No­rue­ga lle­va a jui­cio a su mons­truo

Nue­ve me­ses des­pués comienza la vis­ta por la ma­tan­za de Utø­ya, en la que fa­lle­cie­ron 77 per­so­nas. El ul­tra­de­re­chis­ta Anders Beh­ring Brei­vik se nie­ga a que le con­si­de­ren de­men­te, por­que se­gún él se­ría “la hu­mi­lla­ción de­fi­ni­ti­va”.

Tiempo - - MUNDO - POR GLO­RIA MO­RENO (Os­lo, No­rue­ga)

No­rue­ga ha em­pe­za­do la cuenta atrás: el lu­nes 16 de abril comienza en Os­lo el jui­cio con­tra Anders Beh­ring Brei­vik, el ul­tra­de­re­chis­ta que el pa­sa­do 22 de ju­lio eje­cu­tó a san­gre fría y con ex­tre­ma cruel­dad a 77 per­so­nas, la ma­yo­ría ado­les­cen­tes que asis­tían a un cam­pa­men­to de ve­rano en la bu­có­li­ca is­la de Utø­ya. Han pa­sa­do ca­si nue­ve me­ses des­de la tra­ge­dia y el país no ha de­ja­do de de­ba­tir y re­fle­xio­nar so­bre lo ocu­rri­do. Pe­ro, so­bre to­do, se im­po­ne una pregunta: ¿por qué?. Por qué en No­rue­ga, por qué tan­ta sa­ña y tan­to odio con­tra unos jó­ve­nes in­de­fen­sos. La do­lo­ro­sa catarsis en la que se ha­lla in­mer­sa la na­ción cul­mi­na­rá con los dos me­ses lar­gos de jui­cio que se ave­ci­nan, en los que el ver­du­go se en­fren­ta­rá fi­nal­men­te, es­po­sa­do y sin ar­mas, a la Jus­ti­cia.

Gran par­te de la aten­ción me­diá­ti­ca se cen­tra es­tos días en Brei­vik, ese per­ver­so ho­mi­ci­da lle­ga­do de la na­da que con­vir­tió una apa­ci­ble tar­de del mes de ju­lio en la peor pe­sa­di­lla vi­vi­da por No­rue­ga des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Dis­fra­za­do de po­li­cía, pa­só com­ple­ta­men­te des­aper­ci­bi­do mien­tras co­lo­ca­ba una fur­go­ne­ta-bom­ba en pleno cen­tro gu­ber­na­men­tal de Os­lo, jus­to de­ba­jo del des­pa­cho del pri­mer mi­nis­tro. Allí fa­lle­cie­ron ocho per­so­nas. Ac­to se­gui­do se di­ri­gió a Utø­ya, una pe­que­ña is­la si­tua­da a unos 40 ki­ló­me­tros al no­roes­te de la ca­pi­tal, y abrió fue­go con­tra los más de 550 jó­ve­nes que asis­tían a unas co­lo­nias or­ga­ni­za­das por la ra­ma juvenil del Par­ti­do La­bo­ris­ta, la for­ma­ción que ac­tual­men­te go­bier­na el país.

Un to­tal de 69 per­so­nas per­die­ron la vi­da en es­te se­gun­do ata­que. La más jo­ven era Sha­ridyn Sve­bakk-bøhn, a quien su fa­mi­lia y amigos so­lían lla­mar Sis­si. El 17 de ju­lio, cin­co días antes de la ma­tan­za, ha­bía ce­le­bra­do su 14 cum­plea­ños. Era la ma­yor de tres her­ma­nas y sus pa­dres la des­cri­ben co­mo “una ni­ña bo­ni­ta, ca­ri­ño­sa, lle­na de ener­gía”. “Con su gran co­ra­zón, ge­ne­ra­ba mu­cha em­pa­tía con los de­más, era leal y muy bue­na cuan­do se tra­ta­ba de apo­yar y con­for­tar a al­guien que atra­ve­sa­ba al­gu­na di­fi­cul­tad”, re­cuer­dan sus pro­ge­ni­to­res, sin ol­vi­dar con cier­ta amar­gu­ra las ga­nas y la emo­ción con que su hi­ja ha­bía acu­di­do a la is­la de Utø­ya pa­ra dis­fru­tar de sus pri­me­ras co­lo­nias de ve­rano con la or­ga­ni­za­ción la­bo­ris­ta.

Sis­si no fue la úni­ca ni­ña a la que Brei­vik arran­có la vi­da. Ba­jo sus ba­las tam­bién ca­ye­ron Ke­vin, Johan­nes, Eivind, Bir­git­te... Todos ellos ha­bían na­ci­do en 1996, por lo que te­nían en­tre 14 y 15 años cuan­do les sor­pren­dió la muer­te. La ma­yo­ría de las víc­ti­mas, de he­cho, es­ta­ban por de­ba­jo de los 20. Al­gu­nos no tu­vie­ron tiem­po de reac­cio­nar y mu­rie­ron en el ac­to. Otros in­ten­ta­ron es­ca­par, es­con­dién­do­se en­tre los ár­bo­les, de­trás de las ro­cas o ti­rán­do­se al agua pa­ra in­ten­tar lle­gar a la otra ori­lla. Mu­chos tu­vie­ron suer­te y lo pue­den con­tar. Es el ca­so de So­fie y Ha­kon, de 19 y 20 años, res­pec­ti­va­men­te, cu­ya hui­da a na­do des­de la is­la fue pre­ci­sa­men­te el co­mien­zo de su no­viaz­go. Su his­to­ria es la ca­ra ama­ble de la tra­ge­dia. Otros, sin em­bar­go, no tu­vie­ron tan­ta for­tu­na y aca­ba­ron sien­do al­can­za­dos por Brei­vik, que dis­pu­so de una ho­ra y veinte mi­nu- tos pa­ra eje­cu­tar su salvaje ca­ce­ría antes de ser arres­ta­do por la po­li­cía.

Una mez­cla de es­pe­ran­za y te­rror em­bar­ga es­tos días a cien­tos de fa­mi­lias y su­per­vi­vien­tes que aguar­dan an­sio­sos el co­mien­zo del jui­cio. Es­pe­ran­za, por­que al fin se ha­rá jus­ti­cia. Pe­ro tam­bién te­rror, por­que, de al­gún mo­do, se ve­rán obli­ga­dos a re­vi­vir los que pro­ba­ble­men­te fue­ron los mo­men­tos más do­lo­ro­sos y ho­rri­bles de su vi­da. A lo lar­go de los dos me­ses y pi­co que du­ra­rá el pro­ce­so, se­rán ana­li­za­dos con me­ticu­loso detalle todos los he­chos, las cir­cuns­tan­cias de ca­da muer­te, la di­rec­ción de ca­da ba­la, la gra­ve­dad de ca­da he­ri­da.

Se­gui­mien­to del jui­cio.

“Sa­be­mos que se­rá du­ro, pe­ro es al­go por lo que te­ne­mos que pa­sar”, ex­pli­ca a Tiem­po Kitty Ei­de, miem­bro del gru­po de apo­yo a los afec­ta­dos y ma­dre de una de las su­per­vi­vien­tes. Aun con to­do, el mo­do en que se dis­po­nen a afron­tar es­te acon­te­ci­mien­to va­ría de per­so­na a per­so­na. “Al­gu­nos quie­ren co­no­cer todos los de­ta­lles so­bre los ata­ques, otros de­cla­ran: ‘[El te­rro­ris­ta] ya me ha ro­ba­do una par­te de­ma­sia­do gran­de de mi vi­da, por lo que no voy a gas­tar ni un so­lo mi­nu­to más en él”.

El jui­cio se ce­le­bra­rá en Os­lo, aun­que las au­to­ri­da­des han pues­to a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos 18 cor­tes en to­do el país des­de las que po­drán se­guir por se­ñal te­le­vi­si­va in­ter­na lo que ocu­rra en el tri­bu­nal. De es­te mo­do, to­do aquel que desee se­guir el jui­cio en su pro­pia re­gión po­drá ha­cer­lo sin tener que des­pla­zar­se a Os­lo. Las ca­de­nas de televisión, en cam­bio, so­lo po­drán re­trans­mi­tir al­gu­nas par­tes del jui­cio, mien­tras que en otras no se po­drán sa­car fotos o gra­bar ví­deos. Es­ta prohi­bi­ción pe­sa­rá tan­to so­bre la com­pa­re­cen­cia de Brei­vik co­mo so­bre las de las víc­ti­mas. El ob­je­ti­vo es evi­tar más su­fri­mien­to del ne­ce­sa­rio e im­pe­dir que el jui­cio aca­be con­vir­tién­do­se en un ac­to de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.