Jo­yas de la Co­ro­na y cri­sis perfecta

Cris­ti­na-evi­ta-pa­sio­na­ria-(¡va­ya cóc­tel!)-kirch­ner, al ex­pro­piar YPF a Rep­sol, ha pues­to la guin­da a la cri­sis perfecta, por aho­ra. Tropiezo, error y dis­cul­pa del Rey con España al bor­de de la in­ter­ven­ción.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

don juan car­los de bor­bón y Bor­bón, rey constitucional de España, es la gran jo­ya de la Co­ro­na es­pa­ño­la. Du­ran­te su rei­na­do, los es­pa­ño­les han dis­fru­ta­do -dis­fru­tan- de la ma­yor pros­pe­ri­dad y li­ber­tad de to­da la his­to­ria de España. Aho­ra, el Rey, de una ma­ne­ra tan inopor­tu­na co­mo erró­nea, ha tro­pe­za­do en las sa­ba­nas afri­ca­nas. Don Juan Car­los, que ha acre­di­ta­do que se cre­ce en los mo­men­tos más com­pli­ca­dos, ha en­ten­di­do des­de el pri­mer mo­men­to la tras­cen­den­cia de su tras­pié y es­tá dis­pues­to no so­lo a rec­ti­fi­car, sino a ir más allá. El Rey no se ha ido por las ra­mas: “Me he equi­vo­ca­do. No se vol­ve­rá a re­pe­tir”, ha di­cho con­tun­den­te al sa­lir del hos­pi­tal. El ba­lan­ce de su rei­na­do es tan po­si­ti­vo, con­tem­pla­do des­de cual­quier pers­pec­ti­va, que no hay du­da de que el Rey su­pe­rará el in­ci­den­te y la ins­ti­tu­ción no su­fri­rá más que de for­ma tan anec­dó­ti­ca co­mo pa­sa­je­ra. Co­mo le ocu­rrió a su pri­ma le­ja­na, Isa­bel II, rei­na de In­gla­te­rra, don Juan Car­los atra­vie­sa aho­ra su par­ti­cu­lar an­nus ho­rri­bi­lis. El de la so­be­ra­na bri­tá­ni­ca fue 1992, un año en el que se le jun­tó ca­si to­do: el di­vor­cio de su hi­ja Ana, la se­pa­ra­ción del prín­ci­pe Andrés y Sa­rah Fer­gu­son, los mil y un líos y desave­nen­cias, pú­bli­cas y no tan pú­bli­cas, del prín­ci­pe Car­los y de Lady Dia­na Spencer y tam­bién el in­cen­dio del cas­ti­llo de Wind­sor, una de sus re­si­den­cias pre­fe­ri­das, cu­ya re­pa­ra­ción cos­tó una for­tu­na. Ha­ce aho­ra 20 años, la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca, sin du­da la más asen­ta­da del mun­do, pa­só uno de sus peo­res mo­men­tos y per­dió una bue­na par­te de su pres­ti­gio y apo­yo so­cial. Isa­bel II lo re­su­mió, en un dis­cur­so en Lon­dres, en dos pa­la­bras: an­nus ho­rri­bi­lis. Sin em­bar­go, no se que­dó ahí, sino que cam­bia­ron mu­chas co­sas en la ca­sa y en la fa­mi­lia real bri­tá­ni­cas. La rei­na de In­gla­te­rra, por ejem­plo, em­pe­zó a pa­gar im­pues­tos, por­que has­ta en­ton- ces es­ta­ba exen­ta. Veinte años des­pués, Isa­bel II es­tá a pun­to de ce­le­brar sus 60 años de rei­na­do, en uno de los mo­men­tos de ma­yor po­pu­la­ri­dad y pres­ti­gio, a lo que tam­bién ha con­tri­bui­do, por ejem­plo, la ha­bi­li­dad con la que abor­dó la bo­da del prín­ci­pe Guillermo con Ka­te Midd­le­ton, con­ver­ti­da en una se­rie de ac­tos su­ce­si­vos trans­for­ma­dos en la me­jor cam­pa­ña de ima­gen -y ade­más glo­bal- de la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca.

El tropiezo del Rey en Bot­sua­na -que nun­ca ima­gi­nó que se iba a co­no­cer su par­ti­ci­pa­ción en un safari- ha lle­ga­do tam­bién al fi­nal de un pe­rio­do de con­tra­tiem­pos pa­ra la fa­mi­lia real es­pa­ño­la que han mi­na­do el pres­ti­gio de al­gu­nos -no todos- de sus in­te­gran­tes. Des­ta­ca el epi­so­dio del lla­ma­do ca­so Ur­dan­ga­rin, que ha lle­va­do al ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na an­te la Jus­ti­cia, impu­tado en va­rios de­li­tos, mien­tras que el au­to­dis­pa­ro de Froi­lán no es más que otro en­go­rro­so in­ci­den­te, co­mo qui­zá la tar­dan­za del re­gre­so a España de do­ña So­fía tras el ac­ci­den­te del Rey. Son una se­rie de pe­ri­pe­cias que no han ayu­da­do a la ins­ti­tu­ción, en la que a pe­sar de to­do tam­bién des­ta­can com­por­ta­mien­tos ejem­pla­res co­mo los del Prín­ci­pe de As­tu­rias, que tam­bién le ser­vi­rán al Rey pa­ra en­cau­zar con ra­pi­dez la si­tua­ción, en un país que man­tie­ne su apo­yo ma­yo­ri­ta­rio a don Juan Car­los, más allá de las as­pi­ra­cio­nes, más o me­nos exó­ti­cas, de unos cuan­tos re­pu­bli­ca­nos. Jo­sé Bono, que nun­ca pier­de una opor­tu­ni­dad, ha he­cho qui­zá la me­jor de­fen­sa de la mo­nar­quía en España. El ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados ha ex­pli­ca­do que na­die ima­gi­na ni que­rría un país con un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y je­fe del Es­ta­do que fue­ra, por ejem­plo, Jo­sé María Az­nar o Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, en lu­gar de la jo­ya de la Co­ro­na, don Juan Car­los. Na­die en La Zar­zue­la, ¿o qui­zá sí?, ima­gi­nó me­jor va­cu­na an­ti­rre­pu­bli­ca­na que la apli­ca­da por el inefa­ble Bono.

Mien­tras el Rey se re­cu­pe­ra y rec­ti­fi­ca, España si­gue in­mer­sa en una es­pe­cie de cri­sis perfecta, en la que pe­ri­pe­cias reales, aun­que lla­ma­ti­vas, so­lo son una par­te del pai­sa­je, que se com­ple­ta con Cris­ti­na-evi­ta-pa­sio­na­ria, las caí­das de la bol­sa, la pri­ma de ries­go y las me­di­das eco­nó­mi­cas de un Go­bierno, el de Ma­riano Ra­joy, que to­da­vía no han con­ven­ci­do ni cal­ma­do a los mer­ca­dos, que no des­car­tan la in­ter­ven­ción de la economía es­pa­ño­la. La pre­si­den­ta ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, tra­ves­ti­da en una es­pe­cie de sín­te­sis en­tre Evi­ta Pe­rón y la Pa­sio­na­ria, ha ex­pro­pia­do el 51% de las ac­cio­nes de YPF en ma­nos de Rep­sol, una de la jo­yas de la Co­ro­na de las em­pre­sas es­pa­ño­las. To­do ar­bi­tra­rio y po­pu­lis­ta, ins­pi­ra­do por su hi­jo Má­xi­mo y por su gu­rú eco­nó­mi­co, el neo­mar­xis­ta Axel Ki­ci­llof. No de­ja en buen lu­gar a España, que ade­más no tie­ne de­ma­sia­dos me­dios pa­ra evi­tar el ex­po­lio de una em­pre­sa y de de­ce­nas de mi­les de pe­que­ños y me­dia-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.