La chis­pa de la Gue­rra de Se­ce­sión

El bom­bar­deo de Fort Sum­ter por los se­ce­sio­nis­tas mar­ca el inicio de la gue­rra ci­vil nor­te­ame­ri­ca­na.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Al mes si­guien­te de la elec­ción de Abraham Lin­coln co­mo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Ca­ro­li­na del Sur se pro­cla­mó in­de­pen­dien­te. Fue el 20 de di­ciem­bre de 1860, el prin­ci­pio de la Se­ce­sión, aun­que aún no de la Gue­rra de Se­ce­sión. Pe­ro los días es­ta­ban con­ta­dos.

Los Es­ta­dos es­cla­vis­tas del Sur sa­bían lo que les es­pe­ra­ba con Lin­coln, un abo­li­cio­nis­ta de­cla­ra­do y enér­gi­co. Te­nían cua­tro me­ses, has­ta que to­ma­se po­se­sión el 4 de mar­zo, pa­ra ac­tuar en la im­pu­ni­dad que les da­ba el irre­so­lu­to y dé­bil pre­si­den­te sa­lien­te, Bu­cha­nan, cu­yo go­bierno es­ta­ba in­fil­tra­do de mi­nis­tros es­cla­vis­tas.

Pe­ro ha­bía un mo­les­to grano que es­tor­ba­ba los pla­nes se­ce­sio­nis­tas. Ca­ro­li­na del Sur te­nía so­la­men­te una puer­ta al ex­te­rior, el puer­to de su ca­pi­tal, Char­les­ton. Pe­ro la lla­ve la te­nían en Fort Sum­ter, un ma­ci­zo blo­cao pen­ta­go­nal en un is­lo­te en me­dio del puer­to, don­de ha­bía una guar­ni­ción fe­de­ral. Era vi­tal con­tro­lar Fort Sum­ter pa­ra que la se­ce­sión de Ca­ro­li­na tu­vie­ra éxi­to, y sir­vie­ra de ejem­plo a se­guir por los otros Es­ta­dos del Sur.

El co­man­dan­te de Fort Sum­ter ha­bía si­do es­co­gi­do en­tre “uno de los nues­tros” por el se­cre­ta­rio (mi­nis­tro) de Gue­rra, Floyd, es­cla­vis­ta acé­rri­mo que sa­bo­tea­ba la au­to­ri­dad fe­de­ral. Era el ma­yor Ro­bert Anderson, un su­dis­ta de Ken­tucky pro­pie­ta­rio de es­cla­vos. Sin em­bar­go, Anderson era un mi­li­tar pro­fe­sio­nal cum­pli­dor de su de­ber que ha­ría ho­nor a su ju­ra­men­to de de­fen­der Es­ta­dos Uni­dos aun­que fue­ra con­tra sus pai­sa­nos.

Anderson no te­nía tro­pas ni mu­ni­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra de­fen­der el fuer­te de un ase­dio, y so­li­ci­tó re­pe­ti­da­men­te re­fuer­zos, mien­tras re­sis­tía los can­tos de si­re­na se­ce­sio­nis­tas pa­ra pa­sar­se de ban­do. Fort Sum­ter se con­vir­tió así en un sím­bo­lo de re­sis­ten­cia pa­ra los par­ti­da­rios de la Unión que es­pe­ra­ban la lle­ga­da al po­der de Lin­coln, mien­tras un ro­sa­rio de Es­ta­dos del Sur se­guían el ejem­plo de Ca­ro­li­na.

A prin­ci­pios de fe­bre­ro de 1861, los se­ce­sio­nis­tas for­ma­ron la Con­fe­de­ra­ción de Es­ta­dos de Amé­ri­ca y eli­gie­ron a su pre­si­den­te, Jef­fer­son Da­vis. El país es­ta­ba de­fi­ni­ti­va­men­te di­vi­di­do cuan­do Lin­coln ju­ró su car­go el 4 de mar­zo. En su dis­cur­so inau­gu­ral di­jo que él no ha­ría el pri­mer dis­pa­ro de una gue­rra ci­vil, pe­ro que de­fen­de­ría las po­si­cio­nes fe­de­ra­les, y or­de­nó en­viar una ex­pe­di­ción de so­co­rro a Fort Sum­ter. Si te­nía éxi­to, el pro­yec­to con­fe­de­ra­do ha­ría agua re­cién na­ci­do. “Si no ha­ce­mos que la san­gre sal­pi­que la ca­ra de la gen­te del Sur, re­gre­sa­rán a la Unión en me­nos de diez días”, lle­gó a de­cir un con­se­je­ro del pre­si­den­te con­fe­de­ra­do.

Ca­ño­na­zo ini­cial.

El pri­mer ca­ño­na­zo de la Gue­rra de Se­ce­sión fue dis­pa­ra­do a las cua­tro y me­dia de la ma­dru­ga­da del 12 de abril de 1861. Se ofre­ció el tris­te pri­vi­le­gio a Ro­ger Pr­yor, un ex­tre­mis­ta po­lí­ti­co que ha­bía re­cla­ma­do ra­bio­sa­men­te san­gre, el cual no se atre­vió. Fue un tal te­nien­te Far­ley quien dis­pa­ró el ca­ñón que mar­có el inicio de la peor gue­rra que ha pa­de­ci­do Es­ta­dos Uni­dos. En ade­lan­te ha­bría dos ban­dos irre­con­ci­lia­bles, que se apo­da­rían con los des­pec­ti­vos yan­quis y re­bel­des.

Es­ta pri­me­ra ba­ta­lla no se­ría, sin em­bar­go, san­grien­ta, aun­que tam­po­co glo­rio­sa. En Fort Sum­ter no hu­bo res­pues­ta. Los pro­yec­ti­les con­fe­de­ra­dos no ha­cían me­lla en sus ma­ci­zos mu­ros, y los de­fen­so­res, mi­li­ta­res de ofi­cio, si­guie­ron su im­per­tur­ba­ble ru­ti­na cas­tren­se. Has­ta las seis de la ma­ña­na no se to­có dia­na, y lo pri­me­ro que hi­cie­ron los ase­dia­dos fue desa­yu­nar, aun­que a esas al­tu­ras no te­nían ca­si pa­ra co­mer. Por fin, a las sie- te, res­pon­die­ron al fue­go. El ca­ño­na­zo inau­gu­ral del ban­do fe­de­ral lo dis­pa­ró el ca­pi­tán Ab­ner Dou­ble­day, de quien se di­ce que in­ven­tó el deporte na­cio­nal ame­ri­cano, el ba­se­ball, y que, co­mo cin­co de los nue­ve ofi­cia­les del fuer­te, lle­ga­ría a ge­ne­ral. Otro de ellos se lla­ma­ba Jef­fer­son Da­vis, igual que el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción re­bel­de, una de las curiosidades del acon­te­ci­mien­to.

Anderson con­ta­ba pa­ra de­fen­der el fuer­te con 8 ofi­cia­les, 68 sol­da­dos, 8 mú­si­cos y 43 ci­vi­les. Eran po­cos pa­ra ma­ne­jar todos los ca­ño­nes, y an­da­ba cor­to de mu­ni­ción, así que or­de­nó una de­fen­sa tes­ti­mo­nial, ganar tiem­po a la es­pe­ra de la ex­pe­di­ción de so­co­rro. Los ca­ño­nes de grue­so ca­li­bre es­ta­ban so­bre la mu­ra­lla, ex­pues­tos al fue­go enemi­go, y Anderson de­ci­dió no usar­los pa­ra no arries­gar a sus hom­bres, dis­pa­ran­do so­lo los ca­ño­nes de las tro­ne­ras. Sin em­bar­go un sol­da­do, John Car­mody, de­ci­dió por su cuenta ac­cio­nar los gran­des ca­ño­nes. Fue el pri­mer hé­roe de la Gue­rra Ci­vil: sin mie­do al fue­go enemi­go, los dis­pa­ró uno a uno, pe­ro co­mo no po­día re­car­gar­los él so­lo, vol­vió a cu­bier­to tras su ges­to.

Fren­te a la par­si­mo­nia de los de­fen­so­res, en el cam­po con­fe­de­ra­do se vi­vía una fe­bril ex­ci­ta­ción. Si los sol­da­dos fe­de­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.