Ro­bo de ni­ños

Tiempo - - EL BUZÓN -

se­gún ha tes­ti­fi­ca­do an­te el juz­ga­do una ma­dre, sor María le ro­bó su hi­jo con la ame­na­za de de­nun­ciar­la co­mo pe­ca­do­ra (lo que en­ton­ces era con­de­nar­la a gra­ví­si­mas pe­nas), mien­tras que, co­mo ha de­cla­ra­do tam­bién an­te el juez el adop­tan­te, la mon­ja le min­tió, di­cién­do­le que pro­ve­nía de una mu­jer sin re­cur­sos. Sor María di­ce an­te la pren­sa que le re­pug­na se­pa­rar a un hi­jo de su ma­dre, pe­ro se nie­ga a de­cla­rar an­te el juez pa­ra acla­rar lo su­ce­di­do. La ex­pli­ca­ción de es­ta con­tra­dic­ción es tan sen­ci­lla co­mo te­rri­ble. Por­que le re­pug­na, sí, ex­cep­to pa­ra cas­ti­gar a una pe­ca­do­ra y pro­por­cio­nar a su hi­jo una educación cris­tia­na. Sor María se con­si­de­ra sin du­da una már­tir, a la que un juez y una so­cie­dad pa­ga­ni­za­da no pue­den com­pren­der, en­ce­rrán­do­se en un des­de­ño­so si­len­cio, apo­ya­da co­mo es­tá por otros que la ve­ne­ran co­mo una san­ta.

Hay gen­te bue­na y gen­te ma­la; pe­ro hay for­mas re­li­gio­sas que lle­van a que gen­te que se cree bue­na lle­gue a per­pe­trar ver­da­de­ros crí­me­nes. Aquí hay una lí­nea mar­ca­da en un li­bro sa­gra­do que lle­va, des­de un Abraham que, cre­yén­do­se ins­pi­ra­do por Dios, es­ta­ba dis­pues­to a ma­tar a su pro­pio hi­jo, has­ta los crí­me­nes que el “pue­blo ele­gi­do” ha rea­li­za­do cuan­do ha po­di­do, in­clui­das las cruzadas. En España, su fa­na­tis­mo in­hu­mano to­da­vía man­tie­ne en­te­rra­dos en las cu­ne­tas a las víc­ti­mas de su odio, y a no po­cos hi­jos, se­pa­ra­dos de sus ma­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.