Pre­ve­nir la in­to­le­ran­cia

No po­de­mos de­jar la en­se­ñan­za de va­lo­res cí­vi­cos ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de las fa­mi­lias, por­que las con­se­cuen­cias de la ma­la educación no son so­lo fa­mi­lia­res sino so­cia­les.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

el ori­gen de al­gu­nos de los com­por­ta­mien­tos que hoy con­si­de­ra­mos “in­hu­ma­nos” es­tá pre­ci­sa­men­te en ata­vis­mos que en el pa­sa­do sir­vie­ron pa­ra co­men­zar a cons­truir nues­tra hu­ma­ni­dad. Por eso son tan di­fí­ci­les de erra­di­car. El afán de ser co­mo todos nues­tros se­me­jan­tes y de acep­tar los usos co­mu­nes tuvo que ser­vir ha­ce mi­le­nios pa­ra que se con­so­li­da­ran las una­ni­mi­da­des so­cia­les: así los hu­ma­nos nos acos­tum­bra­mos a acep­tar y guar­dar las le­yes. Pe­ro hoy el afán an­ces­tral de “nor­ma­li­dad” pue­de con­ver­tir­se a ve­ces en fuen­te de in­to­le­ran­cia y de per­se­cu­cio­nes con­tra quie­nes adop­tan for­mas de vi­da mi­no­ri­ta­rias: lo que an­ta­ño con­so­li­dó los la­zos so­cia­les aho­ra fo­men­ta ex­clu­sio­nes y es­tig­mas in­qui­si­to­ria­les.

Así ocu­rre to­da­vía con la ho­mo­se­xua­li­dad, a pe­sar de que su acep­ta­ción éti­ca y su pro­cla­ma­ción es­té­ti­ca son ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas. Que aún per­du­ra la la­cra de una in­to­le­ran­cia que en ca­sos ex­tre­mos pue­de pro­vo­car crí­me­nes nos lo ha re­cor­da­do re­cien­te­men­te el ase­si­na­to en Chi­le de un jo­ven ho­mo­se­xual a ma­nos de una pia­ra bru­tal de neo­na­zis. Pe­ro sin lle­gar a ta­les atro­ci­da­des, aquí en España ha cau­sa­do ma­les­tar la ho­mi­lía del obis­po de Al­ca­lá en la re­trans­mi­sión te­le­vi­sa­da de los ofi­cios de Vier­nes San­to. En esa pré­di­ca, el re­ve­ren­do anate­ma­ti­zó a quie­nes sien­ten atrac­ción por per­so­nas de su mis­mo se­xo, ca­li­fi­cán­do­les de co­rrup­tos y pros­ti­tui­dos. Se han al­za­do mu­chas pro­tes­tas con­tra es­te men­sa­je in­to­le­ran­te di­fun­di­do por un me­dio de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­co y pa­ga­do con los im­pues­tos de todos, in­clui­dos los pro­pios acu­sa­dos de anor­ma­li­da­des per­ni­cio­sas.

El pri­mer es­cán­da­lo de es­te asun­to es que to­da­vía a es­tas al­tu­ras del si­glo XXI una televisión pú­bli­ca se vea obli­ga­da a re­trans­mi­tir even­tos ecle­sia­les. Una co­sa es el in­te­rés cul­tu­ral que pue­dan tener –y tie­nen- las re­li­gio­nes y otro ha­cer pro­pa­gan­da a los pre­jui­cios de los clé­ri­gos. El obis­po de Al­ca­lá di­ce co­sas pro­pias de su pin­to­res­co car­go: lo ra­ro se­ría que com­par­tie­se los pun­tos de vis­ta de Pe­dro Al­mo­dó­var. Pe­ro po­de­mos exi­gir que las di­ga en su pa­rro­quia a quien se las quie­ra es­cu­char y no a tra­vés de un al­ta­voz me­diá­ti­co que lle­ga a las ca­sas de mi­llo­nes de es­pa­ño­les. Hay otras mu­chas igle­sias y le­vi­tas de va­ria­do pe­la­je en nues­tro país: co­mo todos ellos coin­ci­den en obe­de­cer a la voz del Al­tí­si­mo antes que a la del sen­ti­do común y la cons­ti­tu­ción lai­ca, lo más pru­den­te es que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos se nie­guen a dar­les la mí­ni­ma can­cha, aun­que muy ama­ble­men­te, eso sí. Al­gu­nos re­pre­sen­tan creen­cias y com­por­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les en nues­tro país, pe­ro na­da nos obli­ga a dar por bue­nas esas ve­ne­ra­bles re­li­quias: acep­te­mos las fes­ti­vi­da­des tí­pi­cas en lo que tie­nen de lú­di­co y es­té­ti­co, pe­ro en cuan­to a la éti­ca ya hay co­sas me­jo­res.

Pa­ra pre­ve­nir la in­to­le­ran­cia –en la me­di­da de lo po­si­ble, cla­ro– la educación pú­bli­ca y lai­ca es el ins­tru­men­to in­dis­pen­sa­ble. No po­de­mos de­jar la en­se­ñan­za de va­lo­res cí­vi­cos ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de las fa­mi­lias, por­que las con­se­cuen­cias de la ma­la educación no son so­lo fa­mi­lia­res sino so­cia­les. Y tam­po­co pue­den edu­car úni­ca­men­te los clé­ri­gos, que a ve­ces son sin du­da maes­tros ex­ce­len­tes pe­ro en otros ca­sos per­pe­túan pre­jui­cios y su­pers­ti­cio­nes. Por úl­ti­mo, no con­vie­ne ol­vi­dar que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas son tam­bién a su mo­do es­cue­las, a ve­ces de bue­nas y a ve­ces de ma­las cos­tum­bres: los fi­nan­cia­dos con fon­dos pú­bli­cos tie­nen que fo­men­tar el hu­ma­nis­mo cons­ti­tu­cio­nal­men­te es­ta­ble­ci­do y no po­ner­lo en en­tre­di­cho con ser­mo­nes du­do­sos...

33

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.