Dí­gan­nos...

Tiempo - - OPINIÓN -

me ca­brean los es­ló­ga­nes sim­plis­tas. Nie­go que nin­gún pro­ble­ma ten­ga una úni­ca so­lu­ción. No hay na­da irre­me­dia­ble, ex­cep­to la muer­te. No con­tem­plo que una vi­sión con­cre­ta del mun­do y del hom­bre im­pli­que la no exi­gi­bi­li­dad de otra con­duc­ta, un es­ta­do de ne­ce­si­dad ex­cul­pan­te en el que el fin jus­ti­fi­que los me­dios aun a cos­ta de lo que en esen­cia que­re­mos ser. Así que no ma­tra­queen y ex­pli­quen. Dí­gan­nos de una pu­ñe­te­ra vez. Di­gan por qué nos re­pi­ten que no exis­te otro ca­mino que el que han em­pren­di­do. A fin de cuen­tas ya re­cor­dó Eins­tein que so­lo los lo­cos bus­can re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes ha­cien­do lo mis­mo. ¿Y en­ton­ces? Se­gui­mos la mis­ma par­ti­tu­ra im­pues­ta a Gre­cia, a Ir­lan­da, a Por­tu­gal, a Ita­lia. Esa del Ti­ta­nic en la que todos si­guen ca­mino del fon­do pe­ro no­so­tros es­pe­ra­mos re­flo­tar nues­tro fu­tu­ro.

Dí­gan­nos por qué no nos po­de­mos per­mi­tir nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Cuan­do éra­mos más po­bres sí po­día­mos. Dí­gan­nos si no se­rá que el en­deu­da­mien­to ha cre­ci­do por­que en lu­gar de pa­gar los me­di­ca­men­tos o las ca­mas he­mos pre­fe­ri­do pe­dir in­for­mes a Ur­dan­ga­rin o con­tra­tar con las em­pre­sas de el Bi­go­tes. A fin de cuen­tas las trans­fe­ren­cias no son fi­na­lis­tas. No es que no se pue­da pa­gar la sa­ni­dad, es que al­guien pre­fi­rió de­di­car el di­ne­ro a otra co­sa.

Dí­gan­nos si no es­tán po­dan­do lo más fá­cil, lo más ob­vio mien­tras di­la­tan el tiem­po de aca­bar con las ca­non­jías y los es­tó­ma­gos agra­de­ci­dos. Me cie­rran los ser­vi­cios de ur­gen­cia pa­ra cuan­do ten­ga un in­far­to pe­ro me de­jan un de­fen­sor en ca­da pue­blo pa­ra que pue­da ir a que­jar­me cuan­do cas­que.

Dí­gan­me, si to­do es­tá en la al­mo­ne­da, ¿no se­rá que no es sos­te­ni­ble que si­ga­mos vi­vien­do has­ta los 81,5 años? No nos lo po­de­mos per­mi­tir. ¿A qué se­guir em­plean­do re­cur­sos? La de pasta que se gas­tan en vie­jos sin fu­tu­ro. Se aca­bó la fies­ta de la lon­ge­vi­dad co­mo si fué­ra­mos un país del pri­mer mun­do.

Oi­gan, sí, es­toy ca­brea­da y se me no­ta, pe­ro so­bre to­do, de­jen de ha­cer so­fla­mas y D-Í-G-A-N-N-O-S.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.