Cam­bio de rum­bo en La Zar­zue­la

Don Juan Car­los ha to­ma­do no­ta de la po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da tras su ac­ci­den­te en Bot­sua­na. Por eso no rea­li­za­rá más via­jes com­pli­ca­dos a par­tir de aho­ra, lo que in­clui­rá re­nun­ciar a prac­ti­car la ca­za en el ex­tran­je­ro. Por su par­te, el Go­bierno con­tro­la­rá más

Tiempo - - ZOOM - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

Ha si­do la tormenta perfecta, un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias en torno a un via­je pri­va­do con amigos a Bot­sua­na que han co­lo­ca­do al rey Juan Car­los en el ojo del hu­ra­cán, con una tri­ple frac­tu­ra de ca­de­ra y su ima­gen al­go de­te­rio­ra­da en­tre los ciu­da­da­nos. Por eso el mo­nar­ca, cons­cien­te de su error, no du­dó en pe­dir dis­cul­pas pú­bli­ca­men­te en cuan­to re­ci­bió el al­ta mé­di­ca el pa­sa­do miér­co­les 18 de abril: “Lo sien­to mu­cho, me he equi­vo­ca­do y no vol­ve­rá a ocu­rrir”. Pe­ro no que­da­rá ahí la co­sa. El Rey de­ja­rá de ha­cer via­jes com­pli­ca­dos, lo que su­pon­drá re­nun­ciar a par­tir de aho­ra a ca­zar en el ex­tran­je­ro. Don Juan Car­los es cons­cien­te de que las se­cue­las se­rán di­fí­ci­les de su­pe­rar de­bi­do a su his­to­rial: arras­tra pro­ble­mas de mo­vi­li­dad y ha su­fri­do cua­tro ope­ra­cio­nes en ape­nas dos años, una de ellas de pul­món y las otras tres, de es­truc­tu­ra ósea. Por su par­te, el Go­bierno con­tro­la­rá más de cer­ca las ac­ti­vi­da­des del je­fe del Es­ta­do pa­ra evi­tar que se pue­dan vol­ver a pro­du­cir si­tua­cio­nes em­ba­ra­zo­sas en el fu­tu­ro.

Plan al­ter­na­ti­vo.

El pri­mer in­con­ve­nien­te que se en­con­tró don Juan Car­los con es­ta ca­ce­ría afri­ca­na fue el apla­za­mien­to del via­je a Bot­sua­na. Iba a via­jar en Se­ma­na San­ta, co­mo ha­cen la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les en sus días de va­ca­cio­nes, pe­ro su des­pla­za­mien­to a Ku­wait pa­ra pe­dir al ri­co emi­ra­to -en nom­bre del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy- que bom­bee más pe­tró­leo a España, aho­ra que Irán ha cor­ta­do el gri­fo, pro­vo­có que el via­je a la sel­va su­da­fri­ca­na tu­vie­se que apla­zar­se una se­ma­na.

La sa­li­da en vue­lo pri­va­do se fi­jó en­ton­ces pa­ra el lu­nes 9 de abril y po­co des­pués del des­pe­gue em­pe­za­ron a apa­re­cer las ma­las no­ti­cias. Su nie­to ma­yor, Fe­li­pe Juan Froi­lán Ma­ri­cha­lar Bor­bón, tuvo que ser aten­di­do esa mis­ma tar­de de ur­gen­cia por una he­ri­da por ar­ma de fue­go en su pie de­re­cho que se hi­zo en la fin­ca pa­ter­na de So­ria. Su in­gre­so en el hos­pi­tal alar­mó al je­fe del Es­ta­do cuan­do se lo co­mu­ni­ca­ron den­tro del avión, pe­ro los si­guien­tes da­tos le tran­qui­li­za­ron y de­ci­dió pro­se­guir el via­je.

Fue el pri­mer error, por­que el hi­jo de la in­fan­ta Ele­na y Jai­me de Ma­ri­cha­lar fue vi­si­ta­do en los días si­guien­tes por todos los miem­bros de la Fa­mi­lia Real... me­nos el Rey. El equi­po de co­mu­ni­ca­ción del pa­la­cio de la Zar­zue­la, que des­de ha­ce mes y me­dio di­ri­ge Ja­vier Ayu­so, su­gi­rió el miér­co­les 11 que el mo­nar­ca se pa­sa­ría por el hos­pi­tal antes de que le die­sen de al­ta, lo que fi­nal­men­te no ocu­rrió.

Ese mis­mo miér­co­les, la pre­sión de los mer­ca­dos con­tra la deu­da es­pa­ño­la y el da­to de la pri­ma de ries­go fue in cres­cen­do has­ta lí­mi­tes no vis­tos en los cua­tro me­ses del Go­bierno de Ra­joy. En­tre me­dias se co­ló el ama­go de Ar­gen­ti­na de na­cio­na­li­zar la pe­tro­le­ra YPF, un pa­so que fi­nal­men­te se hi­zo reali­dad es­ta se­ma­na con el anun­cio de ex­pro­pia­ción por par­te de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. An­te es­te cú­mu­lo de in­di­ca­do­res ne­ga­ti­vos, el Rey de­bía ha­ber sus­pen­di­do su es­tan­cia en Bot­sua­na y ha­ber re­gre­sa­do lo antes po­si­ble a España, se­gún coin­ci­den las fuen­tes con­sul­ta­das por Tiem­po.

La ido­nei­dad o no de es­te via­je pri­va­do ha de­ja­do tras de sí ríos de tin­ta. El Rey no es­tá su­je­to a res­pon­sa­bi­li­dad y sus ac­tos, se­gún la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, es­tán siem­pre re­fren­da­dos por el pre­si­den­te del Go­bierno, el pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados o uno de los mi­nis­tros, se­gún ca­da ca­so. Por tan­to, las per­so­nas que re­fren­dan son las res­pon­sa­bles de los ac­tos del mo­nar­ca. Cuan­do don Juan Car­los se rom­pió la ca­de­ra en la ma­dru­ga­da del vier­nes 13 y se pro­ce­dió a su rá­pi­da eva­cua­ción del del­ta del Oka­van­go, el Go­bierno se en­con­tró con la in­có­mo­da si­tua­ción de co­no­cer so­lo par­cial­men­te los he­chos.

El mo­nar­ca le di­jo a Ra­joy en su des­pa­cho del 2 de abril que al día si­guien­te iría a Ku­wait y que la si­guien­te se­ma­na es­ta­ría fue­ra de España de vi­si­ta pri­va­da. ¿Ha­bla­ron ex­pre­sa­men­te de Bot­sua­na? Es una de las in­cóg­ni­tas por re­sol­ver de es­ta his­to­ria. El pa­la­cio de la Zar­zue­la in­sis­te en que sí, pe­ro las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes que sa­lie­ron de Mon­cloa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.