El Go­yi­to: 19 años y to­do un his­to­rial cri­mi­nal

Ha co­me­ti­do 51 de­li­tos y ha si­do de­te­ni­do en diez oca­sio­nes. Su his­to­ria es dig­na de pe­lí­cu­la.

Tiempo - - ESPAÑA - MAEL VA­LLE­JO

En fe­bre­ro sa­lió de la pri­sión pro­vi­sio­nal en Ma­drid y les di­jo a sus amigos y a su no­via que iba a cam­biar de vi­da. Atrás que­da­rían los años de ro­bos y per­se­cu­cio­nes po­li­cia­les y aho­ra vi­vi­ría tran­qui­lo en Va­lle­cas. No tar­dó mu­cho en ol­vi­dar­se de la pro­me­sa y co­men­zar a de­lin­quir nue­va­men­te: en me­nos de dos me­ses, co­me­tió 51 de­li­tos. Gre­go­rio Ro­drí­guez García tie­ne 19 años pe­ro su ca­ra es más que co­no­ci­da por la po­li­cía. Lo co­no­cen co­mo el Go­yi­to y ca­da vez que se pro­du­cía un alu­ni­za­je (ro­bo que se co­me­te tras es­tre­llar un co­che con­tra el es­ca­pa­ra­te de un co­mer­cio) o un atra­co en Ma­drid, se sos­pe­cha­ba de él y de su ban­da.

Fue cap­tu­ra­do, por dé­ci­ma vez, ha­ce unos días. Su pri­me­ra de­ten­ción da­ta de 2007 por ro­bo con fuer­za. Des­de en­ton­ces, co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lí­cu­la de Holly­wood, ha­bía evi­ta­do va­rias de­ten­cio­nes con­du­cien­do a to­da ve­lo­ci­dad vehícu­los de lu­jo ro­ba­dos que lan­za­ba con­tra las pa­tru­llas de la po­li­cía. Tam­bién ha­bía sa­li­do de la pri­sión sin cum­plir más de al­gu­nos me­ses en ella. Así, en no­viem­bre de 2011 ha­bía si­do aprehen­di­do por la po­li­cía des­pués de co­me­ter un ro­bo. Per­ma­ne­ció so­lo tres me­ses en pri­sión pro­vi­sio­nal. Al sa­lir, en fe­bre­ro de 2012, vol­vió a li­de­rar su ban­da, com­pues­ta por sie­te per­so­nas, que ya han si­do to­das cap­tu­ra­das. Aun­que Gre­go­rio García ya es­tá en pro­ce­so ju­di­cial de nue­vo, na­die sa­be cuán­to tiem­po es­ta­rá en pri­sión.

Me­no­res de­lin­cuen­tes.

Los ca­sos de jó­ve­nes y me­no­res que se su­man a la de­lin­cuen­cia, co­mo el Go­yi­to, no son ais­la­dos. Las au­to­ri­da­des de Ma­drid se­ña­lan que han de­tec­ta­do en­tre 300 y 350 alu­ni­ce­ros me­no­res de 25 años. De acuer­do con la Me­mo­ria Anual 2011 de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, en 2010 hu­bo 21.290 me­no­res sen­ten­cia­dos por di­ver­sos de­li­tos. En 2009 la ci­fra de sen­ten­cias con­de­na­to­rias fue de 21.467 y en 2008, de 17.992. Mu­chos de esos me­no­res, co­mo el Go­yi­to, han sa­li­do de pri­sión des­pués de al­gu­nos me­ses o se han aco­gi­do a dis­tin­tos be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios pa­ra no es­tar de­trás de las re­jas. Por ejem­plo, en 2010, la pe­na de li­ber­tad vi­gi­la­da fue im­pues­ta en 10.527 oca­sio­nes; en 2009, en 10.346 oca­sio­nes; y en 2008, en 9.382. Tam­bién ha ido in­cre­men­tán­do­se ca­da año el nú­me­ro de me­no­res que, en lu­gar de pri­sión, pres­tan ser­vi­cio en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad: en 2010 fue­ron 6.072; en 2009 fue­ron 5.441; y, en 2008, 5.371.

Lo mis­mo su­ce­de con el in­ter­na­mien­to en ré­gi­men se­mi­abier­to, las per­ma­nen­cias de fi­nes de se­ma­na y las amo­nes­ta­cio­nes. Por el con­tra­rio, el in­ter­na­mien­to en ré­gi­men ce­rra­do ha ido dis­mi­nu­yen­do año tras año. En 2010 es­ta pe­na fue im­pues­ta en 687 oca­sio­nes; en 2009 en 771; y en 2008, en 853. La Me­mo­ria Anual se­ña­la: “Con­ti­núan sien­do de uti­li­za­ción pre­fe­ren­te las me­di­das al­ter­na­ti­vas a las pri­va­ti­vas de li­ber­tad, en con­cor­dan­cia con las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”. Es­to ha per­mi­ti­do tener a un nú­me­ro me­nor de ado­les­cen­tes en pri­sión pe­ro, a la vez, que per­so­nas co­mo el Go­yi­to sal­gan a co­me­ter de­li­tos nue­va­men­te.

La vio­len­cia co­me­ti­da por me­no­res ha cre­ci­do in­clu­so con­tra sus as­cen­dien­tes y eso ha si­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do. En la cir­cu­lar 1/2010 es­ta ins­tan­cia se­ña­la la ne­ce­si­dad de ac­tuar an­te “el da­to cons­ta­ta­ble de la in­ci­den­cia que tie­nen los ma­los tra­tos fa­mi­lia­res pro­ta­go­ni­za­dos por los me­no­res, en la ma­yo­ría de los ca­sos ado­les­cen­tes va­ro­nes, ha­cia sus pro­ge­ni­to­res, nor­mal­men­te la ma­dre”.

El do­cu­men­to di­ce: “En­tre las cau­sas de la vio­len­cia es­tán una so­cie­dad per­mi­si­va que edu­ca a los ni­ños en sus de­re­chos pe­ro no en sus de­be­res; don­de ha ca­la­do el le­ma ‘no po­ner lí­mi­tes’ y don­de los pa­dres me­nos­ca­ban la au­to­ri­dad de los maes­tros, la po­li­cía u otros ciu­da­da­nos cuan­do re­pren­den a sus des­cen­dien­tes”. Tiem­po ha in­ten­ta­do sin éxi­to ha­blar con los pa­dres de el Go­yi­to pa­ra pre­gun­tar­les so­bre el com­por­ta­mien­to de su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.