Los re­yes ca­si nun­ca ab­di­can

So­lo en dos de los mu­chos ca­sos de la his­to­ria de España la ab­di­ca­ción fue un ac­to de­ci­di­do en li­ber­tad por el mo­nar­ca: Car­los I y Fe­li­pe V.

Tiempo - - PORTADA - LUIS RE­YES tiem­po@gru­po­ze­ta.es

car­los i de españa y v de ale­ma­nia ha­bía co­men­za­do a rei­nar en nues­tro país con 16 años re­cién cum­pli­dos, y en el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano-ger­má­ni­co, con 19. Ha­bía go­ber­na­do per­so­nal­men­te dos im­pe­rios, lo que le obli­gó a un cons­tan­te deam­bu­lar en­tre España y Ale­ma­nia, los Paí­ses Ba­jos e Ita­lia, man­te­nien­do gue­rras con me­dio mun­do, em­pe­zan­do por sus pro­pios súb­di­tos es­pa­ño­les e in­clu­yen­do al Pa­pa. Cuan­do en­tró en la cin­cuen­te­na se ha­bía con­ver­ti­do en un an­ciano. Pa­de­cía un ago­ta­mien­to acu­mu­la­do du­ran­te dé­ca­das y en­tró en una fase de­pre­si­va, de de­sen­ga­ño an­te el gi­ro de la His­to­ria. En bus­ca de paz es­pi­ri­tual, eli­gió el re­ti­ro en un con­ven­to ais­la­do de Ex­tre­ma­du­ra tras de­jar­le España a su hi­jo Fe­li­pe II y Ale­ma­nia, a su her­mano Fer­nan­do.

La ab­di­ca­ción del pri­mer Bor­bón, Fe­li­pe V, en 1724, no es­tá tan cla­ra. El rey pa­de­cía ac­ce­sos de me­lan­co­lía y es po­si­ble que de­ci­die­se pa­sar­le el trono a su hi­jo Luis en un mo­men­to de­pre­si­vo. Pe­ro si fue así, pron­to se echó atrás, pues si­guió go­ber­nan­do des­de la som­bra. Es­to ha he­cho pen­sar que en reali­dad su pro­pó­si­to era con­ver­tir­se en rey de Fran­cia a la muer­te de Luis XV. Co­mo el Tra­ta­do de Utrech im­pe­día unir las dos co­ro­nas en una so­la per­so­na, te­nía que re­nun­ciar a la de España pa­ra ob­te­ner la de Fran­cia. Pe­ro tras sie­te me­ses de rei­na­do, Luis I fa­lle­ció sin su­ce­sión, y Fe­li­pe V re­gre­só al trono es­pa­ñol, que ocu­pó 46 años, has­ta su muer­te a los 62.

El si­glo de las re­nun­cias.

El nie­to de Fe­li­pe V, Car­los IV, tam­bién ab­di­có, no una, sino dos ve­ces, aun­que nin­gu­na de las dos fue vo­lun­ta­ria. El aban­dono en ma­nos del fa­vo­ri­to Go­doy pro­vo­có un vio­len­to mo­vi­mien­to con­tra Car­los IV en­ca­be­za­do por su pro­pio hi­jo, Fer­nan­do. En mar­zo de 1808 los cons­pi­ra­do­res or­ga­ni­za­ron el Mo­tín de Aran­juez, Go­doy es­tu­vo a pun­to de ser lin­cha­do y Car­los IV, ate­rro­ri­za­do, ab­di­có en Fer­nan­do VII. Pe­ro in­me­dia­ta­men­te acu­dió a Na­po­león pa­ra que le re­pu­sie­ra en el po­der, lo que da­ría lu­gar al la­men­ta­ble pa­sa­je de las Ab­di­ca­cio­nes de Ba­yo­na.

En ma­yo de 1808 los dos re­yes de España, pa­dre e hi­jo, eran au­tén­ti­cos pri­sio­ne­ros de Na­po­león en Ba­yo­na. El em­pe­ra­dor fran­cés obli­gó a Fer­nan­do VII a ab­di­car y de­vol­ver la co­ro­na a Car­los IV el 1 de ma­yo, y cua­tro días des­pués, Car­los IV ab­di­có a su vez en Na­po­león, que le tras­pa­só el trono a su her­mano Jo­sé I. Lo que vino tras es­te ga­li­ma­tías constitucional fue la te­rri­ble Gue­rra de In­de­pen­den­cia.

Más di­fí­cil fue ha­cer ab­di­car a la hi­ja de Fer­nan­do VII, Isa­bel II, pe­se a que la His­to­ria ya la ha­bía ju­bi­la­do. En sep­tiem­bre de 1868, mien­tras es­ta­ba de va­ca­cio­nes en Le­quei­tio, es­ta­lló la Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa. Isa­bel II sa­lió di­rec­ta­men­te del ve­ra­neo al exi­lio en Fran­cia. En 1870 Cá­no­vas del Cas­ti­llo, ar­tí­fi­ce de la Res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca, lo­gró que ab­di­ca­ra a re­ga­ña­dien­tes en Alfonso XII, que te­nía 12 años, y cin­co des­pués vol­ve­ría pa­ra ocu­par el trono es­pa­ñol. Pe­ro en­tre me­dias hu­bo otra ab­di­ca­ción, la del Rey ele­gi­do Ama­deo de Sa­bo­ya. Im­por­ta­do por el cau­di­llo del pro­gre­sis­mo es­pa­ñol, el ge­ne­ral Prim, el día que Ama­deo lle­gó a España se en­con­tró con que su va­le­dor ha­bía si­do ase­si­na­do. Fal­to del sos­tén de Prim, su rei­na­do re­sul­ta­ría im­po­si­ble. Las Cor­tes que lo ha­bían ele­gi­do acep­ta­ron su ab­di­ca­ción en fe­bre­ro de 1873.

La úl­ti­ma ab­di­ca­ción es­pa­ño­la, la de Alfonso XIII, re­sul­ta­ría tam­bién muy for­za­da (véa­se La se­gun­da ab­di­ca­ción de Alfonso XIII, en Tiem­po, nú­me­ro 1.489). Pe­se a ha­ber si­do des­tro­na­do en 1931, aguan­tó to­das las pre­sio­nes del par­ti­do mo­nár­qui­co du­ran­te diez años y so­lo ab­di­có en su hi­jo don Juan un mes antes de mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.