El Rey se dis­cul­pa a la sa­li­da del hos­pi­tal

Tiempo - - PORTADA -

Au­dien­cias mi­li­ta­res.

Con ros­tro se­rio y so­bre unas mu­le­tas, el rey Juan Car­los com­pa­re­ció el miér­co­les an­te los me­dios na­da más aban­do­nar la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal en el que es­tu­vo in­ter­na­do des­de que el vier­nes 13 le prac­ti­ca­ran una ope­ra­ción de ca­de­ra. Agra­de­ció la aten­ción del per­so­nal del USP San Jo­sé y el in­te­rés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro lo que más sor­pren­dió fue­ron las si­guien­tes pa­la­bras: “Lo sien­to mu­cho. Me he equi­vo­ca­do y no vol­ve­rá a ocu­rrir”. Un ges­to va­lien­te y sin pre­ce­den­tes.

Don Fe­li­pe ha sub­ra­ya­do es­tos úl­ti­mos años, en los que la sa­lud de su pa­dre se ha re­sen­ti­do, que no tie­ne nin­gu­na pri­sa por ac­ce­der al trono ni quie­re dar la sen­sa­ción de es­tar pi­lo­tan­do el pro­ce­so de su­ce­sión. Pe­se a que es­te de­ba­te se ha ca­len­ta­do en los úl­ti­mos días, el ni­vel de ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas del Prín­ci­pe es prác­ti­ca­men­te el mis­mo que en años an­te­rio­res y, en con­ver­sa­cio­nes pri­va­das, él siem­pre sub­ra­ya la tran­qui­li­dad, la nor­ma­li­dad y la pre­vi­si­bi­li­dad con la que afron­ta­rá su nom­bra­mien­to co­mo mo­nar­ca, tras mu­chos años de es­tar­se pre­pa­ran­do pa­ra ese mo­men­to. En es­te sen­ti­do, el Prín­ci­pe de As­tu­rias asu­me ya la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las au­dien­cias mi­li­ta­res que des­de La Zar­zue­la se pro­gra­man a lo lar­go del año y es él quien vi­si­ta a las uni­da­des o su­per­vi­sa ma­nio­bras en la ma­yo­ría de los ca­sos. De lo que no ca­be du­da es de que la ca­ce­ría real ha sen­ta­do mal en todos los es­tra­tos de la so­cie­dad es­pa­ño­la. In­clu­so en las Fuer­zas Ar­ma­das, don­de un ge­ne­ral re­ti­ra­do es­cri­bió es­ta se­ma­na lo si­guien­te en su blog: “Los mi­li­ta­res, por dis­cre­ción o im­pe­ra­ti­vo le­gal, per­ma­ne­cen ca­lla­dos. Pe­ro que na­die crea que no tie­nen opi­nión so­bre el com­por­ta­mien­to de quien os­ten­ta su man­do su­pre­mo. Los

mi­li­ta­res so­mos es­pe­cial­men­te sen­si­bles al cré­di­to y la opi­nión, co­mo re­sal­ta Cal­de­rón de la Bar­ca en su más fa­mo­so ver­so. Por eso (...) en los círcu­los mi­li­ta­res se aña­de la frus­tra­ción de que en el mar­co de unas Fuer­zas Ar­ma­das con­de­na­das hoy a la inope­ra­ti­vi­dad, por de­ba­jo ya de los ni­ve­les mí­ni­mos de pre­pa­ra­ción pa­ra cum­plir su mi­sión co­mo con­se­cuen­cia de los ha­cha­zos pre­su­pues­ta­rios, su man­do su­pre­mo se es­ca­pe ale­gre­men­te de juer­ga afri­ca­na”.

En el te­rreno po­lí­ti­co, el tropezón del Rey ha abier­to la ve­da de las crí­ti­cas. El pri­me­ro en ha­cer­lo fue, cu­rio­sa­men­te, el cuar­to se­cre­ta­rio de la Me­sa del Con­gre­so, el dipu­tado del PP San­tia­go Cer­ve­ra, quien es­cri­bió en su Twit­ter: “Aque­llos tiem­pos en los que la ejem­pla­ri­dad jus­ti­fi­ca­ba la exis­ten­cia de la mo­nar­quía. Aque­llos tiem­pos”. Pre­via­men­te, el dipu­tado na­va­rro ha­bía cen­su­ra­do tam­bién la ca­za de ele­fan­tes: “¿Ha­béis vis­to la mi­ra­da de un ele­fan­te? Lo di­ga quien lo ha­ga, ma­tar­los me pa­re­ce una sal­va­ja­da”, de­jó es­cri­to en la ci­ta­da red so­cial.

Nue­vo fren­te pa­ra Ra­joy.

Des­pués de él, na­die del Go­bierno o el PP ha osa­do cri­ti­car en pú­bli­co la ac­ción del je­fe del Es­ta­do. Sin em­bar­go, en pri­va­do lo han si­do tan­to co­mo el res­to de par­ti­dos po­lí­ti­cos. So­bre to­do por­que la apa­ren­te de­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción de la Co­ro­na, a raíz de los úl­ti­mos es­cán­da­los -léa­se el ca­so Ur­dan­ga­rin- o de ac­ci­den­tes co­mo el de Froi­lán, que nun­ca se te­nía que ha­ber pro­du­ci­do ya que un me­nor de 14 años tie­ne prohi­bi­do empuñar un ar­ma del ca­li­bre 36 co­mo la que se le dis­pa­ró, su­po­ne un nue­vo fren­te po­lí­ti­co que se le abre a Ra­joy, al­go que ni en sus peo­res sue­ños pu­do ima­gi­nar cuan­do en­tró por pri­me­ra vez en La Mon­cloa. Se­gún un par­la­men­ta­rio del PP que no qui­so re­ve­lar el nom­bre, el via­je del mo­nar­ca no se ajus­ta a los men­sa­jes de aus­te­ri­dad y sa­cri­fi­cio que

Vi­si­ta. La Rei­na, sa­lien­do del cen­tro don­de es­ta­ba in­ter­na­do don Juan Car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.