La hi­ja po­bre

En me­dio de es­te sin­diós, en el que los mul­ti­mi­llo­na­rios son los úni­cos triun­fa­do­res, la cul­tu­ra se des­pe­ña ha­cia la na­da.

Tiempo - - CULTURA VISIONES -

mun­do ex­tra­ño el nues­tro, en el que exis­ten mi­nis­tras de Empleo y Se­gu­ri­dad So­cial que nun­ca han co­ti­za­do un tris­te cha­vo (“la mu­jer del Cé­sar, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra”) y la má­qui­na re­cau­da­do­ra se re­fi­na con pro­pues­tas de am­nis­tía fis­cal pa­ra quie­nes lle­van ro­ban­do al era­rio con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad des­de ha­ce de­ce­nios (Ber­lus­co­ni y su in­dul­to de 2009 ha­cen es­cue­la). ¡Vi­van los va­lo­res: es­fuer­zo, trans­pa­ren­cia, pro­bi­dad!

Ex­tra­ño mun­do el nues­tro, en el que, den­tro de esa ex­tra­ña ló­gi­ca de la huel­ga ge­ne­ral asu­mi­da sin ru­bor ha­ce tiem­po, aque­llos que quie­ren ejer­cer su de­re­cho al tra­ba­jo son ase­dia­dos por los lla­ma­dos “pi­que­tes in­for­ma­ti­vos” (de qué in­for­ma una mon­ta­ña de neu­má­ti­cos ar­dien­do en una au­to­pis­ta, me pre­gun­to, o una ba­rre­ra hu­ma­na de­lan­te de un se­ñor que desea abrir su es­tan­co), mien­tras aque­llos que no quie­ren tra­ba­jar re­ci­ben ve­la­das in­si­nua­cio­nes del ti­po “tú haz lo que quie­ras, pe­ro aten­te a las con­se­cuen­cias”, tan pa­re­ci­das a ese himno pa­trio tan­tas ve­ces reite­ra­do con in­so­bor­na­ble mue­ca mas­cu­li­na: “Encanto, ese apo­yar­se en la ven­ta­na no sig­ni­fi­ca­rá que es­tás em­ba­ra­za­da, ¿verdad?”. ¡Vi­van los va­lo­res: in­de­pen­den­cia de cri­te­rio, al­truis­mo, to­le­ran­cia!

Mun­do, pues, bi­za­rro e in­con­se­cuen­te, en el que a nues­tros hi­jos se les in­cul­can en la es­cue­la unos prin­ci­pios que des­pués, cuan­do pi­san la ca­lle, no son so­lo pa­pel mo­ja­do, sino ob­je­to de mo­fa y be­fa. Pa­ra un profesor de Fi­lo­so­fía lo di­fí­cil no de­be ser hoy ex­pli­car el mi­to de la ca­ver­na de Pla­tón o los jui­cios analíticos kan­tia­nos, sino mi­rar a los ojos a sus alum­nos de 18 años sin que se le es­ca­pe la ri­sa mien­tras con­ju­ga las per­so­nas del ver­bo de la ben­di­ta de­mo­cra­cia. Y al do­cen­te de His­to­ria que es­te año, por aque­llo de las efe­mé­ri­des, le to­que re­ve­ren­ciar a la Pe­pa bi­cen­te­na­ria, me lo pue­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.