LOS TE­SO­ROS DE LOS ES­CRI­TO­RES

Las gran­des plu­mas ate­so­ran enor­mes bi­blio­te­cas. ha mi­ra­do en sus anaque­les pa­ra ver cuá­les son los li­bros fa­vo­ri­tos (y las ma­nías) de al­gu­nas fi­gu­ras de la li­te­ra­tu­ra.

Tiempo - - CULTURA - JUAN SO­TO IVARS

En tiem­pos de pri­va­ti­za­ción, cuan­do la aus­te­ri­dad pa­re­ce ser lo úni­co que se com­par­te con los de­más, cre­ce la cu­rio­si­dad del ciu­da­dano por los ede­nes pri­va­dos. Lu­ga­res a los que so­lo unos po­cos tie­nen ac­ce­so ali­men­tan la pro­gra­ma­ción de las parrillas te­le­vi­si­vas: ri­ca­cho­nes mos­tran­do sus ya­tes, sus co­ci­nas, las zo­nas vips de los clu­bes más ex­clu­si­vos. Los hu­ra­ños pa­raí­sos ve­da­dos en épo­ca de es­ca­sez.

Los ma­los tiem­pos eco­nó­mi­cos lo son tam­bién pa­ra la lí­ri­ca. Cie­rran edi­to­ria­les, las bi­blio­te­cas pú­bli­cas re­du­cen su in­ges­ta de li­bros y pa­re­ce un sue­ño im­po­si­ble ga­nar­se la vi­da es­cri­bien­do, por bien que se ha­ga. Pa­ra col­mo, el li­bro elec­tró­ni­co irrum­pe con la va­ni­dad de al­ma­ce­nar una bi­blio­te­ca en­te­ra en la pal­ma de la mano. Y, sin em­bar­go, igual que los jar­di­nes pri­va­dos es­con­den ce­lo­sa­men­te su encanto a las ciu­da­des, eso pa­sa tam­bién con las bi­blio­te­cas de los es­cri­to­res.

An­to­nio Ga­mo­ne­da otor­gó a Je­sús Mar­cha­ma­lo el tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co de Ins­pec­tor de Bi­blio­te­cas y des­de 2007 mu­chos es­cri­to­res le han per­mi­ti­do ex­plo­rar es­tas ca­jas fuer­tes del sa­ber y el fetichismo lec­tor. Con au­tén­ti­ca de­lec­ta­ción reunió es­te pe­rio­dis­ta sus eta­pas en el via­je por los es­tan­tes de veinte es­cri­to­res es­pa­ño­les en Don­de se guar­dan los li­bros, edi­ta­do por Siruela.

Y es que las bi­blio­te­cas acu­mu­lan pa­pel pe­ro tam­bién historias. En el li­bro de Mar­cha­ma­lo se cuenta el pri­mer li­bro­ci­dio de En­ri­que Vi­la Matas, que de­ci­dió ser escritor y pa­ra ello tuvo que pur­gar de su bi­blio­te­ca los pe­sa­dos to­mos de De­re­cho, que fue­ron a pa­rar al con­te­ne­dor en una no­che de llu­via. Tam­bién se cuenta cuál fue el pri­mer li­bro que pu­do leer An­to­nio Ga­mo­ne­da des­pués de que la Gue­rra Ci­vil aca­ba­se con la bi­blio­te­ca pa­ter­na.

Se des­cri­be la fa­cha­da be­li­co­sa de las bi­blio­te­cas de Pé­rez Re­ver­te, que ex­hi­be un ka­lash­ni­kov, o la de Ja­vier Ma­rías, cus­to­dia­da por sol­da­di­tos de plo­mo. Se cuen­tan los sis­te­mas es­tra­fa­la­rios con que or­ga­ni­za sus li­bros Fer­nan­do Sa­va­ter, de for­ma que so­lo él po­dría en­con­trar un tí­tu­lo, y tam­po­co fal­tan historias fan­tas­ma­gó­ri­cas co­mo la de Cla­ra Ja­nés, que des­cu­brió una puer­ta tras uno de los es­tan­tes de su ca­sa de ju­ven­tud y, al otro la­do, una ha­bi­ta­ción cu­ya exis­ten­cia ig­no­ra­ba su fa­mi­lia.

Tam­bién son in­tere­san­tes las fotos que Mar­cha­ma­lo hi­zo a los au­to­res an­te sus bi­blio­te­cas: en ellas se de­tec­ta es­te or­gu­llo ca­si in­fan­til de quien mues­tra su co­lec­ción de te­so­ros. Po­sa Ma­rio Var­gas Llo­sa an­te sus li­bros, subido a una es­ca­le­ra que da pis­tas so­bre la al­tu­ra de los anaque­les y del or­gu­llo del pro­pie­ta­rio; se apo­ya en una bal­da So­le­dad Puér­to­las, mi­ran­do con me­lan­co­lía una de las mu­chas fotos fa­mi­lia­res que dis­tri­bu­ye de­lan­te de los lo­mos...

Pe­ro ¿leen los es­cri­to­res todos sus li­bros? Idea tan ab­sur­da pa­ra Mar­cha­ma­lo co­mo la que ex­pli­ca pa­ra Tiem­po con una bue­na anéc­do­ta: “Cuenta Andrés Trapiello esa vez que, vien­do su bi­blio­te­ca lle­na de li­bros, le pre­gun­ta­ron a qué se de­di­ca­ba. Y cuan­do di­jo que era escritor le pre­gun­ta­ron si los ha­bía es­cri­to él todos”.

Di­me qué li­bros lees y te di­ré quién eres.

Un au­tor pue­de acu­mu­lar li­bros su­fi­cien­tes co­mo pa­ra lle­nar va­rias ca­sas, co­mo es el ca­so de Ja­vier Ma­rías o Andrés Trapiello, que tie­nen la suer­te de po­dér­se­lo per­mi­tir. Sán­chez Dra­gó se jac­ta de acu­mu­lar li­bros y di­ce que re­ci­be unos trein­ta ca­da día. Man­te­ner­se en pie en ese to­rren­te li­bres­co re­quie­re leer con vo­ra­ci­dad. Es­te escritor lo ha­ce: en­tre quin­ce y veinte li­bros lee... a la vez. Más le va­le, por­que acu­mu­la unos 75.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.