La muer­te del au­gur

Tiempo - - SOCIEDAD -

In­clu­so en la de­ci­sión fa­tal de aca­bar con su vi­da, Mor­gan Ro­ber­tson (en la fo­to) si­guió fiel a su per­so­na­je de di­vul­ga­dor de los ade­lan­tos de la cien­cia. No re­cu­rrió a un mé­to­do clá­si­co de sui­ci­dio, los an­ti­guos ve­ne­nos, la soga o la pis­to­la, sino a una dro­ga sin­té­ti­ca re­cien­te­men­te des­cu­bier­ta, el pa­ral­dehy­de, un se­dan­te pa­ra ca­sos de de­li­rium tre­mens y epi­lep­sia. Los in­con­di­cio­na­les de Ro­ber­tson ven en su muer­te un ca­so de an­ti­ci­pa­ción del fu­tu­ro. En 1957 se­ría juz­ga­do por ase­si­na­to el doc­tor John Bod­kin Adams, pre­sun­ta­men­te el ma­yor ase­sino en se­rie de la His­to­ria, sos­pe­cho­so de la muer­te de 160 pa­cien­tes que pre­via­men­te le ha­bían nom­bra­do he­re­de­ro. Aun­que fue de­cla­ra­do inocen­te por el ju­ra­do, la me­di­ci­na que ad­mi­nis­tra­ba a sus en­fer­mos y les cau­sa­ba la muer­te era el pa­ral­dehy­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.