gió a su an­to­jo los hi­los de la CBF y es­tu­vo en­vuel­to en acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción por las que nun­ca fue con­de­na­do–, se fue ale­gan­do mo­ti­vos de sa­lud. La di­mi­sión de Tei­xei­ra fue una vic­to­ria de Rous­seff y Blat­ter, que cua­tro días des­pués se reunían en Bra­si­lia, don­de es­ce­ni­fi­ca­ron la fir­ma de la paz trans­mi­tien­do un men­sa­je de uni­dad y con­fian­za.

“No es­toy preo­cu­pa­do con los re­tra­sos en las obras de los es­ta­dios. Ten­go ple­na con­fian­za en que Bra­sil cum­pli­rá todos los com­pro­mi­sos asu­mi­dos con la FIFA y que el mun­dial se­rá un éxi­to”, afir­ma­ba Blat­ter tras su reunión con la pre­si­den­ta, aun­que a ren­glón se­gui­do en­via­ba un men­sa­je a los con­gre­sis­tas bra­si­le­ños, que te­nían que apro­bar la Ley de la Co­pa y en par­ti­cu­lar el pun­to más con­flic­ti­vo, la au­to­ri­za­ción de be­bi­das al­cohó­li­cas en los es­ta­dios, in­di­can­do que es­pe­ra­ba que to­ma­sen “una sa­bia de­ci­sión”, a ese res­pec­to. En cons­truc­ción. Vis­ta ge­ne­ral del es­ta­dio de Ma­ra­ca­ná en Río de Ja­nei­ro, una de las ciu­da­des que aco­ge­rá en­cuen­tros del mun­dial.

Sus pa­la­bras pa­re­ce que no han si­do es­cu­cha­das, ya que la ley se apro­bó pe­ro no au­to­ri­za de for­ma ex­pre­sa la ven­ta de al­cohol en los es­ta­dios, por lo que la FIFA ten­drá que ne­go­ciar con los Es­ta­dos de las 12 se­des de la Co­pa, lo que pue­de com­pli­car el pro­ce­so. Se­gún los me­dios bra­si­le­ños, seis es­ta­rían dis­pues­tas a acep­tar­lo, pe­ro la otra mi­tad pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas. De he­cho, ese es el prin­ci­pal pro­ble­ma de la FIFA en es­te mo­men­to, ya que, si no lo lo­gra po­dría per­der mi­llo­na­rios pa­tro­ci­nios por par­te de dos gran­des mar­cas de cer­ve­za

Pe­ro si la sa­li­da de Tei­xei­ra so­lu­cio­nó la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción, los pro­ble­mas in­ter­nos de la CBF y del COL no es­tán re­suel­tos. El su­ce­sor de Tei­xei­ra, Jo­sé María Ma­rín, que fue ele­gi­do por ser el vicepresidente de la CBF de más edad, 74 años, no cuenta con mu­chos apo­yos. Más co­no­ci­do por un in­ci­den­te re­la­cio­na­do con el ro­bo de una me­da­lla de la Co­pa de São Pau­lo de Juniores que por su tra­yec­to­ria co­mo ges­tor, su nom­bra­mien­to no sa­tis­fa­ce a na­die.

Los de­trac­to­res de Tei­xei­ra creen que la de­sig­na­ción de Ma­rín su­po­ne la con­ti­nui­dad de una ges­tión opa­ca y au­to­ri­ta­ria. Ade­más, el ex­pre­si­den­te man­tie­ne fuer­tes víncu­los en am­bos or­ga­nis­mos -su her­mano, en la CBF, y su hi­ja y su cu­ña­do, en el COL–, y sus sim­pa­ti­zan­tes con­si­de­ran que el su­ce­sor tie­ne po­co ca­rác­ter y que se­rá la pre­si­den­ta bra­si­le­ña, a tra­vés del mi­nis­tro de De­por­tes, Aldo Re­be­lo, la que to­me las de­ci­sio­nes, a las que pon­drán ca­ra Ro­nal­do, ca­da vez con más po­der, y Be­be­to, co­mo miem­bros de ho­nor del COL.

São Pau­lo es la úni­ca ciu­dad­se­de con una red de trans­por­te pú­bli­co su­fi­cien­te pa­ra las ne­ce­si­da­des del even­to

De he­cho, Ro­ma­rio, ex­ju­ga­dor del Bar­ce­lo­na y hoy dipu­tado fe­de­ral, ha de­nun­cia­do el trá­fi­co de in­fluen­cias en la or­ga­ni­za­ción del mun­dial, que, ha ase­gu­ra­do, “se­rá el ma­yor ro­bo de la his­to­ria” del país, de­bi­do a la ma­la ges­tión de los po­lí­ti­cos bra­si­le­ños. En su opi­nión, “lo peor es­tá por ve­nir”, ya que cuan­to más se acer­que la fe­cha y más alar­man­tes sean los re­tra­sos en las obras más ten­den­cia ten­drá el Go­bierno a de­jar que “se reali­cen las obras de emer­gen­cia, que no ne­ce­si­tan sa­lir a con­cur­so” y así, el ne­go­cio es­tá he­cho.

Los ver­da­de­ros pro­ble­mas.

En par­te, el ex­ju­ga­dor cu­lé tie­ne ra­zón, el ver­da­de­ro pro­ble­ma son los atra­sos en la eje­cu­ción de los pro­yec­tos en las 12 ciu­da­des que aco­ge­rán la Co­pa del Mun­do –São Pau­lo, Río de Ja­nei­ro, Bra­si­lia, Por­to Alegre, Cu­ri­ti­ba, Cuia­ba, Ma­naos, For­ta­le­za, Na­tal, Recife, Salvador de Bahía y Be­lo Ho­ri­zon­te–.

Pe­ro los re­tra­sos en la cons­truc­ción de los es­ta­dios es­tán den­tro de lo pre­vis­to, todos los paí­ses que han or­ga­ni­za­do un even­to de es­te ti­po los han su­fri­do. El ver­da­de­ro pro­ble­ma son los trans­por­tes. São Pau­lo es la úni­ca de las 12 ciu­da­des­se­de que cuenta con una red de trans­por­te pú­bli­co su­fi­cien­te pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des del mun­dial. Todos los ae­ro­puer­tos del país ne­ce­si­tan obras, me­jo­ras en la lo­gís­ti­ca y una mo­der­ni­za­ción del equi­pa­mien­to de con­trol aé­reo que per­mi­ta el des­pe­gue y ate­rri­za­je de avio­nes en con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que en otros paí­ses no su­po­nen un pro­ble­ma. Ade­más, la ma­yo­ría de las ca­rre­te­ras que co­mu­ni­can las ciu­da­des-se­de es­tán en un es­ta­do la­men­ta­ble.

La fal­ta de alo­ja­mien­to pa­ra los mi­llo­nes de per­so­nas que via­ja­rán a Bra­sil tam­bién pue­de po­ner en pe­li­gro el éxi­to de es­te even­to. La FIFA exi­ge 32.000 ca­mas por se­de y al­re­de­do­res. A día de hoy so­lo São Pau­lo y Río po­drían cum­plir esas con­di­cio­nes. La ciu­dad pau­lis­ta cuenta con 54.000 y la ca­rio­ca con 31.000, jun­tas tie­nen un ter­cio de la ca­pa­ci­dad del país, por lo que la si­tua­ción en las otras ciu­da­des es real­men­te preo­cu­pan­te.

Los atra­sos en las obras pa­ra adap­tar y am­pliar la red de te­le­fo­nía mó­vil de 3G pa­ra 4G son muy gra­ves, y la co­ber­tu­ra de la ac­tual red es muy de­fi­cien­te en las tres ma­yo­res ciu­da­des del país, qué de­cir del res­to. Sin ol­vi­dar los pro­ble­mas pa­ra pa­gar o sa­car di­ne­ro con tar­je­tas in­ter­na­cio­na­les, que no son ad­mi­ti­das en mu­chos ban­cos y es­ta­ble­ci­mien­tos.

Si a to­do es­to se le su­ma que so­lo fal­tan dos años pa­ra el mun­dial, la con­clu­sión es que Bra­sil tie­ne que po­ner­se las pi­las si quie­re or­ga­ni­zar una Co­pa acor­de con su con­di­ción de pen­ta­cam­peo­na del mun­do de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.