TUR­BU­LEN­CIAS

Tiempo - - ECONOMÍA -

go, dos ras­gos di­fe­ren­cia­les que dan que pen­sar. El pri­me­ro es que España no fue la úni­ca en caer, por más que mu­chos aná­li­sis coin­ci­die­ran esa jor­na­da en que los mer­ca­dos ha­bían vuel­to a de­jar de fiar­se de España. ¿Tam­po­co se fían del res­to de Eu­ro­pa? Mien­tras en Ma­drid el Ibex35 caía un 2,96%, el mer­ca­do bur­sá­til ho­lan­dés ba­ja­ba un 2,86%, la bol­sa fran­ce­sa se de­ja­ba un 3,08%, la ale­ma­na ba­ja­ba un 2,49% y la ita­lia­na se des­plo­ma­ba un 4,98%. Las pér­di­das, pues, eran ge­ne­ra­li­za­das. ¿Ha­bía al­gu­na otra ra­zón?

Aquí los ana­lis­tas apun­tan al­gu­nas cues­tio­nes im­por­tan­tes. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) ha de­ja­do de pres­tar di­ne­ro a dies­tro y si­nies­tro. Más bien al con­tra­rio, ha re­cu­pe­ra­do pa­ra su ba­lan­ce 750.000 mi­llo­nes de eu­ros en de­pó­si­tos que los ban­cos pri­va­dos abren al 0,25%, con lo que es­tá dre­nan­do par­te de la li­qui­dez que in­yec­tó en las úl­ti­mas subas­tas de di­ne­ro ba­ra­to. Lo alar­man­te, se­gún los ex­per­tos, es que la ban­ca pri­va­da eu­ro­pea pre­fie­ra de­jar sus dis-

Los mer­ca­dos van a su­frir en los pró­xi­mos me­ses nue­vos epi­so­dios de tur­bu­len­cias en las bol­sas y en la pri­ma de ries­go es­pa­ño­la. Las ten­sio­nes eco­nó­mi­cas de Eu­ro­pa se van a ver re­for­za­das por una se­rie de acon­te­ci­mien­tos que cuan­do se pro­du­cen a la vez provocan mie­dos y du­das. España se en­fren­ta prác­ti­ca­men­te a un exa­men per­ma­nen­te de sus cuen­tas y las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y los mer­ca­dos pi­den ex­pli­ca­cio­nes de ca­da ges­to que ha­ce el Go­bierno pa­ra sa­tis­fa­cer el an­sia de re­cor­tes de gas­tos de Eu­ro­pa y de los ex­per­tos. La ley de acom­pa­ña­mien­to de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do ten­drá que ex­pli­ci­tar mu­chas de las me­di­das que has­ta aho­ra han si­do anun­cios. Y ade­más, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Fran­cia van a pro­vo­car tam­bién te­mo­res en los mer­ca­dos por la po­si­bi­li­dad de un vuel­co en el po­der que quie­bre la sin­to­nía en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en­tre los go­bier­nos de Pa­rís y Ber­lín. po­ni­bi­li­da­des de li­qui­dez en una cuenta en el BCE que so­lo les da el 0,25% en lu­gar de in­yec­tar­lo a los sis­te­mas eco­nó­mi­cos de los paí­ses res­pec­ti­vos pa­ra ani­mar la economía. Eso re­trae a los mer­ca­dos y ex­pli­ca par­te del ba­ta­ca­zo de las bol­sas tras las va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta.

Ade­más de es­to, la vuel­ta a la ac­ti­vi­dad bur­sá­til es­tu­vo mar­ca­da por fuer­tes caí­das en las co­ti­za­cio­nes de los ban­cos, que fue­ron los que fi­nal­men­te arras­tra­ron a la ba­ja los prin­ci­pa­les ín­di­ces eu­ro­peos. El cie­rre del gri­fo por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo vuel­ve a po­ner de ac­tua­li­dad las ten­sio­nes de li­qui­dez en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro de la zo­na del euro y eso, a su vez, re­pre­sen­ta una di­fi­cul­tad aña­di­da pa­ra la po­si­bi­li­dad de que los paí­ses que la for­man co­mien­cen de­ci­di­da­men­te a ver cre­cer sus eco­no­mías. De he­cho, uno de los ru­mo­res que se ex­ten­dió por los mer­ca­dos co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra era la po­si­bi­li­dad de que los ban­cos pri­va­dos uti­li­za­ran par­te del Fon­do de Res­ca­te Eu­ro­peo pa­ra sa­near sus cuen­tas y po­der des­ti­nar la li­qui­dez pro­pia a im­pul­sar su ne­go­cio, que no es otro que con­ce­der prés­ta­mos. La po­si­bi­li­dad fue ne­ga­da de for­ma ra­di­cal en po­cas ho­ras.

Aun así, es cier­to que el ca­so es­pa­ñol tie­ne sus con­no­ta­cio­nes pro­pias. Los ban­cos tie­nen una im­por­tan­te deu­da

Re­for­ma fi­nan­cie­ra.

Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­tán de­trás tam­bién de otro de los pro­ble­mas que si­guen vien­do los ana­lis­tas en el sis­te­ma es­pa­ñol, y que no es otro que la to­da­vía no con­clui­da re­for­ma fi­nan­cie­ra. Los ex­per­tos creen que se ha tar­da­do mu­cho en co­ger el to­ro por los cuer­nos y que la lim­pia que ne­ce­si­tan los ba­lan­ces ban­ca­rios de sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios no pue­de es­pe­rar más. A ello van des­ti­na­dos los más de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros que les exi­ge la nue­va ley apro­ba­da por el Go­bierno, pe­ro los mer­ca­dos quie­ren más ve­lo­ci­dad.

Des­de el Ban­co de España se han pues­to ya ma­nos a la obra y han ace­le­ra­do la vuel­ta al sec­tor pri­va­do de las en­ti­da­des en las que el Es­ta­do se con­vir­tió en ma­yor ac­cio­nis­ta al tener que po­ner di­ne­ro del Fon­do de Res­ca­te Or­de­na­do Ban­ca­rio (FROB). El go­ber­na­dor, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, no des­apro­ve­cha nin­gu­na de las oca­sio­nes en que ha­bla en pú­bli­co pa­ra re­cor­dar, ade­más, el es­fuer­zo que ya ha he­cho el sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. “En lo que se re­fie­re al sa­nea­mien­to –de­cía ha­ce po­cos días–, des­de fi­na­les de 2007 has­ta fi­nal del año pa­sa­do se han in­cre­men­ta­do las pro­vi­sio­nes en 112.000 mi­llo­nes de eu­ros. Cuan­do es­te año, gra­cias al re­cien­te Real De­cre­to-ley, se com­ple­te un sa­nea­mien­to adi­cio­nal de 35.000 mi­llo­nes, se al­can­za­rá la ci­fra de 147.000 mi­llo­nes de eu­ros, o sea, un 14% del PIB”. Una ci­fra na­da des­de­ña­ble que ha sa­li­do de los ba­lan­ces de las pro­pias en­ti­da­des.

Aun así, las pers­pec­ti­vas pa­ra las pró­xi­mas se­ma­nas son de su­frir más de un sus­to. Tal y co­mo ade­lan­ta­ba Tiem­po en su úl­ti­mo nú­me­ro (1.449), el Go­bierno ha lo­gra­do que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas se crean los re­cor­tes in­clui­dos en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, pe­ro tie­nen du­das so­bre las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Han pe­di­do acla­ra­cio­nes antes de fi­nal de mes y cuan­do hay du­das, los mer­ca­dos no reac­cio­nan bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.