La Se­ma­na de Pa­sión de Ma­riano Ra­joy

El pre­si­den­te sus­pen­dió sus va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta pa­ra se­guir la evo­lu­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en unos días en los que España ha es­ta­do muy cer­ca del res­ca­te.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

coin­ci­dien­do con sus pri­me­ros cien días en el pa­la­cio de la Mon­cloa, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, ha vi­vi­do su pri­me­ra Se­ma­na de Pa­sión, la peor des­de que ga­nó las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en no­viem­bre del año pa­sa­do.

Des­de en­ton­ces, el pre­si­den­te es­pa­ñol ha­bía te­ni­do una es­pe­cie de lu­na de miel con los mer­ca­dos, que le ha­bían da­do un cier­to vo­to de con­fian­za, a la es­pe­ra de co­no­cer sus pri­me­ros Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE), unos Pre­su­pues­tos cu­ya prue­ba más di­fí­cil era co­no­cer có­mo se lo­gra­ba re­du­cir, en so­lo nue­ve me­ses, las ci­fras de dé­fi­cit del 8,5% del PIB has­ta el 5,3%.

Con­si­de­ra­do co­mo un gran error es­tra­té­gi­co el atra­sar la pu­bli­ca­ción de los Pre­su­pues­tos has­ta des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas, acon­se­ja­do por el di­ri­gen­te po­pu­lar Ja­vier Are­nas, que ade­más no ha po­di­do for­mar go­bierno en An­da­lu­cía, y co­mo un gran error tác­ti­co el anun­ciar por eso la ver­da­de­ra tormenta se le­van­ta­ría el Mar­tes San­to, cuan­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, da­ba a co­no­cer en el Par­la­men­to los de­ta­lles de los Pre­su­pues­tos, los más aus­te­ros de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, con un re­cor­te de gas­to en la to­ta­li­dad de los mi­nis­te­rios cer­cano al 17%, pa­ra aho­rrar 29.000 mi­llo­nes de eu­ros, que, po­co más o me­nos, es lo que ten­dre­mos que pa­gar es­te año, por la deu­da pú­bli­ca y por sus in­tere­ses. Unos Pre­su­pues­tos que ter­mi­na­rán prác­ti­ca­men­te con la in­ves­ti­ga­ción, el desa­rro­llo y la in­no­va­ción (I+D+I ); que re­du­cen sen­si­ble­men­te el di­ne­ro des­ti­na­do a las be­cas; que cor­tan ra­di­cal­men­te las ayu­das so­cia­les, la coope­ra­ción pa­ra el desa­rro­llo, las ayu­das e in­ver­sio­nes en po­lí­ti­cas ac­ti­vas de empleo; y que fre­nan en se­co la po­lí­ti­ca in­ver­so­ra de la to­ta­li­dad de los mi­nis­te­rios, es­pe­cial­men­te los que es­tán re­la­cio­na­dos con las obras pú­bli­cas y con las in­fra­es­truc­tu­ras: al­ta ve­lo­ci­dad, au­to­pis­tas, puer­tos y se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma, ae­ro­puer­tos y se­gu­ri­dad aé­rea y po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les...

Unos Pre­su­pues­tos de au­tén­ti­co sa­cri­fi­cio y su­fri­mien­to pa­ra evi­tar el res­ca­te o la in­ter­ven­ción, y que cons­te que ese es el úni­co ar­gu­men­to que nun­ca de­bió uti­li­zar­se pa­ra me­ter más pre­sión y más mie­do a una ciu­da­da­nía ca­da vez más de­s­es­pe­ran­za­da de to­do, ca­da vez más crí­ti­ca con la cla­se po­lí­ti­ca, ca­da día me­nos con­fia­da en que, des­de Eu­ro­pa, se quie­ra bus­car la so­lu­ción me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.