His­to­ria con­fu­sa de un pac­to im­po­si­ble

Vér­ti­go. Tras ape­nas 100 días en el po­der, Ra­joy se ha vis­to al bor­de del pre­ci­pi­cio. El fan­tas­ma de la in­ter­ven­ción vuel­ve a so­bre­vo­lar so­bre la economía es­pa­ño­la. No es inevi­ta­ble, pe­ro tam­po­co im­po­si­ble.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

jo­sé an­to­nio mo­na­go, del PP, pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra, y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, líder del PSOE, han lan­za­do el guan­te. Re­cla­man, ca­da uno a su ma­ne­ra, gran­des pac­tos de Es­ta­do. Ma­riano Ra­joy, pre­si­den­te del Go­bierno, se lo ha de­vuel­to a su ad­ver­sa­rio de la opo­si­ción, con el ar­gu­men­to de que le ha ofre­ci­do pac­tar una se­rie de asun­tos im­por­tan­tes -so­bre to­do re­no­va­cio­nes, de­pen­dien­tes del Con­gre­so, de los res­pon­sa­bles de dis­tin­tos or­ga­nis­mos-, pe­ro que el je­fe de los so­cia­lis­tas “da lar­gas”. Diá­lo­go de sor­dos mien­tras la economía es­pa­ño­la ha vuel­to a aso­mar­se al pre­ci­pi­cio. El mar­tes 10 de mar­zo, pri­mer día con los mer­ca­dos abier­tos tras las fies­tas de Se­ma­na San­ta, fue un día de his­te­ria y pe­li­gro. La bol­sa ca­yó un 2,96% y la pri­ma de ries­go, el ter­mó­me­tro que mi­de mi­nu­to a mi­nu­to la sa­lud eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la, as­cen­dió has­ta los 433 pun­tos, la co­ta más al­ta de la era Ra­joy, es de­cir, unos 130 pun­tos más que cuan­do el PP ac­ce­dió a po­der. To­da­vía al­go le­ja­na de los 470 pun­tos de no­viem­bre, antes de que el PP ga­na­ra las elec­cio­nes, pe­ro aho­ra con el agra­van­te de que la pri­ma de ries­go es­pa­ño­la es su­pe­rior a la ita­lia­na. Du­ran­te me­ses, el que Ita­lia so­por­ta­ra una pri­ma de ries­go su­pe­rior a la es­pa­ño­la era, de al­gu­na ma­ne­ra, una red de se­gu­ri­dad pa­ra España. El sal­va­men­to con­jun­to o la in­ter­ven­ción de am­bos paí­ses era im­po­si­ble. Aho­ra, España es­tá más so­la. Mien­tras, via­je­ros lle­ga­dos de Nue­va York tam­bién des­pués de Se­ma­na San­ta, ex­pli­can que en la Gran Man­za­na la cri­sis, por fin, pa­re­ce al­go del pa­sa­do pa­ra los ame­ri­ca­nos.

Ma­riano Ra­joy y su Go­bierno, más de 100 días des­pués de lle­gar al po­der, ne­ce­si­tan con­ven­cer, de una vez por to­das, de que España ca­mi­na en la sen­da co­rrec­ta, que la ba­ta­lla con­tra el dé­fi­cit va en se­rio y que la economía es­pa­ño­la es­tá en con­di­cio­nes de cre­cer más pron­to que tar­de. El re­tra­so en la pre­sen­ta­ción de los Pre­su­pues­tos no ha ayu­da­do. Tam­po­co la for­ma de ex­pli­car­los, so­bre to­do más allá de nues­tras fron­te­ras. Ra­joy sa­be aho­ra que tie­ne que de­di­car ho­ras ex­tras a la pe­da­go­gía. “La po­lí­ti­ca es pe­da­go­gía”, de­cía tam­bién en su día el ex­mi­nis­tro Jo­sep Pi­qué. Pe­da­go­gía in­ter­na y ex­ter­na, es­pe­cial­men­te en es­tos mo­men­tos. El im­pul­so re­for­mis­ta del Go­bierno ge­ne­ra al­gu­nas crí­ti­cas, pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les tam­bién exis­te un cier­to con­sen­so en­tre ex­per­tos y me­nos ex­per­tos de que avan­za en la di­rec­ción co­rrec­ta, aun­que al­gu­nos re­cla­man que Ra­joy sus mi­nis­tros sean más ex­plí­ci­tos y cla­ros so­bre su mo­de­lo, eco­nó­mi­co y de país, pa­ra el fu­tu­ro. Un mo­de­lo que de­be­ría ser nue­vo pa­ra un mun­do nue­vo. La ges­tión co­rrec­ta de la cri­sis es im­pres­cin­di­ble, pe­ro qui­zá ha­ce fal­ta al­go más.

El pre­si­den­te ex­tre­me­ño del PP, Jo­sé An­to­nio Mo­na­go, es quien ha ido más le­jos en el par­ti­do del Go­bierno con su pe­ti­ción ex­pre­sa de “unos nue­vos Pac­tos de La Mon­cloa” en un ar­tícu­lo en el dia­rio El País. No es el pri­me­ro. En tiem­pos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, cuan­do arre­cia­ba la cri­sis du­ran­te tan­to tiem­po ne­ga­da por el ex­pre­si­den­te, la mis­ma idea sur­gió des­de las fi­las so­cia­lis­tas, ne­ce­si­ta­das en­ton­ces de apo­yos an­te la obli­ga­ción de apli­car una po­lí­ti­ca im­po­pu­lar. En­ton­ces, los po­pu­la­res, que se veían a las puer­tas del po­der, no eran muy en­tu­sias­tas de un gran pac­to. Ra­joy, sin em­bar­go, acep­tó en­se­gui­da el acuer­do que le pro­pu­so Za­pa­te­ro -con la re­nuen­cia de Ru­bal­ca­ba- pa­ra mo­di­fi­car de for­ma ur­gen­te la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. El PSOE aho­ra se ha ne­ga­do a apo­yar la ley que desa­rro­lla aquel pac­to y que, bien leí­da, ni tan si­quie­ra prohí­be el dé­fi­cit, por­que es­ta­ble­ce que el Con­gre­so lo pue­de au­to­ri­zar en “cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les”. Y es la pro­pia cá­ma­ra la que de­ter­mi­na esas cir­cuns­tan­cias. Ru­bal­ca­ba, a pe­sar de to­do, in­sis­te en pro­po­ner con­sen­so con­tra la cri­sis, pe­ro Ra­joy no aca­ba de creer­le y, ade­más, el pre­si­den­te ale­ga que el Go­bierno tie­ne ma­yo­ría su­fi­cien­te y que, “el Go­bierno sa­be lo que tie­ne que ha­cer”. El PSOE de Za­pa­te­ro nun­ca acep­tó las ofer­tas de pac­tos y diá­lo­go que plan­tea­ba el PP y aho­ra, con Ra­joy, la his­to­ria pa­re­ce re­pe­tir­se con los protagonistas con los pa­pe­les in­ter­cam­bia­dos. Que­da, sin em­bar­go, la in­cóg­ni­ta so­bre de qué ha­bla­ron el pre­si­den­te del Go­bierno y el líder de la opo­si­ción en una reunión que han man­te­ni­do y que has­ta aho­ra no ha­bía tras­cen­di­do. Ra­joy se lo es­pe­tó a Ru­bal­ca­ba en la úl­ti­ma se­sión de con­trol par­la­men­ta­rio, y el je­fe del PSOE en­ca­jó con ma­la ca­ra el gol­pe. En­tre otros asun­tos es pro­ba­ble que tra­ta­ran tam­bién de las fi­nan­zas de los par­ti­dos y de los re­cor­tes que su­fri­rán, que ya no se­rán del 20% co­mo es­ta­ba pre­vis­to al prin­ci­pio, sino del

10%, co­mo ha apa­re­ci­do, sin ex­pli­ca­ción, en la le­tra pe­que­ña del pro­yec­to de ley. El PSOE, tam­bién ago­bia­do con las cuen­tas pro­pias, qui­zá evi­ta­rá así un ajus­te in­terno dra­co­niano, bru­tal. Ra­joy y Ru­bal­ca­ba, sin du­da, vol­ve­rán a ver­se pron­to, con pu­bli­ci­dad o en se­cre­to. Es­tán obli­ga­dos a des­blo­quear la re­no­va­ción de ins­ti­tu­cio­nes tan im­por­tan­tes co­mo el Tri­bu­nal Constitucional. El PP lo evi­tó la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da y el PSOE pue­de tener la ten­ta­ción de de­vol­ver la mo­ne­da. De he­cho, los po­pu­la­res se que­jan de que no pue­den cam­biar na­da en RTVE por­que los so­cia­lis­tas po­nen pa­los en las rue­das. Antes o des­pués,

Ra­joy y Ru­bal­ca­ba tendrán que al­can­zar al­gún acuer­do, pe­ro se­rá par­cial, por­que ni uno ni otro desean avan­zar ha­cia ese gran con­sen­so glo­bal y du­ra­de­ro -unos nue­vos Pac­tos de La Mon­cloa- que tan­tos re­cla­man. Ra­joy es­tá con­ven­ci­do de que su Go­bierno ten­drá éxi­to. “He­mos to­ma­do el ca­mino de las gran­des na­cio­nes”, apos­ti­lla el pre­si­den­te. Ru­bal­ca­ba sue­ña con sus po­si­bi­li­da­des. Es la his­to­ria con­fu­sa de un pac­to, qui­zá desea­do por al­gu­nos, ne­ce­sa­rio, pe­ro tam­bién im­po­si­ble. La cri­sis go­za de bue­na sa­lud. Vér­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.