Un equi­po a su me­di­da

Tiempo - - OPINIÓN -

por las mis­te­rio­sas le­yes que ha­cen a los hu­ma­nos com­ple­men­ta­rios y cóm­pli­ces, Ma­riano Ra­joy tam­bién ocu­pó, en re­en­car­na­cio­nes po­lí­ti­cas an­te­rio­res, el pa­pel que aho­ra re­pre­sen­tan sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos. A la ho­ra de con­fi­gu­rar el equi­po de per­so­nas más alle­ga­das, lo nor­mal es que in­ten­te com­pen­sar sus ca­ren­cias va­lién­do­se de gen­tes sa­bias en dis­tin­tas dis­ci­pli­nas. Di­ría­se que el pre­si­den­te es­tá obli­ga­do a ser una per­so­na de sín­te­sis, un coor­di­na­dor ge­ne­ra­lis­ta, que ci­mien­ta su se­gu­ri­dad en la apor­ta­ción de los es­pe­cia­lis­tas.

Pe­ro la di­ná­mi­ca del Go­bierno rehú­ye de los teó­ri­cos y de los doc­tri­na­rios, y bus­ca a per­so­nas que, ade­más de su bue­na for­ma­ción y su ex­pe­rien­cia, apor­ten leal­tad y en­tu­sias­mo. Un pre­si­den­te de EEUU, que con­ta­ba con dos cen­te­na­res de ase­so­res eco­nó­mi­cos en unos tiem­pos de pro­fun­da cri­sis, es­ta­ba con­ven­ci­do de que al me­nos uno es­ta­ba acer­ta­do en el diag­nós­ti­co de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.