España, al bor­de del pre­ci­pi­cio

Aun­que es­tá ca­lan­do la idea de que España es de­ma­sia­do gran­de pa­ra de­jar­la caer, fue­ra no aca­ban de creér­se­lo y nos si­guen si­tuan­do al bor­de del abis­mo.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

ma­riano ra­joy es­tá pa­san­do, des­pués de una au­tén­ti­ca Se­ma­na de Pa­sión (ver La cró­ni­ca “La se­ma­na de pa­sión de Ma­riano Ra­joy” en Tiem­po, nú­me­ro 1.550) por el mis­mo cal­va­rio por el que pa­só el ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en el mes de agos­to del año pa­sa­do, cuan­do, co­mo úni­ca sa­li­da an­te la pre­sión y el aco­so de los mer­ca­dos y la subida de la pri­ma de ries­go, tuvo que re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­cluir en ella la cons­ti­tu­cio­na­li­za­ción del dé­fi­cit. Una re­for­ma, por cier­to, que, de al­gún mo­do, se ha ne­ga­do a con­fir­mar con la pre­vis­ta Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria, apro­ba­da en el Par­la­men­to la se­ma­na pa­sa­da con el apo­yo de CIU y UPD, par­ti­dos que en su mo­men­to se opu­sie­ron a esa re­for­ma constitucional, y con la abs­ten­ción del PSOE.

El mis­mo fe­nó­meno de agos­to se ha pro­du­ci­do aho­ra, con la di­fe­ren­cia de que el nue­vo Go­bierno, y el par­ti­do que lo sus­ten­ta, ha­bía es­ta­do ven­dien­do a la opi­nión pú­bli­ca que en la si­tua­ción crí­ti­ca por la que atra­ve­sa­ba el país ha­bía un pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad y con­fian­za y que sim­ple­men­te con el triunfo del PP, los in­ver­so­res y pres­ta­mis­tas iban a creer en la economía es­pa­ño­la y en sus po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­ra­ción, en­tre otras ra­zo­nes por­que iban a ba­jar los im­pues­tos, y el di­ne­ro, en vez de es­tar en ma­nos del Es­ta­do, es­ta­ría en ma­nos de los ciu­da­da­nos que, al fin y al ca­bo, son los que con­su­men, los que in­vier­ten y, so­bre to­do, los que crean empleo a tra­vés de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa.

Es cier­to que ha ha­bi­do un com­pás de es­pe­ra y una cor­ta lu­na de miel, por­que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) ha ve­ni­do apli­can­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses una po­lí­ti­ca de ba­rra li­bre de li­qui­dez, gra­cias a la cual nues­tros ban­cos, los más en­deu­da­dos con el BCE de to­da la UE, han con­se­gui­do fi­nan­cia­ción, han re­ci­bi­do di­ne­ro al 1% de in­te­rés, han com­pra­do deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la al 3% y han es­ta­bi­li­za­do la pri­ma de ries­go.

So­lo en el pa­sa­do mes de mar­zo la deu­da de las en­ti­da­des es­pa­ño­las con el BCE se dis­pa­ró has­ta los 227.600 mi­llo­nes de eu­ros, un 49,3% más res­pec­to a los 152.432 mi­llo­nes con­ta­bi­li­za­dos en fe­bre­ro, un nue­vo ré­cord his­tó­ri­co. Es­te im­por­te es el sal­do que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las tie­nen pen­dien­te de de­vol­ver al ins­ti­tu­to emi­sor eu­ro­peo co­mo con­se­cuen­cia de la fi­nan­cia­ción que el or­ga­nis­mo les ha con­ce­di­do y se al­can­za tras la se­gun­da subas­ta de in­yec­ción de li­qui­dez a tres años del BCE, con lo que la fi­nan­cia­ción ne­ta con­ce­di­da en mar­zo por el eu­ro­sis­te­ma a las en­ti­da­des es­pa­ño­las re­pre­sen­tó el 63% del to­tal de la Eu­ro­zo­na. pre­sen­ta­dos en bru­se­las los pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra es­te año, los más aus­te­ros de la his­to­ria de nues­tra de­mo­cra­cia; pues­ta en mar­cha la re­for­ma la­bo­ral, a pe­sar de la huel­ga ge­ne­ral; anun­cia­do un nue­vo ajus­te de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros en sa­ni­dad y educación, dos sec­to­res que to­can di­rec­ta­men­te el lla­ma­do Es­ta­do del bie­nes­tar, y ce­rra­do el gri­fo del BCE, la se­ma­na pa­sa­da la des­con­fian­za ad­qui­ría ca­rác­ter de au­tén­ti­co tsu­na­mi: la bol­sa al­can­za­ba un hun­di­mien­to his­tó­ri­co, la pri­ma de ries­go se si­tua­ba muy por en­ci­ma de los 400 pun­tos, el pá­ni­co se apo­de­ra­ba de la cla­se po­lí­ti­ca (la ima­gen más sig­ni­fi­ca­ti­va era la de un Ra­joy lí­vi­do, hu­yen­do por los pa­si­llos del

one­to@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.