La cri­sis no apa­re­ce por Macedonia

El Go­bierno bal­cá­ni­co desa­rro­lla un gi­gan­tes­co plan de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra con­ver­tir el país en la me­ca del tu­ris­mo.

Tiempo - - MUNDO - POR IRE­NE SA­VIO (Skop­je)

la es­ta­tua de bron­ce, de más de 20 me­tros de al­tu­ra, se eri­ge ma­jes­tuo­sa en la prin­ci­pal plaza de la ca­pi­tal macedonia, don­de re­po­sa so­bre un la­go de mo­sai­cos co­lo­ra­dos y un pe­des­tal de már­mol ita­liano. El gue­rre­ro mon­ta un ca­ba­llo en­ca­bri­ta­do, de un tamaño irreal­men­te in­fe­rior con res­pec­to al del ji­ne­te. Se pa­re­ce al rey Ale­jan­dro Magno y, co­mo con­fir­man los lo­ca­les, lo es. Pe­ro no ofi­cial­men­te. Su nom­bre, a pe­sar de que no lo acla­re ni un mi­núscu­lo le­tre­ro, es Gue­rre­ro a ca­ba­llo.

Na­da es lo que pa­re­ce en Macedonia, país de es­pías y com­plots oc­ci­den­ta­les, se­gún cuen­tan las guías a los es­ca­sos e im­pá­vi­dos tu­ris­tas que se aven­tu­ran has­ta aquí. Y es­to por­que, a 20 años de su se­pa­ra­ción de la ex­tin­ta Yu­gos­la­via, en enero de 1992, Macedonia no es aún, ni mu­cho me­nos, un pue­blo en paz. No ha re­suel­to to­da­vía la dispu­ta con Gre­cia por su nom­bre y por la pa­ter­ni­dad de Ale­jan­dro Magno. Ni ha ce­rra­do el con­flic­to con la mi­no­ría al­ba­ne­sa que vi­ve en el país y con la que, tras los vio­len­tos cho­ques de 2001, la ten­sión nun­ca se ha di­si­pa­do com­ple­ta­men­te.

Skop­je 2014, el fa­raó­ni­co pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co del Go­bierno pre­si­di­do por la con­ser­va­do­ra Or­ga­ni­za­ción Re­vo­lu­cio­na­ria Macedonia del In­te­rior (VMRODPMNE), es una prue­ba más de cuan con­tun­den­tes pue­den ser las he­ri­das del pa­sa­do y las cri­sis de iden­ti­dad. Co­mo an­ta­ño hi­cie­ron otros lí­de­res bal­cá­ni­cos, las au­to­ri­da­des ma­ce­do­nias quie­ren que Skop­je es­té a la al­tu­ra del res­to de Eu­ro­pa y sea una me­ca del tu­ris­mo. Y por ello es­tán ex­plo­tan­do el res­plan­dor del ex­tin­to Im­pe­rio de Ale­jan­dro Magno, cu­yo nom­bre ya se ha usa­do pa­ra el ae­ro­puer­to y una de las prin­ci­pa­les ca­rre­te­ras del país. “El ob­je­ti­vo es que Skop­je se pa­rez­ca a una ver­da­de­ra ciu­dad eu- ro­pea”, ha ex­pli­ca­do re­cien­te­men­te el ar­qui­tec­to Van­gel Bozy­novs­ki, uno de los re­pre­sen­tan­tes de la nue­va ideo­lo­gía ul­tra­na­cio­na­lis­ta.

De ahí que la ciu­dad pa­dez­ca en es­tos días una gi­gan­tes­ca ac­ti­vi­dad en obras, don­de las grúas no de­jan de fun­cio­nar y los obre­ros tra­ba­jan a una ve­lo­ci­dad inusual pa­ra es­tos pa­ra­jes. To­do pa­ra la re­cons­truc­ción de una vein­te­na de edi­fi­cios, de du­do­so es­ti­lo neo­clá­si­co y al­go kitsch, en­tre los que se cuen­tan un mar­mó­reo ar­co del triunfo, un mu­seo de la Lu­cha Macedonia y, cla­ro es­tá, la es­ta­tua de Ale­jan­dro, que fue inau­gu­ra­da en ju­nio del año pa­sa­do. El pro­ce­so se ini­ció ha­ce dos años y su fi­na­li­za­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra 2014, por una in­ver­sión que su­ma­ría en­tre los y 500 mi­llo­nes de dó­la­res (en­tre 80 y 375 mi­llo­nes de eu­ros), se­gún las di­fe­ren­tes ci­fras ofre­ci­das por el Go­bierno y la opo­si­ción. “La ciu­dad se es­tá con­vir­tien­do en un par­que te­má­ti­co”, cri­ti­ca Ire­na N., una es­tu­dian­te que no es­con­de sus du­das so­bre la es­té­ti­ca del pro­yec­to.

De­li­rios de gran­de­za.

Sin em­bar­go, más allá de las iro­nías y de Gre­cia, el pro­ble­ma no son so­lo los de­li­rios de gran­de­za del Go­bierno sino que el plan ele­va a los al­ta­res los con­tro­ver­ti­dos orí­ge­nes pre­cris­tia­nos del país, a cos­ta de ese 30% de al­ba­ne­ses ma­ce­do­nios. Una voz de alar­ma la dio el anun­cio de que en­tre los nue­vos mo­nu­men­tos tam­bién fi­gu­ra una es­ta­tua que re­cuer­da a los po­li­cías ase­si­na­dos du­ran­te el con­flic­to en­tre al­ba­ne­ses mu­sul­ma­nes y es­la­vos cris­tia­nos or­to­do­xos en 2001. Y eso que, si bien el acuer­do de paz de Oh­rid evi­tó que el país ca­ye­ra en la gue­rra ci­vil, los al­ter­ca­dos no han aca­ba­do. So­lo en fe­bre­ro, dos igle­sias or­to­do­xas fue­ron in­cen­dia­das en las lo­ca­li­da­des de La­bu­nis­ta y Ma­la Re­ci­ca, ha­cien­do pe­li­grar el equi­li­brio ét­ni­co.

Por otra par­te, tam­po­co con Gre­cia el con­flic­to es le­tra muer­ta. El país he­leno, que en los 90 im­pu­so un em­bar­go so­bre su ve­cino más pe­que­ño, blo­quea ile­gí­ti­ma­men­te el ac­ce­so de Macedonia a la OTAN des­de 2008, se­gún re­co­no­ció en di­ciem­bre una sen­ten­cia de Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Ha­ya. Así, el pa­sa­do 20 de fe­bre­ro, el me­dia­dor de Na­cio­nes Uni­das, Matt­hew Ni­metz, via­jó a Gre­cia y Skop­je pa­ra en­con­trar una so­lu­ción a un asun­to que mu­chos ob­ser­va­do­res creen que gra­vi­ta so­bre los equi­li­brios den­tro de la pro­pia OTAN, en par­ti­cu­lar so­bre Tur­quía y Gre­cia. Lo di­jo, de al­gu­na for­ma, el pro­pio Ni­metz: “Es­te es un asun­to re­gio­nal y es un asun­to de se­gu­ri­dad mun­dial de gran in­te­rés, in­du­da­ble­men­te, de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos”.

Ale­jan­dro Magno. Ins­ta­la­ción de ‘Gue­rre­ro a ca­ba­llo’, de 20 m. de al­tu­ra, en la ca­pi­tal macedonia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.