La verdad nos ha­rá li­bres

Tiempo - - OPINIÓN - ELI­SA BE­NI

a vos tam­bién. Con los tro­zos de la cre­di­bi­li­dad y del pres­ti­gio en las ma­nos, so­lo ca­be in­ter­ve­nir de ur­gen­cia y sa­near. Pue­de que la ins­ti­tu­ción ne­ce­si­te des­pués mu­le­tas du­ran­te un tiem­po, pe­ro tam­bién que los es­fuer­zos de reha­bi­li­ta­ción en­cuen­tran siem­pre eco fa­vo­ra­ble en el pú­bli­co.

El en­ca­de­na­mien­to de sucesos ob­je­ti­va­men­te cri­ti­ca­bles en la ac­tua­ción del je­fe del Es­ta­do no tie­ne vuel­ta de ho­ja. No sir­ve la­men­tar­se de la ma­la pa­ta de un su­ce­so ac­ci­den­tal que los ha de­ja­do al des­cu­bier­to. La vi­da es ac­ci­den­te. Lo que si tie­ne re­me­dio es el se­guir en­ca­de­nan­do des­pro­pó­si­tos aun­que sea con el pro­pó­si­to más loa­ble. Nin­gu­na hui­da ha­cia ade­lan­te ten­drá otro re­sul­ta­do que más em­bro­llos y más ma­les­tar ciu­da­dano. La verdad. Cual­quier ex­per­to en co­mu­ni­ca­ción de cri­sis se lo di­ría. Có­mo fue, con quién es­tu­vo, quien co­rrió con los gas­tos y có­mo se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.