El pe­que­ño de Palomo Li­na­res tra­ba­ja pa­ra su pre­sun­ta no­via

El dies­tro su­pera su se­pa­ra­ción de Ma­ri­na Dan­ko vol­can­do más pa­sión en la pin­tu­ra y nie­ga ha­ber pa­sa­do las va­ca­cio­nes con Li­lia.

Tiempo - - GENTE -

Palomo y Li­lia, Ma­ri­na y Ce­lio si­guen dan­do que ha­blar, co­men­tar y su­po­ner. Inés y Tes­sa, reivin­di­ca­ti­vas y si­mul­tá­nea­men­te en­ga­ña­das ex del pi­lo­to enamo­ra­dor, po­drían sen­tar­se y lar­gar en más de un pla­tó. To­do se re­con­vier­te: han si­do días de pa­sión es­pi­ri­tual, pe­ro aho­ra vie­ne el vía cru­cis con los jui­cios a Isa­bel Pan­to­ja y Ur­dan­ga­rin. Na­da es lo que era, has­ta el pun­to de que un su­pues­to amor de se­sen­to­nes con­cen­tra más mor­bo so­cial que la bo­da se­vi­lla­na de la aris­to­crá­ti­ca mo­de­lo María León con Juan Ga­rai­za­bal, el ex­ma­ri­do de Clau­dia Stia­no­pou­los, la pe­que de la ar­can­gé­li­ca Pi­ti­ta. Es un gua­pe­ras po­co ami­go de po­sa­dos, pri­mo her­mano del re­cién ca­sa­do Ál­va­ro Fus­ter. María se hi­zo fa­mo­sa ha­ce años al em­pa­re­jar­la pre­sun­ta­men­te con el prín­ci­pe Fe­li­pe. Lue­go la lia­ron pu­bli­ci­ta­ria­men­te con el ines­ta­ble Luis Me­di­na, hoy nue­va­men­te am­pa­ra­do ba­jo las siem­pre bien lle­va­das fal­das ma­ter­nas de esa Na­ti im­pac­tan­te de chic en el 80º cum­ple me­xi­cano de Fer­nan­do Bo­te­ro.

Pe­ro si­ga­mos con el ro­man­ce ya na­da anó­ni­mo que ocu­pa y no preo­cu­pa a sus pro­tas. Lo de Palomo Li­na­res y la res­ti­ra­da mul­ti­mi­llo­na­ria Li­lia Pé­rez, un an­ti­guo amor de sol­te­ría –lo­cu­ras de los 60 del pa­sa­do si­glo–, re­cu­pe­ra­do por es­ta cornada ma­tri­mo­nial, su­po­ne un ima­gi­na­do es­car­ceo en la ter­ce­ra edad, al­go es­ti­mu­lan­te y ova­cio­na­do cuan­do una en­cues­ta re­cien­te afir­ma que los es­pa­ño­les ape­nas fun­cio­na­mos se­xual­men­te tras los se­ten­ta. Rom­per una unión de 30 años, don­de nin­gún con­ten­dien­te acla­ra si ella fue des­pe- di­da con lo pues­to, pa­re­ce fo­lle­tón. Al­go, si no ci­ca­tri­za­do, sí su­pe­ra­do por el dies­tro, quien vuel­ca más pa­sión en su go­yes­ca pin­tu­ra tan de­man­da­da. Plas­ma ju­ven­tud, fuer­za co­lo­ris­ta, una pre­cio­sis­ta amal­ga­ma que si en su pri­me­ra épo­ca re­cor­da­ba a Manuel Vio­la en cla­ros­cu­ros ca­si vio­len­tos, ac­tual­men­te re­fle­ja quie­tud y pla­ci­dez aními­ca. Un vol­ver a em­pe­zar don­de la aco­mo­da­ción con­yu­gal se rom­pe atre­vi­da, en­tre­cru­zan­do lí­neas apa­ren­te­men­te in­con­cre­tas y de­co­ra­ti­vas. Ma­ri­na tam­bién lo fue. “Cuan­do yo em­pe­za­ba, tu­ve más que ton­teo con Li­lia, que es una bue­ní­si­ma ami­ga. Es fal­so que es­tu­vié­ra­mos jun­tos las pa­sa­das va­ca­cio­nes. Me re­fu­gié en la fin­ca y pin­té des­de la sa­li­da del sol”. “¿Es cier­to que tu pe­que­ño Mi­guel me­dió en la com­pra por Li­lia y su hi­jo de una fin­ca to­le­da­na en Mén­tri­da, de 4.000 hec­tá­reas y em­bar­ga­da a Díaz Ferrán, por la que su­pues­ta­men­te abo­nó unos veinte mi­llo­nes?”, le pre­gun­to. “Tam­bién han des­vir­tua­do esa re­la­ción: mi hi­jo Mi­guel tra­ba­ja pa­ra ellos, que son ri­quí­si­mos. ¡Qué ga­nas de liar­lo to­do!”, me ase­gu­ra Palomo mien­tras pro­si­gue la ca­za y cap­tu­ra de Ma­ri­na y su pi­lo­to.

Tras la cui­da­da pre­ven­ción de los pri­me­ros tiem­pos, de­mues­tran ufa­nos lo que hay, in­clu­so lleno de cla­ros­cu­ros re­fe­ri­dos al ga­lán de al­tos vue­los. Si­gue plei­tean­do con la aza­fa­ta Inés, ma­dre de su úl­ti­mo hi­jo, por la pa­tria po­tes­tad, mien­tras re­su­ci­tan o ex­hu­man, a sa­ber con qué in­ten­cio­nes, a Tes­sa, una ale­ma­na con la que con­vi­vió seis años. El lío es­tá mon­ta­do. Le en­dil­gan em­bau­car a una lar­ga tan­da de re­la­cio­nes in­ter­mi­ten­tes con mu­cho “aquí te pi­llo y ahí te ma­to” sin con­se­cuen­cias, a las que Ce­lio de­fi­ne co­mo “mi ga­lli­ne­ro”. Eso su­po­ne ca­si de­mo­le­dor au­to­rre­tra­to y pro­me­te con­ver­tir­se en un fo­lle­tín. Ase­gu­ran que, en plan ma­lí­si­mo de se­rial co­lom­biano, el pi­lo­to hi­zo que Inés y Ma­ri­na com­par­tie­ran pa­vo y tu­rrón las úl­ti­mas na­vi­da­des, con Ce­lio alar­dean­do de su “pri­ma re­cu­pe­ra­da” an­te la con­fia­da Inés. Fin­gía es­tar em­pe­ña­do en ha­cer­le su­pe­rar el mal tra­go que su­po­nía su ale­ja­mien­to del ma­ta­dor, pa­dre de sus dos hi­jos, que aho­ra re­par­ten sin ca­sar­se ad­he­sión, apo­yo y con­sue­lo al 50%. Un di­le­ma bien apro­ve­cha­do por Palomo Ju­nior re­lan­zan­do su frus­tra­da ca­rre­ra to­re­ra co­mo Or­te­ga Cano lo in­ten­ta ha­cién­do­se apo­de­ra­do del más ma­gis­tral Julito Apa­ri­cio. Dos to­re­ros de ar­te que pre­ten­den apo­yar­se.

Dis­pa­ra­tes te­le­vi­si­vos.

Son gen­tes sin pa­ran­gón ni do­ble­ces, ahí no ca­ben se­gun­das par­tes, co­mo en la cre­cien­te mo­da te­le­vi­si­va de­di­can­do se­ries su­pues­ta­men­te re­crea­do­ras de po­pu­la­res del cuo­re. Al­gu­nas re­sul­ta­ron dis­pa­ra­tes, co­mo la de una Ca­ye­ta­na re­fe­li­cí­si­ma y ja­ca­ran­do­sa, con 86 re­cién cum­pli­dos, pe­ro ago­bia­da por su­pues­tas pre­sio­nes fa­mi­lia­res an­te pre­sun­ta fal­ta de li­qui­dez en las siem­pre bien nu­tri­das ar­cas du­ca­les. Es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.