Qué quie­ren los mer­ca­dos que no ten­gan ya

La vuel­ta a las ten­sio­nes de li­qui­dez en la Eu­ro­zo­na y las du­das so­bre los re­cor­tes que tie­nen que ha­cer en sus cuen­tas las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han vuel­to a po­ner de ac­tua­li­dad la pri­ma de ries­go.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

La vuel­ta de Se­ma­na San­ta ha si­do al­go con­vul­sa. El lu­nes de Pas­cua, fes­ti­vo en la bol­sa es­pa­ño­la, los mer­ca­dos es­ta­ban re­vo­lu­cio­na­dos. Se es­pe­cu­la­ba con una nue­va vuel­ta de tuer­ca a España y el Go­bierno anun­ció un re­cor­te adi­cio­nal de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, es­ta vez en los gas­tos au­to­nó­mi­cos de sa­ni­dad y educación. El mar­tes abrió la bol­sa a la ba­ja y ce­rró peor aún, en mí­ni­mos anua­les que los ana­lis­tas con­si­de­ra­ban co­mo un avi­so de los mer­ca­dos. Pe­ro en­ton­ces, ¿qué quie­ren los mer­ca­dos que no ten­gan ya? ¿Por qué se vol­vió a ha­blar de in­ter­ven­ción cuan­do ya pa­re­cía ol­vi­da­da? ¿So­lu­cio­na­ría al­go que España fue­ra in­ter­ve­ni­da?

“Antes de na­da –di­ce Jo­sé Luis Mar­tí­nez Cam­pu­zano, es­tra­te­ga de Ci­ti en España– es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar el tér­mino de in­ter­ven­ción de la res­truc­tu­ra­ción, vo­lun­ta­ria o di­rec­ta­men­te quie­bra. La in­ter­ven­ción, tal co­mo la co­no­ce­mos en Eu­ro­pa, se en­tien­de co­mo un so­por­te fi­nan­cie­ro al sec­tor pú­bli­co del país en cues­tión ( aun­que par­te sea pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar la ban­ca) que obli­ga a que el di­se­ño de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ven­ga im­pues­to des­de el ex­te­rior. Tie­ne sen­ti­do: po­nen el di­ne­ro, lue­go pue­den exi­gir. Pe­ro ya he­mos vis­to có­mo los paí­ses in­ter­ve­ni­dos en Eu­ro­pa al fi­nal no es­tán evo­lu­cio­nan­do co­mo se es­pe­ra­ba”.

Qui­zás el me­jor ejem­plo de ello sea el de Gre­cia, que tras dos mul­ti­mi­llo­na­rias ayu­das que te­nían su­pues­ta­men­te co­mo des­tino la sal­va­ción de las fi­nan­zas pú­bli­cas del país, fi­nal­men­te ha vis­to có­mo su economía es­tá su­mi­da en un círcu­lo vi­cio­so de es­ca­so cre­ci­mien­to, me­no­res in­gre­sos por im­pues­tos, me­nos gas­to pú­bli­co, caí­da del con­su­mo pri­va­do y pro­fun­di­za­ción de la cri­sis. Se­gún Mar­tí­nez Cam­pu­zano, los ajus­tes res­tric­ti­vos so­bre los paí­ses in­ter­ve­ni­dos se su­per­po­nen y la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca se re­tro­ali­men­ta. Los mer­ca­dos man­tie­nen ade­más los pre­cios de la deu­da pú­bli­ca por en­ci­ma de lo ra­zo­na­ble. “Al fi­nal –di­ce es­te ex­per­to–, con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción pa­ra el sec­tor pri­va­do ca­si im­po­si­bles en pre­cio y en mag­ni­tud. La in­ter­ven­ción no es la pa­na­cea. De he­cho lo com­pli­ca­do es có­mo aban­do­nar­la y re­tor­nar de nue­vo a la fi­nan­cia­ción del mer­ca­do. Pe­ro es im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar que un pro­ble­ma de li­qui­dez, co­mo tie­nen es­tos paí­ses, se con­vier­ta en uno de sol­ven­cia. Es­to es tam­bién im­por­tan­te: se in­ten­ta tam­bién de­li­mi­tar el da­ño que pro­du­ci­ría en tér­mi­nos de ries­go sis­té­mi­co en Eu­ro­pa”.

La fa­tí­di­ca se­sión del mar­tes pos­te­rior a Se­ma­na San­ta tuvo, sin em­bar-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.