Los even­tos que el di­ne­ro no pue­de com­prar

AD Group lle­ga a un acuer­do con la Ca­sa de Alba pa­ra or­ga­ni­zar fies­tas ex­clu­si­vas en el pa­la­cio de Li­ria.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR LU­CÍA MAR­TÍN

Si us­ted es di­rec­ti­vo de una gran em­pre­sa o con­se­je­ro de­le­ga­do o, no di­ga­mos, el pre­si­den­te, es­ta­rá can­sa­do de re­ci­bir in­vi­ta­cio­nes pa­ra acu­dir a si­tios que son lu­jo­sos pe­ro que siem­pre re­sul­tan ser los mis­mos. Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro uno se acos­tum­bra a to­do, aun­que ese to­do sea ex­qui­si­to, y la ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa se va ero­sio­nan­do con el pa­so del tiem­po... Y ahí es don­de en­tra en ac­ción una em­pre­sa ca­ta­la­na muy par­ti­cu­lar, AD Group. La ac­ti­vi­dad a la que se de­di­ca es­ta py­me de 18 em­plea­dos es ca­si tan atí­pi­ca co­mo la tra­yec­to­ria de su fun­da­dor, Alberto Díez, un an­ti­guo ju­ga­dor de ba­lon­ces­to que aban­do­nó su ca­rre­ra de­por­ti­va por di­ver­sas le­sio­nes.

¿Qué ha­ce exac­ta­men­te AD? Pro­po­ner ex­pe­rien­cias que ro­zan lo oní­ri­co. ¿A quién? A las prin­ci­pa­les com­pa­ñías, es­pa­ño­las o ex­tran­je­ras, que quie­ran or­ga­ni­zar even­tos ex­clu­si­vos pa­ra sus clien­tes o sus eje­cu­ti­vos. Por ejem­plo: ¿quie­re ver un eclip­se en el de­sier­to aus­tra­liano acom­pa­ña­do de un gru­po de as­tró­no­mos y del je­fe de una tribu abo­ri­gen? He­cho. ¿Pre­fie­re me­jor cua­tro días en los cas­ti­llos de fa­mi­lias fran­ce­sas que ha­bían per­ma­ne­ci­do ce­rra­dos al pú­bli­co has­ta aho­ra? Va­le. Con la ima­gi­na­ción de es­te aman­te de la gas­tro­no­mía y una bi­lle­te­ra abul­ta­da, pa­re­ce que to­do es po­si­ble: “Du­ran­te el Gran Premio de Ja­pón de Fór­mu­la 1 lle­va­mos, por ejem­plo, a va­rios clien­tes a Tsu­ki­ji, la lon­ja de To­kio, al ama­ne­cer, acom­pa­ña­dos del me­jor sus­hi chef de Ja­pón. De­gus­ta­mos co­mi­da ja­po­ne­sa y lue­go fui­mos a ver un com­ba­te pri­va­do de su­mo con el ac­tual cam­peón”, re­la­ta Díez. ¿De­rro­ches en tiem­pos de cri­sis? Se­gún él, no. “Antes de or­ga­ni­zar cual­quier even­to cal­cu­la­mos cuál va a ser el re­torno de la in­ver­sión. Por ejem­plo, or­ga­ni­za­mos con Ar­zak un ac­to en Ca­na­rias en el que con­se­gui­mos re­unir a las 200 ma­yo­res for­tu­nas de las is­las. Nos en­car­gó el ac­to una mul­ti­na­cio­nal que que­ría dar a co­no­cer su pro­duc­to y no lo ha­bía con­se­gui­do. De es­ta for­ma sí pu­do ha­cer­lo”.

Su com­pa­ñía fue la en­car­ga­da de or­ga­ni­zar el año pa­sa­do ce­nas pri­va­das en El Bu­lli, den­tro de lo que de­no­mi­na­ban The Fe­rran Adrià His­to­ri­cal Ex­pe­rien­ce: “Uno de los clien­tes ca­si co­lap­só el ae­ro­puer­to de Ge­ro­na por­que en­tra­ron 25 avio­nes pri­va­dos”, re­cuer­da rien­do es­te bu­si­ness­man de 2,04 cm de al­tu­ra. Uno de los pri­vi­le­gia­dos que tuvo la suer­te de asis­tir fue Ja­vier Pla­nas, pro­pie­ta­rio de las clí­ni­cas de ci­ru­gía es­té­ti­ca Pla­nas. “En 2011 se or­ga­ni­za­ba en España el G12, un con­gre­so que reunía a los 12 ci­ru­ja­nos plás­ti­cos más im­por­tan­tes del mun­do, y jus­to coin­ci­día con las ce­nas pa­ra em­pre­sas que AD or­ga­ni­za­ba en El Bu­lli. Así que lo ges­tio­na­mos pa­ra que fue­se el bro­che fi­nal de nues­tro con­gre­so –ex­pli­ca Pla­nas–. La gen­te se que­dó im­pac­ta­da. Lle­va­mos a los mé­di­cos, cien­tí­fi­cos y al per­so­nal mé­di­co de la clí­ni­ca. In­clu­so vino uno de los cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les más im­por­tan­tes, Juan Car­los Iz­pi­súa, acom­pa­ña­do de su mu­jer y de su hi­ja. Fue al­go má­gi­co”.

Una me­sa pa­ra ocho.

Otro de los pro­yec­tos que AD quie­re lle­var a ca­bo es­te año es tras­la­dar la me­sa más lu­jo­sa del pla­ne­ta, la del res­tau­ran­te Mi­bu, en To­kio, a otros paí­ses del glo­bo: úni­ca­men­te ocho co­men­sa­les en una me­sa muy pe­que­ña. “Tu­ve el ho­nor de que me in­vi­ta­ran una vez y ca­si se me sal­tan las lá­gri­mas de­gus­tan­do aque­llos pla­tos”, re­cuer­da Díez.

La in­cur­sión de Díez en el mun­do de los even­tos se pro­du­jo por ca­sua­li­dad: tras sus le­sio­nes de­por­ti­vas un ami­go le en­car­gó rea­li­zar una ca­ta de vi­nos con

Alberto Díez. Es el fun­da­dor de AD y ase­gu­ra que ha na­ci­do pa­ra or­ga­ni­zar even­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.