Los ri­cos y todos los de­más

Los po­ten­ta­dos tendrán que ale­jar­se ca­da vez más de los que lo es­tán pa­san­do mal en cual­quier lu­gar del mun­do.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

los nu­me­ro­sos ex­per­tos que pre­su­men de ha­ber­la vis­to ve­nir, nos ex­pli­can que la cri­sis se fue co­cien­do a fue­go len­to du­ran­te mu­chos años y, con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo, ha­cen un re­cuen­to por­me­no­ri­za­do de los pol­vos que tra­je­ron es­tos lo­dos. Ya sa­be­mos que to­do em­pe­zó con las hi­po­te­cas­ba­su­ra. Su­pon­go que esos mis­mos ex­per­tos ha­brán to­ma­do no­ta de al­gu­nos in­di­cios alar­man­tes en so­cie­da­des tan dis­pa­res co­mo la grie­ga, la pa­na­me­ña o la ir­lan­de­sa, por po­ner so­lo tres ejem­plos re­cien­tes de la sin­to­ma­to­lo­gía a la que me re­fie­ro. La peor par­te se la lle­va Dimitris Ch­ris­tu­las, el pen­sio­nis­ta sep­tua­ge­na­rio que se sui­ci­dó an­te el Par­la­men­to de Ate­nas ago­bia­do por los re­cor­tes apro­ba­dos por su Go­bierno. De­jó es­cri­to un tes­ti­mo­nio so­bre­co­ge­dor: “Soy ju­bi­la­do. No pue­do vi­vir en es­tas con­di­cio­nes. Me nie­go a bus­car co­mi­da en la ba­su­ra. Por eso he de­ci­di­do po­ner fin a mi vi­da... creo que los jó­ve­nes sin fu­tu­ro al­gún día co­ge­rán las ar­mas... y col­ga­rán a los que trai­cio­na­ron a la na­ción”. La­men­ta­ble­men­te, se han sui­ci­da­do 149 per­so­nas en Gre­cia en lo que va de año, mu­chas de ellas de­cla­ra­das víc­ti­mas de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Me­nos dra­má­ti­ca, pe­ro tam­bién elo­cuen­te, es la in­su­mi­sión fis­cal de los su­fri­do­res ir­lan­de­ses, so­me­ti­dos a me­di­das ex­tre­mas de aus­te­ri­dad. La mi­tad de la po­bla­ción se ha ne­ga­do a pa­gar la nue­va ta­sa de 100 eu­ros im­pues­ta a to­do el que ten­ga una pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria. Una ac­ti­tud que po­día ex­ten­der­se ma­si­va­men­te. Po­cas po­si­bi­li­da­des tie­ne el Es­ta­do de to­mar re­pre­sa­lias al mis­mo tiem­po con­tra la ma­yo­ría de los con­tri­bu­yen­tes, quie­nes a su vez po­drían reac­cio­nar de for­ma más ai­ra­da.

El ca­so de Pa­na­má es más común, aun­que igual­men­te es­can­da­lo­so. La economía del país cre­ce a un 10%, un rit­mo de vér­ti­go que le si­túa en ca­be­za de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.