Va­rios pre­mios

Tiempo - - CULTURA -

De ni­ño echa­ba ho­ras en­te­ras pa­san­do las pá­gi­nas de un li­bro muy ele­gan­te, gran­de, en­cua­der­na­do en te­la azul, que se ti­tu­la­ba His­to­ria del tra­je. No lo ten­go a mano aho­ra, por des­gra­cia, así que de­be­ré ci­tar de me­mo­ria: al­go na­da di­fí­cil por­que ya di­go que re­leí ese li­bro de­ce­nas de ve­ces, con la es­pe­ran­za in­fan­til de que, a fuer­za de re­pa­sar­lo y re­pa­sar­lo, al­gu­na vez apa­re­ce­rían en sus pá­gi­nas co­sas nue­vas, sor­pre­sas, fra­ses o di­bu­jos que yo no hu­bie­se vis­to antes. Los años me en­se­ña­rían que eso, efec­ti­va­men­te, su­ce­de. Pe­ro con muy po­cos li­bros.

Aquel lo ha­bía es­cri­to y di­bu­ja­do un se­ñor que se lla­ma­ba An­to­nio Min­go­te y que, no ha­bía nin­gu­na du­da, era un se­ñor di­ver­ti­do, cul­to y so­bre to­do ama­ble. Ha­bía que ser las tres co­sas pa­ra in­ter­pre­tar la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad fi­ján­do­se en lo que la gen­te se po­nía en­ci­ma, y ade­más sin me­ter­se con na­die. Eso me re­sul­ta­ba ex­tra­ño por­que en el co­le­gio, en cla­se de His­to­ria, no ha­cía­mos más que tra­se­gar re­yes y ba­ta­llas, lo cual era abu­rri­dí­si­mo, y tam­bién por­que aque­lla his­to­ria que nos en­se­ña­ban par­tía de la pre­mi­sa inexo­ra­ble de que el mun­do se di­vi­día en dos cla­ses de per­so­nas: los bue­nos y los ma­los. Los bue­nos éra­mos siem­pre no­so­tros, los es­pa­ño­les. Los ma­los eran todos los de­más, sin­gu­lar­men­te los mo­ros, los fran­ce­ses, los in­gle­ses y los co­mu­nis­tas; aque­llas gen­tes nos odia­ban con un odio tan ab­so­lu­to y per­se­ve­ran­te co­mo inex­pli­ca­ble, por­que, va­mos a ver, qué les ha­bía­mos he­cho no­so­tros, apar­te de ser mu- En un ho­tel, Alfonso Us­sía pre­sen­ta­ba a Min­go­te, un se­ñor que ha­cía di­bu­jos en un pe­rió­di­co. A don An­to­nio le cos­ta­ba tra­ba­jo no reír­se, por­que aquel en­re­da­dor le sa­lu­da­ba co­mo los pro­cu­ra­do­res en Cor­tes cum­pli­men­ta­ban a Fran­co: con una re­ve­ren­cia de 45 gra­dos exac­tos. Pe­ro qué más da­ba. Un hom­bre que te­nía la Cruz de Isa­bel la Ca­tó­li­ca, la Fiam­bre­ra de Pla­ta de Cór­do­ba, la Or­den Saurí de 1ª cla­se (Pa­na­má) y el premio Juan Palomo, y al que so­lo fal­ta­ba el tí­tu­lo de Me­jor Ju­ga­dor de Mus del Uni­ver­so, ca­re­cía de va­ni­dad. Co­mo es de­bi­do en las per­so­nas de­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.