¿Un ase­sino bru­tal o un en­fer­mo?

Tiempo - - ZOOM -

El pa­sa­do 22 de ju­lio, Anders Beh­ring Brei­vik se pre­sen­tó en la is­la no­rue­ga de Uto­ya y aca­bó a ti­ros con la vi­da de 69 chi­cos y chi­cas que es­ta­ban allí de acam­pa­da. Antes ha­bía ac­ti­va­do un co­che bom­ba en Os­lo: ocho muer­tos más. Ha co­men­za­do el jui­cio y los psi­quia­tras es­tán des­con­cer­ta­dos: no sa­ben si es­te hom­bre, ul­tra­de­re­chis­ta con­fe­so, es un lo­co de di­men­sio­nes in­só­li­tas o sim­ple­men­te un ase­sino des­pia­da­do per­fec­ta­men­te cuerdo y cons­cien­te de lo que ha­ce, co­mo Himm­ler o Be­ria. Brei­vik in­sis­te en que no es­tá lo­co y re­pi­te que no se arre­pien­te de lo que hi­zo, por­que ac­tuó “en de­fen­sa pro­pia” ca­zan­do co­mo co­ne­jos a cha­va­les des­ar­ma­dos. Aún más: ha di­cho que no re­co­no­ce al tri­bu­nal que le juz­ga, al que acu­sa de “mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo”. Mi­ra­ba con des­dén a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. Le pue­den caer, si le de­cla­ran cuerdo, 21 años de cár­cel. Pro­rro­ga­bles. Me­nos mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.