En las tri­pas del po­der

Tiempo - - OPINIÓN -

Se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción. den­te. “Tie­ne un mon­tón de fren­tes, en todos los te­mas, y tie­ne que con­tro­lar­los todos”, re­su­me al­guien con mu­chos años de pro­fe­sión en Mon­cloa. Con ran­go ofi­cial de se­cre­ta­rio de Es­ta­do, des­de el pun­to de vis­ta de la car­ga de tra­ba­jo tie­ne una ta­rea tan im­por­tan­te co­mo la de un mi­nis­tro. Con su nom­bra­mien­to, Mo­ra­gas ha ex­pe­ri­men­ta­do un re­vi­val de sus años en La Mon­cloa con Jo­sé María Az­nar, pe­ro ele­va­do a la enési­ma po­ten­cia. Ya no es aquel jo­ven con una “pro­me­te­do­ra” ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, tal y co­mo le re­cuer­dan tra­ba­ja­do­res del com­ple­jo gu­ber­na­men­tal por aquel en­ton­ces.

Eran los tiem­pos, de 1996 a 1998, en que tra­ba­jó co­mo ase­sor de Pro­to­co­lo de Pre­si­den­cia y for­ma­ba par­te de un pro­me­te­dor gru­po de jó­ve­nes que for­mó una pi­ña tra­ba­jan­do pa­ra Az­nar. En­tre ellos es­tá, por ejem­plo, Andrés Cos­ti­llu­do, al que el Go­bierno ha nom­bra­do aho­ra di­rec­tor de la uni­dad de apo­yo del co­mi­té or­ga­ni­za­dor de la pró­xi­ma cum­bre ibe­roa­me­ri­ca­na de Cá­diz. Aque­lla ex­pe­rien­cia, re­cuer­dan las mis­mas fuen­tes, le sir­vió pa­ra “ro­dar­se”. Aho­ra, aña­den, Mo­ra­gas “ha pa­sa­do a pri­me­ra fi­la” en la or­ga­ni­za­ción de la agen­da del pre­si­den­te, la pre­pa­ra­ción de reunio­nes y la re­pre­sen­ta­ción de Ra­joy en otras.

Su­per­mi­nis­tro en la som­bra.

Si Mo­ra­gas es la agen­da de Ra­joy, Ál­va­ro Na­dal (Ma­drid, 1970), el je­fe de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de Mon­cloa, es su su­per­mi­nis­tro en la som­bra. Téc­ni­co co­mer­cial y Je­fe de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de La Mon­cloa. eco­no­mis­ta del Es­ta­do, es una pie­za cla­ve de la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca del Go­bierno y el fil­tro más im­por­tan­te en es­ta ma­te­ria pa­ra Ra­joy. Na­dal no apa­re­ció de la na­da, pues­to que jun­to a los hoy mi­nis­tros de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, y de Empleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, ar­ti­cu­ló la es­tra­te­gia en la que se ba­só la ac­ción de opo­si­ción de Ra­joy, cen­tra­da en la cri­sis. Pe­ro el de Ál­va­ro Na­dal era un per­fil po­co común en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la: me­nos po­lí­ti­co que in­te­lec­tual y en con­tac­to con los mo­vi­mien­tos de la economía in­ter­na­cio­nal y eu­ro­pea y mu­cho más afi­cio­na­do al tra­ba­jo fue­ra de los fo­cos. Por eso se sien­te có­mo­do con una ex­po­si­ción pú­bli­ca que ha dis­mi­nui­do a me­di­da que han au­men­ta­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des, que hoy pa­san no so­lo por ca­ta­li­zar las pro­pues­tas y las dis­cre­pan­cias en­tre los mi­nis­tros de Economía y Ha­cien­da, sino tam­bién por Jed Bartlet es el pre­si­den­te fic­ti­cio de Es­ta­dos Uni­dos que, jun­to a su equi­po de ase­so­res y ex­per­tos, ha des­nu­da­do du­ran­te sie­te tem­po­ra­das en la televisión las gran­de­zas -y ba­je­zas- del tra­ba­jo dia­rio den­tro de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.