En Ir­lan­da la mi­tad de la po­bla­ción se ha ne­ga­do a pa­gar la ta­sa de 100 eu­ros por pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

Se­ría una ex­ce­len­te no­ti­cia si no fue­ra por las sos­pe­chas exis­ten­tes en torno a la pro­ce­den­cia del ca­pi­tal des­ti­na­do a tan prós­pe­ras in­ver­sio­nes y, so­bre to­do, por­que la mi­tad de los pa­na­me­ños vi­ven en la po­bre­za y la mar­gi­na­ción. In­sis­to en que se tra­ta de un ca­so más fre­cuen­te, ya que lo ha­bi­tual es que en cual­quier país las de­sigual­da­des au­men­ten y la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos no prue­ben ni una por­ción del pas­tel de los gran­des ne­go­cios fi­nan­cie­ros que pros­pe­ran en ple­na cri­sis.

Con ra­zón es­cri­be Arian­na Huf­fing­ton, una de las per­so­nas más in­flu­yen­tes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que Es­ta­dos Uni­dos va ca­mino de con­ver­tir­se en una na­ción con so­lo dos cla­ses, “los ri­cos y todos los de­más”. Lo in­quie­tan­te es que los po­ten­ta­dos tendrán que ale­jar­se ca­da vez más de la gen­te que lo es­tá pa­san­do mal en cual­quier lu­gar del mun­do. No po­drán ex­hi­bir im­pu­ne­men­te su ri­que­za an­te los ojos de los mi­llo­nes de po­bres des­em­plea­dos o desahu­cia­dos, de ma­ne­ra que tendrán que ro­dear­se de mu­ros y alam­bra­das, pa­ra pro­te­ger­se de los pro­ba­bles es­ta­lli­dos de in­dig­na­ción de la gen­te que ha lle­ga­do al har­taz­go. Esa se­rá la pró­xi­ma bur­bu­ja que ex­plo­ta­rá y los ex­per­tos nos con­ta­rán des­pués que ya se veía ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.