An­da­lu­cía y As­tu­rias: ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia

Tiempo - - ESPAÑA - SILVIA GA­MO

En un país en cri­sis, go­ber­na­do por el PP en el Es­ta­do y en ca­si to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, PSOE e IU se plan­tean con­se­guir la pre­si­den­cia de An­da­lu­cía y As­tu­rias co­mo un re­to y ca­si co­mo una cues­tión de su­per­vi­ven­cia. So­bre to­do pa­ra los pri­me­ros. Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de An­da­lu­cía die­ron la ma­yo­ría al PP, 50 es­ca­ños, pe­ro no la su­fi­cien­te pa­ra evi­tar un pac­to de iz­quier­das que con to­da pro­ba­bi­li­dad se ha­rá con la pre­si­den­cia de la co­mu­ni­dad. Los so­cia­lis­tas no han de­ja­do pa­sar la opor­tu­ni­dad y Jo­sé An­to­nio Gri­ñán y su equi­po se pu­sie­ron des­de la mis­ma no­che elec­to­ral a ne­go­ciar con IU, li­de­ra­da por Die­go Valderas. Am­bos se jue­gan mu­cho.

El pri­me­ro, la Jun­ta y su li­de­raz­go den­tro del par­ti­do. No so­lo den­tro del PSOE an­da­luz, en el que una par­te im­por­tan­te cues­tio­nó su li­de­raz­go y la for­ma de prac­ti­car­lo. Tam­bién en el PSOE fe­de­ral, del que es pre­si­den­te. Un pues­to ca­si da­do por com­pro­mi­so cuan­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, ga­nó el XXXVIII Con­gre­so el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, ya que Gri­ñán apo­yó a la can­di­da­ta ri­val Car­me Cha­cón.

Ganar An­da­lu­cía no so­lo ha su­pues­to un so­plo de ai­re fresco pa­ra un PSOE bas­tan­te to­ca­do tras la de­rro­ta de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les el pa­sa­do mes de no­viem­bre. Pa­ra al­gu­nos era la prue­ba de la su­per­vi­ven­cia. La mues­tra de que si­gue sien­do un par­ti­do de Go­bierno que pue­de vol­ver a re­cu­pe­rar la con­fian­za de los es­pa­ño­les. Los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía, y tam­bién en As­tu­rias, les han subido la mo­ral. Aho­ra el re­to es de­mos­trar que las po­lí­ti­cas de iz­quier­das tam­bién pue­den fun­cio­nar en tiem­pos de cri­sis y que hay otra ma­ne­ra de sa­lir de es­ta sin to­car los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. Es­ta es la con­sig­na que se re­pi­te en el par­ti­do. Go­ber­nar en An­da­lu­cía no so­lo su­pon­drá pa­ra el PSOE más re­cur­sos, más po­si­bi­li­da­des de ac­ción, sino de­mos­trar que hay al­ter­na­ti­vas a lo que pro­po­nen Eu­ro­pa y el Par­ti­do Po­pu­lar. Gri­ñán re­pi­te mu­cho en es­tas se­ma­nas la si­guien­te fra­se: “Ha­cer opo­si­ción al Go­bierno cen­tral des­de An­da­lu­cía, otra for­ma de go­ber­nar es po­si­ble y lo va­mos a de­mos­trar”.

Dos pro­pues­tas so­bre la me­sa.

En cual­quier ca­so, to­do lo que pre­ten­da ha­cer Gri­ñán ten­drá que ve­nir pac­ta­do con IU, la for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar en An­da­lu­cía. So­bre la me­sa hay dos pro­pues­tas de Go­bierno. La pri­me­ra es go­ber­nar en coa­li­ción con el PSOE, re­par­tién­do­se con­se­je­rías en­tre am­bas for­ma­cio­nes. La se­gun­da es es­ta­ble­cer un pro­gra­ma de go­bierno a cum­plir en to­da la le­gis­la­tu­ra. No en­tra­rían di­rec­ta­men­te en el Eje­cu­ti­vo an­da­luz, pe­ro sí se ase­gu­ra­rían de que sus po­lí­ti­cas pac­ta­das pre­via­men­te se eje­cu­ta­ran. Se­gún fuen­tes de IU, en­tre los pun­tos exi­gi­dos por es­ta coa­li­ción es­ta­ría una ren­ta bá­si­ca pa­ra los que ha­yan de­ja­do de per­ci­bir pa­ro y sub­si­dios, aca­bar con los desahu­cios y la re­no­va­ción de todos los car­gos de la con­se­je­ría de empleo, la más afec­ta­da por el ca­so de los ERE fal­sos.

El PSOE quie­re evi­tar a to­da cos­ta que su­ce­da lo de 1994. El en­ton­ces líder Manuel Cha­ves con­si­guió ser in­ves­ti­do pre­si­den­te an­da­luz gra­cias a la abs­ten­ción de IU, pe­ro sin acuer­do de go­bierno ex­plí­ci­to con es­ta for­ma­ción. De ahí que en 1996, Cha­ves tu­vie­ra que re­cu­rrir a un ade­lan­to elec­to­ral an­te la im­po­si­bi­li­dad de sa­car sus pre­su­pues­tos ade­lan­te. PP e IU los re­cha­za­ron en el Par­la­men­to.

Por su par­te, IU de An­da­lu­cía cree que no se re­pe­ti­rá en es­ta co­mu­ni­dad lo su-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.