Gre­cia an­te su dé­ca­da per­di­da

El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del pró­xi­mo 6 de ma­yo aña­de in­cer­ti­dum­bre al fu­tu­ro del país, que po­dría per­der el tren del euro y arras­trar a Eu­ro­pa en un efec­to do­mi­nó de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Tiempo - - MUNDO - POR MI­GUEL ÁN­GEL BE­NE­DIC­TO (Ate­nas, Gre­cia)

Hay di­ne­ro”, de­cía uno de los le­mas de cam­pa­ña del Pa­sok (par­ti­do so­cia­lis­ta) en las elec­cio­nes de 2009. Gre­cia ha­bía vi­vi­do por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. “El di­ne­ro era fá­cil, na­die pa­ga­ba im­pues­tos y la co­rrup­ción es­ta­ba a todos los ni­ve­les. La men­ta­li­dad del grie­go es co­mo la de Zor­ba, to­do es a lo gran­de sin que pa­se na­da. Es la gran­di­lo­cuen­cia he­lé­ni­ca aun­que no de­ja­mos de ser un país de los Bal­ca­nes y Me­dio Oriente”, cri­ti­ca Jorge Ve­ve­lo­yan­nis, pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te en Ate­nas. Tres años más tar­de, no hay li­qui­dez y la aus­te­ri­dad pro­ve­nien­te de Eu­ro­pa se ha im­pues­to en Gre­cia con el fin de evi­tar una ban­ca­rro­ta des­con­tro­la­da. “Las elec­cio­nes son muy pe­li­gro­sas por­que se­gún quien ga­ne po­dría rom­per el acuer­do de re­for­mas pac­ta­do por los dos gran­des par­ti­dos con la Unión Eu­ro­pea”, ar­gu­men­tan des­de el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). So­lo el Pa­sok y los con­ser­va­do­res de Nue­va De­mo­cra­cia han fir­ma­do el plan pa­ra re­du­cir gas­tos y sa­la­rios, des­pe­dir fun­cio­na­rios y re­for­mar la Ad­mi­nis­tra­ción, en­tre otras me­di­das. Aun así, si ga­na el par­ti­do con­ser­va­dor es pro­ba­ble que re­vi­se el re­cor­te de las pen­sio­nes más ba­jas y al­gu­nos im­pues­tos. “Pa­ra re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to no sir­ven so­lo las me­di­das de aus­te­ri­dad por­que pue­den ha­cer la re­ce­sión aún más pro­fun­da”, avan­za an­te un gru­po de pe­rio­dis­tas eu­ro­peos el líder de Nue­va De­mo­cra­cia, An­to­nis Sa­ma­ras.

El res­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas, for­ma­cio­nes de ex­tre­ma de­re­cha y de iz­quier­das, no apo­ya las re­ce­tas eu­ro­peas. Las en­cues­tas dan un 25% de in­ten­ción de vo­to a Nue­va De­mo­cra­cia y un 16% al Pa­sok, li­de­ra­do por el ex­mi­nis­tro de Economía Evan­ge­los Ve­ni­ze­los, que es su­pe­ra­do por Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y la Coa­li­ción de Iz­quier­da Ra­di­cal. “El pró­xi­mo par­la­men­to se­rá el más frag­men­ta­do que ha ha­bi­do nun­ca. El pro­ble­ma es que se lle­ne de na­cio­na­lis­tas, po­pu­lis­tas o an­ti­eu­ro­peos”, ase­gu­ra el di­rec­tor del think tank Eliamep, Loukas Tsou­ka­lis.

Vuel­co po­lí­ti­co.

Gre­cia de­be dar un vuel­co po­lí­ti­co y evi­tar el fren­tis­mo en­tre los dos gran­des par­ti­dos, si­glas que pa­san de pa­dres a hi­jos con­ver­ti­das en es­truc­tu­ras clien­te­lis­tas y en­do­gá­mi­cas que no acos­tum­bran a go­ber­nar en coa­li­ción sal­vo con el ac­tual Eje­cu­ti­vo de uni­dad na­cio­nal, pre­si­di­do por el ex vicepresidente del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) Lukas Pa­pa­de­mos, des­de no­viem­bre de 2011. “Las dos gran­des fuer­zas po­lí­ti­cas son las cul­pa­bles de es­ta si­tua­ción. La cri­sis va a ser un

tsu­na­mi pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca, que en­tre el 30% y el 40% de los grie­gos vo­ta­ría por el se­ñor na­die, el po­lí­ti­co más po­pu­lar”, sub­ra­ya Tsou­ka­lis. “Los po­lí­ti­cos no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ges­tio­nar la cri­sis”, di­ce un mi­nis­tro del Go­bierno que apues­ta por una nue­va Gre­cia. “Los par­ti­dos es­tán des­acre­di­ta­dos. Ne­ce­si­ta­mos un nue­vo mar­co po­lí­ti­co”, apos­ti­lla el je­fe de Edi­ción del pe­rió­di­co Kat­hi­me

ri­ni, Nikos Kons­tan­da­ras, que no es­pe­ra de es­tos co­mi­cios na­da me­jor de lo que ya tie­nen los grie­gos.

Ad­mi­nis­tra­ción cua­si fa­lli­da.

La UE y la ban­ca pri­va­da han con­do­na­do el 53% de la deu­da helena y han res­ca­ta­do su economía con un se­gun­do pa­que­te de ayu­da de 130.00 mi­llo­nes de eu­ros. A cam­bio el Go­bierno es­tá se­min­ter­ve­ni­do por la troi­ka (la UE, el BCE y el FMI) pa­ra re­for­mar una Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do cua­si fa­lli­da. Des­de el FMI ex­pli­can que pa­ra re­co­brar la nor­ma­li­dad se­rán ne­ce­sa­rios más de 10 años, en los que hay que to­mar me­di­das ur­gen­tes, co­mo re­for­mar la re­cau­da­ción fis­cal, que aca­ba de ser in­for­ma­ti­za­da, en un país don­de los au­tó­no­mos no pa­gan im­pues­tos. “He­mos cam­bia­do las le­yes pe­ro si el re­cau­da­dor es co­rrup­to ha­brá más di­ne­ro pa­ra él”, ex­pli­ca el ex­pre­si­den­te Giorgios Pa­pan­dreu, del Pa­sok, que apun­ta a la ne­ce­si­dad de un cam­bio de men­ta­li­dad. Ese nue­vo im­pul­so de­be­ría aca­bar con la co­rrup­ción de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les, que han de ser li­be­ra­li­za­dos. “Hay que re­gis­trar las re­ce­tas mé­di­cas on-li­ne pa­ra evi­tar los pa­gos de las far­ma­céu­ti­cas. En dos se­ma­nas he­mos aho­rra­do un 60%”, aña­de el an­ti­guo líder so­cia­lis­ta. Pa­pan­dreu tam­bién apo­ya el cam­bio en un sis­te­ma de pen­sio­nes co­rrup­to que ha per­mi­ti­do co­brar a más de 40.000 fa­mi­lia­res de per­so­nas que ya es­ta­ban muer­tas. “De­be­mos in­su­flar con­fian­za en el pue­blo grie­go –in­di­ca el ex­pre­si­den­te del Pa­sok- y li­be­rar la po­lí­ti­ca de los in­tere­ses par­ti­cu­la­res que tie­nen se­cues­tra­da la de­mo­cra­cia”.

Des­de el Go­bierno de Pa­pa­de­mos, for­ma­do en su ma­yo­ría por mi­nis­tros del Pa­sok y un par de Nue­va De­mo­cra­cia, se de­nun­cia que son los pro­pios dipu­tados los que de­ben cam­biar lo que les afec­ta di­rec­ta­men­te. “Me­nos mal que se ha apro­ba­do una ley que obli­ga a los fun­cio­na­rios a fir­mar por ca­da gas­to que rea­li­zan ya que du­ran­te dé­ca­das se ha

gas­ta­do sin con­trol”, ex­pli­ca una fuen­te del Eje­cu­ti­vo he­leno. Al por­ta­voz del Go­bierno Pantelis Kap­sis tam­bién le preo­cu­pa la co­rrup­ción: “In­ten­ta­mos li­mi­tar­la con la nue­va ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca”, aña­de.

La ta­sa de pa­ro es­tá en el 21%, la mi­tad de los des­em­plea­dos son jó­ve­nes y con bue­na for­ma­ción, el sa­la­rio mí­ni­mo ha caí­do más de un 20% y se que­da en 638 eu­ros. Pe­ro los pre­cios si­guen es­tan­do al­tos. Un ca­fé en el cen­tro de Ate­nas no ba­ja de los tres eu­ros y una cer­ve­za al­can­za los cua­tro o cin­co eu­ros con fa­ci­li­dad. Los re­cor­tes de fun­cio­na­rios (200.000 em­pleos me­nos des­de 2009) y sa­la­rios en las em­pre­sas pú­bli­cas no se han he­cho es­pe­rar, tam­po­co las pen­sio­nes, que han su­fri­do un des­cen­so del 14% en dos años. Los po­bres, co­mo el ju­bi­la­do de 77 años que se sui­ci­dó fren­te al Par­la­men­to tras afir­mar que se ne­ga­ba a bus­car co­mi­da en­tre la ba­su­ra, son los que más su­fren la si­tua­ción. “Hay que re­ge­ne­rar el dé­fi­cit pe­ro ne­ce­si­ta­mos es­pa­cio pa­ra res­pi­rar”, cla­ma el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Sin­di­ca­tos grie­gos, Ioa­nis Pa­na­go­pou­los. Pa­ra que la re­for­ma sea com­ple­ta, los grie­gos de­ben ca­mi­nar ha­cia un sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad del que ca­re­ce el país. “No exis­te un con­tra­to so­cial pa­ra re­dis­tri­buir la ri­que­za”, afir­man en la troi­ka.

“No te­ne­mos al­ter­na­ti­va”.

Ayu­dar a Ate­nas a con­se­guir esos ob­je­ti­vos es la mi­sión de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Un gru­po de 45 per­so­nas (la Task For­ce) es­tá en con­tac­to con los mi­nis­te­rios grie­gos pa­ra que ten­gan éxi­to en la du­ra ta­rea en­co­men­da­da. “Las elec- cio­nes plan­tean in­cer­ti­dum­bres so­bre la vo­lun­tad de im­ple­men­tar las re­for­mas”, in­di­ca Horst Rei­chen­bach, di­rec­tor de la Task For­ce. Des­de el Go­bierno no se pre­gun­tan si es­ta si­tua­ción de pro­tec­to­ra­do mi­na la in­de­pen­den­cia grie­ga. “No te­ne­mos al­ter­na­ti­va: es la ban­ca­rro­ta o el res­ca­te”, asu­me Kap­sis. Pe­se a que se ha acu­sa­do a la Unión Eu­ro­pea de ex­ce­si­va du­re­za, el mi­nis­tro de In­te­rior, Michalis Chry­sohoï­dis, re­co­no­ce que pa­ra con­se­guir la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca ne­ce­si­tan el apo­yo de la UE. “Ne­ce­si­ta­mos un nue­vo país que cree un cli­ma pro­pi­cio pa­ra es­ta­ble­cer ne­go­cios y eli­mi­ne los obs­tácu­los y tra­bas bu­ro­crá­ti­cas”, aña­de.

Economía bu­ro­cra­ti­za­da.

El im­pac­tan­te Fas­hion Hou­se Ho­tel de la plaza Omo­nia lle­va tres años ce­rra­do por fal­ta de clien­te­la y los car­te­les de “se al­qui­la” pue­blan las ca­lles de Ate­nas. Pe­ro mon­tar un ne­go­cio es com­pli­ca­do. Son ne­ce­sa­rios mu­chos per­mi­sos que frus­tran a los em­pren­de­do­res de­bi­do a una economía so­bre­rre­gu­la­da y ex­ce­si­va­men­te bu­ro­crá­ti­ca. En 2011 ce­rra­ron 68.000 py­mes y 135.00 per­so­nas en­gro­sa­ron las fi­las del pa­ro. “Si el ne­go­cio si­gue así, con un 60% me­nos de clien­tes, en tres o cua­tro me­ses me ve­ré obli­ga­do a ce­rrar”, se­ña­la el due­ño del res­tau­ran­te Pa­lea At­hi­na, Vas­si­liou Yia­xis. En cam­bio a su com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión Jorge Ve­ve­lo­yan­nis no le va mal. Mon­tó en 2008, en ple­na cri­sis, el res­tau­ran­te ar­gen­tino Pa­sio­nal, que fun­cio­na re­la­ti­va­men­te bien. “Gre­cia es un país di­fí­cil pa­ra tra­ba­jar en equi­po pe­ro he te­ni­do suer­te por­que mis pre­cios son ló­gi­cos, me ajus­to al mer­ca­do y soy cons­cien­te de que no se pue­de ro­bar a la gen­te”, afir­ma.

La men­ta­li­dad grie­ga y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no han ayu­da­do a crear un cli­ma fa­vo­ra­ble pa­ra los ne­go­cios. “El éxi­to em­pre­sa­rial no es­ta­ba bien vis­to en un país don­de el 70% de la economía es es­ta­tal”, ar­gu­men­ta el pre­si­den­te de la pa­tro­nal grie­ga, Dimitris Das­ka­lo­pou­los. “Se ha crea­do la ima­gen de que so­mos co­rrup­tos y es­to es muy ma­lo pa­ra el tu­ris­mo y las in­ver­sio­nes. Te­ne­mos que dar­le la vuel­ta con un nue­vo go­bierno en el que la gen­te vuel­va a creer”, de­nun­cia el con­ser­va­dor Sa­ma­ras. La de­re­cha se pre­sen­ta aho­ra con va­rias re­ce­tas: pri­va­ti­zar, re­ca­pi­ta­li­zar ban­cos (en dos años han per­di­do el 25% de los de­pó­si­tos) e in­cre­men­tar las ex­por­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, su cré­di­to es­tá da­ña­do por ocul­tar las ver­da­de­ras ci­fras del dé­fi­cit, que fue­ron des­cu­bier­tas por el Go­bierno so­cia­lis­ta de Pa­pan­dreu tras ganar las elec­cio­nes de 2009. Se pa­só de un día pa­ra otro del 3,7% al 12,7% de dé­fi­cit. Tres años des­pués, Gre­cia no pue­de per­mi­tir­se más sor­pre­sas ni in­cer­ti­dum­bres. El go­bierno que sal­ga de las ur­nas de­be­rá se­guir los pa­sos que mar­ca Bru­se­las. De lo con­tra­rio, la cu­na de la de­mo­cra­cia per­de­rá el tren del euro y el efec­to do­mi­nó ten­drá con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles pa­ra Eu­ro­pa.

Fun­cio­na­rios. La cri­sis se ha lle­va­do el pues­to de 200.000 em­plea­dos pú­bli­cos. En la fo­to, ma­ni­fes­ta­ción an­te el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.