Mul­ti­pli­ca­do­res y pis­ci­nas

Si el mul­ti­pli­ca­dor del gas­to fue­ra pe­que­ño o nu­lo en las ex­pan­sio­nes fis­ca­les, tam­bién de­be­ría ser­lo en las con­trac­cio­nes, por lo que los efec­tos del re­cor­te pre­su­pues­ta­rio no de­be­rían ser pa­ra tan­to.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

la dis­yun­ti­va en­tre con­so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co me pa­re­ce una –en reali­dad otra– fal­sa po­lé­mi­ca. Da por es­ta­ble­ci­do que el Go­bierno pue­de crear, o des­truir, el cre­ci­mien­to, aun­que sea pro­vi­sio­nal­men­te, mo­di­fi­can­do el pre­su­pues­to. Y yo no lo ten­go tan cla­ro. En es­te co­men­ta­rio no voy a re­su­mir la li­te­ra­tu­ra –po­co o na­da con­clu­yen­te– so­bre el tamaño del mul­ti­pli­ca­dor del gas­to pú­bli­co. Lo que voy a ha­cer es apro­ve­char­me de la si­guien­te si­me­tría: si el mul­ti­pli­ca­dor del gas­to fue­ra pe­que­ño o nu­lo en las ex­pan­sio­nes fis­ca­les, tam­bién de­be­ría ser­lo en las con­trac­cio­nes fis­ca­les. Por lo tan­to, de ser así, los efec­tos con­trac­ti­vos del ma­yor re­cor­te pre­su­pues­ta­rio de la de­mo­cra­cia no de­be­rían ser pa­ra tan­to.

Pa­ra ha­cer­nos una idea in­tui­ti­va del tamaño del mul­ti­pli­ca­dor, voy a usar un ejem­plo. Su­pon­ga­mos que el Go­bierno de un país ima­gi­na­rio, acosado por las exi­gen­cias de sus pres­ta­mis­tas, se de­ci­die­ra a ce­rrar pro­vi­sio­nal­men­te –eso sí– las pis­ci­nas pú­bli­cas, en un es­fuer­zo por de­vol­ver a su gru­ta al mons­truo de los mer­ca­dos. Quie­ro acla­rar que la na­ta­ción es uno de mis de­por­tes fa­vo­ri­tos, que soy usua­rio de las pis­ci­nas pú­bli­cas, por lo que me be­ne­fi­cio di­rec­ta­men­te de la na­ta­ción sub­ven­cio­na­da, y que no ten­go na­da con­tra la na­ta­ción pú­bli­ca. He ele­gi­do es­te ejem­plo por­que me pa­re­ce que la na­ta­ción pú­bli­ca es me­nos emo­cio­nal que la sa­ni­dad o la educación pú­bli­cas. Y por­que, cuan­do he te­ni­do di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, lo pri­me­ro que he he­cho ha si­do dar­me de ba­ja de la pis­ci­na.

De­bo con­fe­sar que no ten­go ni idea de cuán­to se aho­rra­ría con esa me­di­da. Pa­ra nor­ma­li­zar pon­ga­mos que 100 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que po­dría ser bas­tan­te me­nos, o po­dría ser mu­cho más. Pa­ra per­mi­tir que todos los afec­ta­dos tu­vie­ran tiem­po de ajus­tar­se a esa me­di­da, el pla­zo pa­ra ha­cer­la efec­ti­va se­ría de un mes (nó­te­se que es­toy sien­do mu­cho más exi­gen­te con las pis­ci­nas de ese país ima­gi­na­rio de lo que es­te Go­bierno de España lo ha si­do con­si­go mis­mo –cua­tro me­ses lar­gos pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos–, con la ban­ca –dos lar­gos años que se nos pue­den ha­cer in­ter­mi­na­bles– y con to­do lo de­más que se ha de­ja­do en el tin­te­ro). Así pues, el 1 de ma­yo de 2012, en ese país ima­gi­na­rio las ce­le­bra­cio­nes de la fies­ta del tra­ba­jo coin­ci­di­rían con el cie­rre de to­das las pis­ci­nas pú­bli­cas y el des­pi­do de todos sus tra­ba­ja­do­res. ¿Cuál se­ría el im­pac­to so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de es­ta me­di­da? La apor­ta­ción de la na­ta­ción pú­bli­ca al PIB se mi­de por los sa­la­rios de los so­co­rris­tas y del per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo y de ser­vi­cios aso­cia­do a esa ac­ti­vi­dad. Pon­ga­mos que ese aho­rro son 80 mi­llo­nes de eu­ros. Pues bien, el PIB de ese país se con­trae­ría de for­ma in­me­dia­ta en esa can­ti­dad.

Pe­ro, ade­más, el sec­tor pú­bli­co de­ja­ría de pa­gar la elec­tri­ci­dad que se usa pa­ra ilu­mi­nar las pis­ci­nas y ha­cer fun­cio­nar sus fil­tros, el clo­ro que se usa pa­ra de­sin­fec­tar el agua y todos los de­más con­su­mi­bles que se uti­li­zan en el fun­cio­na­mien­to de las pis­ci­nas. Su­pon­ga­mos que ese aho­rro su­pu­sie­ra los 20 mi­llo­nes de eu­ros res­tan­tes. Es­ta can­ti­dad su­po­ne una me­nor fac­tu­ra­ción de los pro­vee­do­res de las pis­ci­nas pú­bli­cas. Si es­tos fue­ran in­ca­pa­ces de en­con­trar otros clien­tes, una par­te de esa pro­duc­ción –por ejem­plo el clo­ro– se con­ta­bi­li­za­ría co­mo un au­men­to de exis­ten­cias –y por lo tan­to no se ve­ría re­fle­ja­do en una dis­mi­nu­ción in­me­dia­ta del PIB, por lo que el im­pac­to del cie­rre ya es me­nor que uno– pe­ro el res­to sí que lo ha­ría (tam­bién es verdad que si ese país sub­ven­cio­na­ra la pro­duc- ción de elec­tri­ci­dad in­cu­rrien­do en un dé­fi­cit ta­ri­fa­rio ha­bría una fuen­te adi­cio­nal de aho­rro pa­ra el sec­tor pú­bli­co. Pe­ro no nos per­da­mos en de­ta­lles con­ta­bles).

¿Qué más ocu­rri­ría? Cla­ra­men­te el cie­rre de las pis­ci­nas pú­bli­cas de­ja­ría des­aten­di­da a una par­te de sus usua­rios, que in­ten­ta­rían na­dar en otros si­tios. Po­si­ble­men­te el sec­tor pri­va­do se ha­ría car­go de al­gu­nas de las pis­ci­nas ce­rra­das –de aque­llas que tu­vie­ran de­man­da su­fi­cien­te pa­ra jus­ti­fi­car su reaper­tu­ra–. Las em­pre­sas pri­va­das pa­ga­rían al sec­tor pú­bli­co un al­qui­ler por las ins­ta­la­cio­nes, con­tra­ta­rían a al­gu­nos de los so­co­rris­tas y au­xi­lia­res –ca­si se­gu­ro que no a todos, so­lo a los im­pres­cin­di­bles pa­ra ha­cer que las ins­ta­la­cio­nes fue­ran ren­ta­bles– y com­pra­rían el clo­ro y los ki­lo­wa­tios ne­ce­sa­rios. Y los re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les que no se vol­vie­ran a em­plear en la na­ta­ción pú­bli­ca que­da­rían li­be­ra­dos pa­ra de­di­car­se a otras ac­ti­vi­da­des. Nó­te­se que es­tas reaper­tu­ras, re­con­tra­ta­cio­nes y com­pras vuel­ven a re­du­cir el tamaño del im­pac­to so­bre el cre­ci­mien­to de la re­duc­ción del gas­to pú­bli­co que, en un es­ce­na­rio qui­zás exa­ge­ra­da­men­te op­ti­mis­ta, po­dría apro­xi­mar­se a ce­ro. Tam­bién ocu­rri­ría que al­gu­nas per­so­nas se que­da­rían sin na­dar y bus­ca­rían de­por­tes al­ter­na­ti­vos, co­mo co­rrer en los par­ques, ha­cer ta­blas de gim­na­sia o pa­sear por las ro­sa­le­das. Si in­sis­ti­mos en ser pe­si­mis­tas, o si no nos gus­ta el par­ti­do del Go­bierno, ar­gu­men­ta­re­mos que todos los so­co­rris­tas des­pe­di­dos ter­mi­na­rán en el pa­ro y que, al fi­nal, en ese país ima­gi­na­rio so­lo ter­mi­na­rán na­dan­do los de siem­pre, o sea, los ri­cos. Pe­ro no ten­dre­mos mu­cha ra­zón.

Y, pues­tos a pe­dir, qui­zás ocu­rri­ría que los ciu­da­da­nos em­pe­za­rían a du­dar de la efi­ca­cia de las ex­pan­sio­nes fis­ca­les y a en­ten­der que los ser­vi­cios pú­bli­cos, las sub­ven­cio­nes y las trans­fe­ren­cias, antes o des­pués, las pa­ga­mos en­tre todos los con­tri­bu­yen­tes, y que re­di­men­sio­nar de verdad el sec­tor pú­bli­co y ha­cer­lo con­sis­ten­te con la reali­dad eco­nó­mi­ca de un país bien pu­die­ra ser la me­jor for­ma de fa­vo­re­cer su cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.