San­gre, su­dor y lá­gri­mas

Los cuar­tos pre­su­pues­tos a la ba­ja en De­fen­sa se­rán los más do­lo­ro­sos, ya que obli­gan a re­du­cir el nú­me­ro de efec­ti­vos, ce­rrar uni­da­des y can­ce­lar pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

En el pri­mer cuer­po a cuer­po par­la­men­ta­rio en­tre Ma­riano Ra­joy y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba del pa­sa­do 14 de mar­zo, el líder del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción pi­dió al Go­bierno po­pu­lar que re­du­je­se el pre­su­pues­to de De­fen­sa antes que me­ter la ti­je­ra en po­lí­ti­cas so­cia­les co­mo la educación o la sa­ni­dad. Qui­zás aho­ra se muer­da un po­co la len­gua, pues el Eje­cu­ti­vo no ha pre­su­pues­ta­do ni un euro de los 33 mi­llo­nes ne­ce­sa­rios pa­ra em­pe­zar a re­no­var la flo­ta de Bu­ques de Ac­ción Ma­rí­ti­ma (BAM) de la Ar­ma­da. Un pro­gra­ma en el que la em­pre­sa Na­van­tia te­nía car­ga de tra­ba­jo has­ta 2016 con un vas­to pro­gra­ma de 740 mi­llo­nes de eu­ros en los as­ti­lle­ros de Cá­diz, jus­to la pro­vin­cia por la que Ru­bal­ca­ba era dipu­tado has­ta el pa­sa­do 20-N.

El pro­yec­to de los BAM dor­mi­rá el sue­ño de los jus­tos has­ta que España vuel­va a sen­tir los bríos del cre­ci­mien- to eco­nó­mi­co. Tam­bién co­rren pe­li­gro la cam­pa­ña An­tár­ti­ca, la aca­de­mia ge­ne­ral de sub­ofi­cia­les de Ta­larn (Lé­ri­da), pa­ra la que se ha pre­vis­to un cie­rre “tem­po­ral” por mo­ti­vos pre­su­pues­ta­rios, va­rias de las ma­nio­bras mi­li­ta­res y na­va­les que se ha­bían pro­gra­ma­do con la OTAN y otros paí­ses de nues­tro en­torno pa­ra es­te año, o los cur­sos de en­tre­na­mien­to en la Alian­za Atlán­ti­ca y la Unión Eu­ro­pea. El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa es­tu­dia igual­men­te pres­cin­dir de cier­tas ex­ter­na­li­za­cio­nes en ser­vi­cios y se­gu­ri­dad, lo que im­pli­ca que en al­gu­nos si­tios las la­bo­res de lim­pie­za y la vi­gi­lan­cia de las ba­ses de­ja­rán de es­tar en ma­nos de em­pre­sas pri­va­das.

Un 0,59% del PIB.

To­do ello por cul­pa de un pre­su­pues­to pa­ra es­te 2012 que se ha re­du­ci­do a 6.316 mi­llo­nes de eu­ros, un 8,84% me­nos con res­pec­to a 2011 y que re­pre­sen­ta ape­nas el 0,59% de nues­tro PIB, una ci­fra “muy in­su­fi­cien­te” si se com­pa­ra con los es­tán­da­res eu­ro­peos, se­gún el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de De­fen­sa, Pe­dro Ar­güe­lles. Si bien en­tre los es­pa­ño­les ha ca­la­do que esa re­duc­ción del 8,84% es un mal me­nor pa­ra De­fen­sa si se com­pa­ra con la me­dia del 16,9% de caí­da que hay en el res­to de de­par­ta­men­tos, lo cier­to es que las Fuer­zas Ar­ma­das vie­nen so­por­tan­do un ti­je­re­ta­zo de­trás de otro des­de el año 2008. Así, en 2009 el pre­su­pues­to de­cre­ció un 2,81%; en 2010, un 6,79%; y en 2011, un 7,05%.

Que­dan le­jos, por ejem­plo, los tiem­pos en los que España apos­ta­ba por la in­ver­sión en pro­gra­mas de ar­ma­men­to con 2.038 mi­llo­nes allá por 2008. Aho­ra la deu­da con­traí­da des­de fi­na­les de los no­ven­ta y que su­pera los 30.000 mi­llo­nes aho­ga cual­quier in­ten­to de apos­tar por el I+D mi­li­tar. Co­mo mues­tra, un bo­tón: la de es­te año, cu­ya pre­vi­sión pre­su­pues­ta­ria en es­te ca­pí­tu­lo de in­ver­sio­nes ape­nas as­cien­de a 654 mi­llo-

Al mí­ni­mo. Ma­nio­bras mi­li­ta­res co­mo la de la fo­to, en Za­ra­go­za, se re­du­ci­rán es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.