Nin­gu­na hui­da ha­cia de­lan­te ten­drá otro re­sul­ta­do que más em­bro­llos y más ma­les­tar ciu­da­dano

Tiempo - - OPINIÓN -

desa­rro­lla­ron los acon­te­ci­mien­tos. In­clu­so un re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so del error co­me­ti­do. So­lo eso es ho­nes­to con el res­pe­to y la leal­tad a la ins­ti­tu­ción, por­que so­lo eso pue­de ayu­dar­la.

Co­ro­na y ocul­ta­ción, Mo­nar­quía y si­mu­la­ción, je­fa­tu­ra del Es­ta­do y opa­ci­dad no ri­man en los oí­dos de los es­pa­ño­les. No in­ten­ten tu­te­lar­nos. No quie­ran pro­te­ger­nos. Tan in­jus­to es que­rer aba­tir to­da una tra­yec­to­ria de ser­vi­cio por al­gu­nos bo­rro­nes co­mo pre­ten­der man­te­ner en mi­no­ría de edad a un pue­blo que ha­ce tiem­po que echó los dien­tes. So­mos ma­yo­res. Po­dre­mos di­ge­rir que sean hu­ma­nos -lo sa­be­mos y no es­pe­ra­mos otra co­sa- y ser ge­ne­ro­sos si lo re­co­no­cen. In­clu­so po­dre­mos de­ci­dir si que­re­mos do­tar­nos de otro sis­te­ma pe­ro lo ha­re­mos se­re­nos y sin in­dig­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.