La pri­me­ra gue­rra me­diá­ti­ca

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

ha­bían se­gui­do en sus ca­mas las pri­me­ras ho­ras de la ba­ta­lla, no pue­de de­cir­se lo mis­mo de la po­bla­ción de Char­les­ton, que al oír el pri­mer ca­ño­na­zo sal­tó del le­cho y se fue a ver el es­pec­tácu­lo. Los ca­za­do­res de re­cuer­dos to­ma­ban más ries­gos que los pro­pios ata­can­tes, pues sa­lían de las for­ti­fi­ca­cio­nes a re­co­ger los pro­yec­ti­les enemi­gos, y por las ba­te­rías iba pa­san­do el to­do Char­les­ton re­bel­de, a quien se le ofre­cía gen­til­men­te dis­pa­rar los ca­ño­nes, y así po­der con­tar que ha­bían bom­bar­dea­do a los odia­dos yan­quis.

A pri­me­ra ho­ra de la tar­de los de­fen­so­res di­vi­sa­ron la es­pe­ra­da ex­pe­di­ción de so­co­rro. Sin em­bar­go, re­sul­tó una es­pe­cie de es­pe­jis­mo, so­lo era la van­guar­dia de la flo­ti­lla que de­be­ría rom­per el cer­co re­bel­de, y se de­tu­vo a es­pe­rar al res­to. Si se hu­bie­sen arries­ga­do a lle­var re­fuer­zos aque­lla no­che, Fort Sum­ter ha­bría re­sis­ti­do, pe­ro no hi­cie­ron na­da, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de los de­fen­so­res.

La si­tua­ción de es­tos era de­ses­pe­ra­da. No te­nían ya ca­si co­mi­da, pe­ro so­bre to­do se les ha­bía ago­ta­do prác­ti­ca­men­te to­da la mu­ni­ción. Aun­que las mu­ra­llas re­sis­tían y mi­la­gro­sa­men­te no ha­bía muer­to na­die –tam­po­co en el ban­do re­bel­de-, los pro­yec­ti­les de mor­te­ro que caían en el pa­tio pro­vo­ca­ban nu­me­ro­sos in­cen­dios. La guar­ni­ción tuvo que de­di­car­se a ha­cer de apa­ga­fue­gos du­ran­te ho­ras y ho­ras, has­ta el ago­ta­mien­to. Y el so­co­rro no lle­ga­ba.

Por fin, tras aguan­tar 33 ho­ras de bom­bar­deo en las que ca­ye­ron 3.341 pro­yec­ti­les so­bre Fort Sum­ter, el ma­yor Anderson acep­tó las ho­no­ra­bles con­di­cio­nes de ca­pi­tu­la­ción que le ofre­cían. Dis­pa­ra­rían 100 sal­vas de ho­nor con sus ca­ño­nes al arriar ban­de­ra, y no se en­tre­ga­rían co­mo pri­sio­ne­ros, sino que los trans­por­ta­rían con ban­de­ra y ar­mas has­ta la flo­ta de so­co­rro, pa­ra que vol­vie­sen con los su­yos. Des­gra­cia­da­men­te, mien­tras te­nía lu­gar la ce­re­mo­nia pac­ta­da, se pro­du­jo una ex­plo­sión ac­ci­den­tal cuan­do dis­pa­ra­ban las sal­vas, y mu­rie­ron dos sol­da­dos fe­de­ra­les. Fue la úni­ca san­gre de­rra­ma­da en la sim­bó­li­ca ba­ta­lla, cuan­do ya ha­bía ter­mi­na­do.

Mu­chos su­dis­tas de san­gre ca­lien­te ha­bían acu­di­do pre­su­ro­sos a Char­les­ton, preo­cu­pa­dos por no lle­gar a tiem­po y que la gue­rra se ter­mi­na­ra sin ellos. No de­bían tener cui­da­do, la pri­me­ra ba­ta­lla ha­bía ter­mi­na­do rá­pi­da y fe­liz­men­te, pe­ro em­pe­za­ba una ho­rri­ble gue­rra que du­ra­ría más de cua­tro años, en la que el vien­to se lle­vó más de 600.000 vi­das y un mun­do, el es­ti­lo de vi­da del Sur. Fort Sum­ter su­pu­so el prin­ci­pio de la era me­diá­ti­ca en la gue­rra. El pe­rio­dis­mo y la fo­to­gra­fía es­ta­ban ya muy desa­rro­lla­dos en Amé­ri­ca y en la cri­sis hu­bo un com­ple­to se­gui­mien­to, dan­do lu­gar a mu­chos ti­tu­la­res co­mo es­te del Char­les­ton Mer­cury (3). La ba­ta­lla no so­la­men­te fue con­tem­pla­da por mi­les de per­so­nas, sino que se mon­tó un au­tén­ti­co par­que te­má­ti­co pa­ra asis­tir a su desen­la­ce, la re­ti­ra­da de Anderson y sus hom­bres, con cien­tos de bar­cos que co­bra­ban me­dio dó­lar (na­da ba­ra­to en la épo­ca) por asis­tir des­de cer­ca al acon­te­ci­mien­to. Aun­que eso no fue na­da com­pa­ra­do con el es­pec­tácu­lo que se or­ga­ni­zó en Nue­va York, don­de 100.000 per­so­nas (la ma­yor mul­ti­tud reuni­da nun­ca en Amé­ri­ca) asis­tie­ron al iza­do de la ban­de­ra fe­de­ral que Anderson se ha­bía traí­do de Fort Sum­ter (5), que lue­go fue ex­hi­bi­da en to­das las ciu­da­des del Nor­te. Al ter­mi­nar los ti­ros, Fort Sum­ter fue asal­ta­do por los nu­me­ro­sos fo­tó­gra­fos que asis­tían al inicio de la gue­rra, que nos de­ja­ron am­plios re­por­ta­jes de las hue­llas de la ba­ta­lla, co­mo es­tas vis­tas del fuer­te por fue­ra y por den­tro (1 y 2), la úl­ti­ma con la ban­de­ra con­fe­de­ra­da (4) ya on­dean­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.