Por qué Kirch­ner odia aho­ra a Rep­sol

El Go­bierno ar­gen­tino ha pa­sa­do del amor al odio ha­cia Rep­sol en muy po­cos me­ses. Un gran ya­ci­mien­to de gas y pe­tró­leo, in­men­so pe­ro ca­ro de po­ner en mar­cha, tie­ne la cul­pa del di­vor­cio.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na, com­pa­re­cía an­te la opi­nión pú­bli­ca con la ban­de­ra del país de­trás y con un tu­bo de cris­tal lleno de pe­tró­leo de la pri­me­ra ex­trac­ción que se lle­vó a ca­bo en su te­rri­to­rio. La pues­ta en es­ce­na ser­vía de de­co­ra­do al anun­cio de la na­cio­na­li­za­ción del 51% del ca­pi­tal de YPF, has­ta aho­ra fi­lial de Rep­sol. Mien­tras eso ocu­rría, las edi­cio­nes di­gi­ta­les de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción ar­gen­ti­nos re­cor­da­ban có­mo la pro­pia Kirch­ner se des­ha­cía en elo­gios, ha­ce tan so­lo cua­tro me­ses, ha­cia la la­bor de in­ves­ti­ga­ción y los tra­ba­jos de pros­pec­ción de Rep­sol en su país. ¿Qué ha pa­sa­do pa­ra que en tan cor­to es­pa­cio de tiem­po las re­la­cio­nes ha­yan pa­sa­do del amor al odio?

Ar­gen­ti­na tie­ne en es­tos mo­men­tos un pro­ble­ma acu­cian­te con la in­fla­ción. No pue­de per­mi­tir­se subidas de pre­cios im­por­tan­tes, por­que su en­de­ble sis­te­ma eco­nó­mi­co su­fri­ría so­bre­ma­ne­ra y el Go­bierno pe­ro­nis­ta de la viu­da de Kirch­ner

tam­bién. Mien­tras en el he­mis­fe­rio nor­te, aquí, don­de es­tá la se­de de Rep­sol, se acer­ca el ve­rano, en el país más me­ri­dio­nal de Amé­ri­ca del Sur se apro­xi­ma inexo­ra­ble­men­te el in­vierno aus­tral. Es­te fe­nó­meno au­men­ta­rá el con­su­mo de pe­tró­leo en la zo­na, jus­to en un mo­men­to en el que las cri­sis de Oriente Me­dio y el cor­te de su­mi­nis­tros des­de Irán ha­cia mu­chos paí­ses oc­ci­den­ta­les han dis­pa­ra­do el pre­cio del cru­do. El Eje­cu­ti­vo ar­gen­tino ha in­ten­ta­do por ac­ti­va y por pa­si­va que Rep­sol cu­bra el au­men­to de la de­man­da, a pe­sar de que los po­zos en ex­plo­ta­ción no dan mu­cho más de sí, pe­ro con pre­cios sub­ven­cio­na­dos pa­ra que la in­fla­ción no se dis­pa­re.

YPF ya ven­de en Ar­gen­ti­na las ga­so­li­nas con pre­cios sub­ven­cio­na­dos, pe­ro el Go­bierno que­ría ba­jar­los más jus­to cuan­do au­men­ta la de­man­da y sube el pre­cio del cru­do. Eso so­lo se pue­de ha­cer cuan­do la em­pre­sa es de pro­pie­dad es­ta­tal o es­tá so­me­ti­da a un mo­no­po­lio. De eso sa­be al­go Rep­sol, he­re­de­ra en España de la an­ti­gua Com­pa­ñía Ad­mi­nis­tra­do­ra del Mo­no­po­lio de Pe­tró­leos (Cam­p­sa). Tam­bién sa­ben mu­cho de ello los eco­no­mis­tas que han es­tu­dia­do el ca­so y hay cien­tos de pá­gi­nas es­cri­tas so­bre có­mo la economía es­pa­ño­la su­frió dos cri­sis se­gui­das de con­si­de­ra­ble mag­ni­tud pre­ci­sa­men­te por no re­co­no­cer en los años se­ten­ta que la cri­sis del pe­tró­leo tam­bién ha­bía lle­ga­do has­ta aquí. Los pre­cios se sub­ven­cio­na­ron du­ran­te años pa­ra no unir una cri­sis eco­nó­mi­ca a la con­vul­sión po­lí­ti­ca de la Tran­si­ción, pe­ro al fi­nal los es­pa­ño­les la aca­ba­ron pa­gan­do con in­tere­ses.

Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pre­ten­de aho­ra ha­cer en Ar­gen­ti­na al­go pa­re­ci­do, pe­ro lo ha es­con­di­do ba­jo la ex­cu­sa de que Rep­sol no in­vier­te lo su­fi­cien­te en el país. Di­ce que a ella no le preo­cu­pa que las em­pre­sas ex­tran­je­ras ac­cio­nis­tas de com­pa­ñías ar­gen­ti­nas ob­ten­gan una im­por­tan­te ren­ta­bi­li­dad, pe­ro, con el tu­bi­to de pe­tró­leo en la mano, ape­la­ba a la so­be­ra­nía na­cio­nal pa­ra re­cla­mar la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos. ¿Al­guien se ima­gi­na que el Reino Uni­do ex­pro­pie las fi­lia­les bri­tá­ni­cas de Iber­dro­la pa­ra que no suba luz en In­gla­te­rra? ¿O que España na­cio­na­li­ce las plan­tas de fa­bri­ca­ción de Opel pa­ra re­du­cir el pre­cio de los co­ches? La mis­ma tar­de de la ex­pro­pia­ción del 51% de YPF al­gu­nos go­bier­nos de la zo­na ad­ver­tían al ar­gen­tino de las po­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras en un país que aho­ra pue­de que­dar­se con el man­do en la ex­plo­ta­ción de sus re­cur­sos de hi­dro­car­bu­ros, pe­ro del que pue­den huir los in­ver­so­res eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos.

Una his­to­ria an­ti­gua.

El nom­bre de YPF, al igual que ocu­rre en Rep­sol, vie­ne tam­bién de una épo­ca de mo­no­po­lio. Fue fun­da­da en 1922 con la de­no­mi­na­ción co­mer­cial de Ya­ci­mien­tos Pe­tro­lí­fe­ros Fis­ca­les y era pro­pie­dad

del Es­ta­do ar­gen­tino. En 1992, tras 70 años de vi­da, sien­do pre­si­den­te del país Car­los Me­nem, el Par­la­men­to de Bue­nos Ai­res apro­bó una ley que per­mi­tía la en­tra­da de ca­pi­tal pri­va­do en la em­pre­sa. Un gru­po de in­ver­so­res de la pro­pia Ar­gen­ti­na se hi­zo con el ca­pi­tal so­cial en una ope­ra­ción po­lí­ti­ca que fue apo­ya­da sin re­ser­vas por Nés­tor Kirch­ner, en­ton­ces go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de San­ta Cruz y de su es­po­sa, Cris­ti­na Fer­nán­dez, hoy pre­si­den­ta de la na­ción.

YPF pa­só a ser for­mal­men­te una em­pre­sa pri­va­da, aun­que el Es­ta­do ar­gen­tino y los go­ber­na­do­res de las po­de­ro­sas pro­vin­cias man­te­nían sus cuo­tas de po­der den­tro de la com­pa­ñía. Esa mez­cla de ges­tión pri­va­da so­me­ti­da a los de­sig­nios de los po­lí­ti­cos de turno no sue­le fun­cio­nar y el ex­pe­ri­men­to so­lo du­ró sie­te años. En 1999 apa­re­ció Rep­sol co­mo sal­va­do­ra de una com­pa­ñía en rui­nas que aho­ra tie­ne una en­vi­dia­ble car­te­ra de re­ser­vas de pe­tró­leo gra­cias a la in­ver­sión y a la in­ves­ti­ga­ción de su ma­triz es­pa­ño­la. Ya en el año 2007 el pro­pio Nés­tor Kirch­ner pro­pi­ció la vuel­ta par­cial a sus orí­ge­nes ar­gen­ti­nos de YPF con la en­tra­da de la fa­mi­lia Es­ke­na­zi, fi­nan­cie­ros y amigos su­yos, que sin em­bar­go no go­zan de la amis­tad de su viu­da, Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Pe­ro el au­tén­ti­co de­to­nan­te del pa­so del amor al odio ha si­do el des­cu­bri­mien­to por par­te de Rep­sol de un gi­gan­tes­co ya­ci­mien­to de gas y pe­tró­leo, de di­fí­cil ex­trac­ción, pe­ro real, en el sub­sue­lo ar­gen­tino. Es el de­no­mi­na­do pro­yec­to de Va­ca Muer­ta. La pros­pec­ción es­tá si­tua­da fí­si­ca­men­te en la pro­vin­cia de Neu­quén y sus po­si­bi­li­da­des su­man un mi­llón de ba­rri­les de cru­do dia­rio. El Go­bierno ar­gen­tino ha echa­do cuen­tas y ha vis­to que con se­me­jan­te cho­rro de gas y cru­do pue­den abas­te­cer al país sin tener que im­por­tar ni un gra­mo de fue­ra. El anun­cio de la con­fir­ma­ción del ya­ci­mien­to se pro­du­cía a prin­ci­pios de fe­bre­ro y ahí em­pe­za­ron los pro­ble­mas.

El Eje­cu­ti­vo de Fer­nán­dez de Kirch­ner co­men­zó a acu­sar pú­bli­ca­men­te a Rep­sol de lle­var­se el di­ne­ro de YPF pa­ra pa­gar los di­vi­den­dos a los ac­cio­nis­tas mien­tras de­di­ca­ba más re­cur­sos a in­ver­tir en Bra­sil que en la pro­pia Ar­gen­ti­na. La pe­tro­le­ra es­pa­ño­la ha in­ver­ti­do en Ar­gen­ti­na bas­tan­te más de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res (15.000 mi­llo­nes de eu­ros), des­ti­na­dos fun­da­men­tal­men­te a la mo­der­ni­za­ción de sus ins­ta­la­cio­nes y a la in­ves­ti­ga­ción y pros­pec­ción de nue­vos re­cur­sos y re­ser­vas. A Cris­ti­na Fer­nán­dez le pa­re­ce es­ca­sa la can­ti­dad y sus cuen­tas tie­nen una cla­ra in­ten­ción. Quie­re con­tro­lar el mo­no­po­lio pe­ro que lo pa­guen otros. La ex­cu­sa es que los re­cur­sos es­tán en sue­lo ar­gen­tino y son de los ar­gen­ti­nos.

Equi­li­brios.

La ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les y los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas que in­vier­ten pa­ra ello se sus­ten­tan en un di­fí­cil equi­li­brio que se ha ve­ni­do cum­plien­do en Ar­gen­ti­na, has­ta que el país ha te­ni­do que im­por­tar más pe­tró­leo y gas que el que ex­por­ta, por pri­me­ra vez en 2011 des­de la pri­va­ti­za­ción de YPF, por va­lor de al­go más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro es que los po­zos en ex­plo­ta­ción pro­pie­dad de la com­pa­ñía co­men­za­ron su de­cli­ve por ve­jez ha­ce 14 años, se­gún da­tos de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía.

El nue­vo des­cu­bri­mien­to de Va­ca Muer­ta pa­re­cía ser la so­lu­ción. In­clu­so al­gu­na com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se co­mo Ex­xon ha­bría es­ta­do in­tere­sa­da en su ex­plo­ta­ción co­mer­cial. Pe­ro es­te ya­ci­mien­to es de los que téc­ni­ca­men­te se de­no­mi­nan co­mo “no con­ven­cio­na­les”. Es de­cir, no se tra­ta de una bol­sa de cru­do o de gas que se pin­cha y se ex­trae su con­te­ni­do, sino que es una zo­na sub­te­rrá­nea de ro­cas que con­tie­nen cier­tas can­ti­da­des de pe­tró­leo o gas na­tu­ral que pue­de ser li­be­ra­do me­dian­te una téc­ni­ca muy com­ple­ja y que, si no se quie­re da­ñar el me­dio am­bien­te, re­sul­ta muy ca­ra. Po­cas em­pre­sas en el mun­do (y en­tre ellas es­tá Rep­sol) tie­nen la tec­no­lo­gía pa­ra aco­me­ter el pro­yec­to. Pe­ro tie­ne un pre­cio.

Po­ner Va­ca Muer­ta a pleno ren­di­mien­to pa­ra po­der ex­traer el mi­llón de ba­rri­les dia­rios con el que sue­ña Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner cues­ta 27.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­ver­sio­nes. El ór­da­go con­sis­te en que el Es­ta­do ar­gen­tino, con su 51% de YPF, man­da en la em­pre­sa. Pe­ro, ¿tie­ne esa can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra po­ner el cam­po en fun­cio­na­mien­to? ¿Tie­ne al­gún so­cio ocul­to que es­té dis­pues­to a po­ner un ta­lón so­bre la me­sa y arries­gar­se a que le ex­pro­pien cuan­do to­do es­té en mar­cha? Rep­sol va a su­frir en sus nú­me­ros las con­se­cuen­cias de es­te re­pen­tino odio ar­gen­tino, pe­ro YPF tie­ne to­das las pa­pe­le­tas pa­ra no sa­lir in­dem­ne. Aho­ra se abre un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre en las re­la­cio­nes con un país en el que tra­ba­jan Te­le­fó­ni­ca, San­tan­der, BBVA, Endesa o Gas Na­tu­ral, por ci­tar so­lo al­gu­nas de las más gran­des.

57% del ca­pi­tal de YPF le que­da­ba a Rep­sol

des­de 2007

51% se que­da el Es­ta­do ar­gen­tino tras la ex­pro­pia­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.