Una es­tre­cha re­la­ción

Tiempo - - MUNDO -

años du­ran­te un en­cuen­tro con Ben Be­lla, el can­di­da­to so­cia­lis­ta ma­ni­fes­tó que era emo­cio­nan­te en­con­trar­se con la his­to­ria y que Ben Be­lla era la his­to­ria.

A prin­ci­pios de los se­sen­ta, Ah­med Ben Be­lla ocu­pó el pri­mer plano del es­ce­na­rio mun­dial jun­to a Fi­del Cas­tro, Ab­del Nas­ser, Pan­dit Ner­hu y Ti­to. Era uno de los re­pre­sen­tan­tes de los lla­ma­dos paí­ses no ali­nea­dos y de los na­cien­tes paí­ses del Ter­cer Mun­do, que so­ña­ban con ocu­par un lu­gar en la his­to­ria. A día de hoy no lo han lo­gra­do, y mu­chos de ellos han que­da­do en la cu­ne­ta de la his­to­ria. Ben Be­lla, co­mo dis­cí­pu­lo de Nas­ser, ha­bla­ba de un nue­vo ama­ne­cer ára­be, de re­cu­pe­rar los tiem­pos de es­plen­dor de su ci­vi­li­za­ción. Es cu­rio­so, en aque­llos años no se ha­bla­ba del is­lam co­mo ele­men­to sus­tan­cial de la iden­ti­dad, ni el is­la­mis­mo era el pro­ta­go­nis­ta de pro­cla­mas ra­di­ca­les y vio­len­tas. El ara­bis­mo era el mo­tor de la au­to­no­mía ára­be y de su lu­cha con­tra los im­pe­ria­lis­mos. Ben Be­lla siem­pre es­tu­vo al la­do de los pa­les­ti­nos en su lu­cha con­tra el Es­ta­do is­rae­lí, aun­que re­cor­da­ba la con­vi­ven­cia his­tó­ri­ca que los ju­díos y los ára­bes ha­bían man­te­ni­do du­ran­te si­glos, es­pe­cial­men­te des­pués de la ex­pul­sión de El au­tor de es­te ar­tícu­lo, Alfonso S. Pa­lo­ma­res, man­tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con Ben Be­lla. To­do em­pe­zó en 1963, du­ran­te un en­cuen­tro ro­cam­bo­les­co en Ar­gel y al que co­rres­pon­de la fo­to de arri­ba. Lue­go vi­nie­ron otras múl­ti­ples en­tre­vis­tas, tan­to con Ben Be­lla co­mo con su mu­jer, Zor­ha. Hu­bo en­cuen­tros du­ran­te su breve man­da­to pre­si­den­cial, pe­ro tam­bién tres días des­pués de sa­lir de la cár­cel tras pa­sar 14 años pri­sio­ne­ro de Bu­me­dian. La úl­ti­ma vez que se vie­ron fue en Cór­do­ba, ha­ce seis años. Por tan­to, na­die me­jor que Pa­lo­ma­res pa­ra glo­sar su fi­gu­ra. am­bos pue­blos por los Re­yes Ca­tó­li­cos. En 1963, en ple­na glo­ria, fue uno de los pro­mo­to­res de la uni­dad afri­ca­na en Adis Abe­ba, don­de se fun­dó la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Uni­dad Afri­ca­na (OUA). Pen­sa­ron que era el ama­ne­cer de Áfri­ca, que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de po­ner en or­den mu­chas co­sas de­ja­das al azar por el co­lo­nia­lis­mo. La con­fe­ren­cia fue un ver­da­de­ro pro­ce­so a la vio­len­cia y a la to­ma del po­der por la fuer­za. Los protagonistas ig­no­ra­ban, aun­que lo pre­sin­tie­ran, que es­ta­ban a las puer­tas de mu­chos gol­pes de Es­ta­do por los cua­les se­rían re­ti­ra­dos vio­len­ta­men­te del po­der, en­tre ellos Ben Be­lla.

El pri­mer en­cuen­tro.

Ese año, 1963, aca­ba­ba de gra­duar­me en Pe­rio­dis­mo y en­con­tré por pri­me­ra vez al pre­si­den­te Ben Be­lla en Ar­gel de una for­ma al­go ro­cam­bo­les­ca. Con una inocencia primeriza acu­dí a la em­ba­ja­da es­pa­ño­la y le pe­dí al em­ba­ja­dor que me fa­ci­li­ta­ra una en­tre­vis­ta con Ben Be­lla. Me mi­ró con asom­bro y mi­se­ri­cor­dia, al tiem­po que me de­cía: “Hay aquí dos­cien­tos pe­rio­dis­tas tra­tan­do de con­se­guir una en­tre­vis­ta con él”. Ig­no­ra­ba los ri­tos que exi­gía con­se­guir una en­tre­vis­ta con una per­so­na­li­dad de ese ca­li­bre mun­dial. Aque­lla mis­ma tar­de acu­dí a un ca­fé de es­pa­ño­les si­tua­do en el cen­tro de la ciu­dad, al en­trar me en­con­tré con el em­ba­ja­dor, que me sol­tó: “Pe­rio­dis­ta, ¿qué ha­ces aquí? Ben Be­lla es­tá dan­do una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Pa­lais du Peu­ple”.

Sin pen­sar­lo, co­gí un ta­xi y allá mar­ché. En la puer­ta los guar­dias de se­gu­ri­dad me sa­lu­da­ron al es­ti­lo mi­li­tar, se­guí avan­zan­do por el par­que y me si­guie­ron sa­lu­dan­do, lle­gué al pa­la­cio y con­ti­nua­ron los sa­lu­dos. Yo avan­za­ba un po­co sor­pren­di­do. Vi una puer­ta que da­ba a una gran sa­la con una me­sa re­don­da en don­de dis­tin­guí a Ben Be­lla. Antes de se­guir voy a re­ve­lar la ra­zón de tan­to sa­lu­do, una ra­zón que en­ton­ces des­co­no­cía: te­nía un pa­re­ci­do enor­me con un jo­ven co­ro­nel de la re­vo­lu­ción. Al ver a Ben Be­lla me di­je: “Es­ta es la con­fe­ren­cia de pren­sa”. En­tré. Me sen­té en la úni­ca si­lla li­bre. Los 24 que ro­dea­ban la me­sa me mi­ra­ron asom­bra­dos y yo me uní a su asom­bro al ver que la ma­yo­ría de ellos ves­tía tra­je mi­li­tar. El ve­cino de la de­re­cha se di­ri­gió a mí pri­me­ro en ára­be y des­pués en fran­cés pa­ra pre­gun­tar­me quién era y qué ha­cía allí. Le con­tes­té que era un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol y que ha­bía ido a la con­fe­ren­cia de pren­sa de Ben Be­lla. “Es­ta no es nin­gu­na con­fe­ren­cia de pren­sa –me con­tes­tó–. Es la reunión del bu­ró po­lí­ti­co del FLN”. Lo con­tó en ára­be y rie­ron. Me in­vi­ta­ron a sa­lir, Ben Be­lla me de­di­có una son­ri­sa com­pa­si­va. Una vez fue­ra, me que­dé en el in­men­so pa­si­llo, me sen­té en un so­fá y los ujie­res me sir­vie­ron té. Al ca­bo de dos ho­ras se abrió la puer­ta y apa­re­ció Ben Be­lla, le abor­dé con to­da cla­se de ar­gu­men­tos y co­men­za­mos a char­lar. Al ca­bo de veinte mi­nu­tos de una con­ver­sa­ción exó­ti­ca por mi par­te, me in­vi­tó a ce­nar y subí a su co­che pa­ra tras­la­dar­nos a Vi­lla Joly don­de vi­vía. Cuan­do me en­se­ña­ba los li­bros de su bi­blio­te­ca so­nó el te­lé­fono. Era Ga­mal Ab­del Nas­ser des­de el Cairo. Ha­bla­ron unos 20 mi­nu­tos en ára­be. No le tu­ve que ha­cer mu­chas pre­gun­tas. Me ha­bló apa­sio­na­da­men­te de nue­vo or­den mun­dial y del fin del co­lo­nia­lis­mo, del na­ci­mien­to de una nue­va Ar­ge­lia y del pro­ta­go­nis­mo emer­gen­te del mun­do ára­be y de Áfri­ca.

La en­tre­vis­ta se pu­bli­có en la mí­ti­ca re­vis­ta Triunfo. Dos años des­pués, el je­fe del ejér­ci­to, el co­ro­nel Bu­me­dian, de­rro­có a Ben Be­lla con un gol­pe de Es­ta­do y le en­vió de nue­vo a la cár­cel, so­lo que en es­ta oca­sión era una cár­cel ar­ge­li­na. Una no­che de som­brío plo­mo mi­li­tar ca­yó so­bre Ar­ge­lia. Al ca­bo de 14 años, tres días des­pués de ha­ber si­do li­be­ra­do fui a ver­le a Mar­nia, su ciu­dad na­tal. Le en­con­tré op­ti­mis­ta, dis­pues­to a co­men­zar de nue­vo, pe­ro el mun­do ha­bía cam­bia­do, las ilu­sio­nes de pro­ta­go­nis­mo de los paí­ses del Ter­cer Mun­do ha­bían muer­to. La Gue­rra Fría, con sus epi­cen­tros en Mos­cú y Was­hing­ton, do­mi­na­ba la po­lí­ti­ca mun­dial. Du­ran­te los 14 años que per­ma­ne­ció en pri­sión, no sa­lió ni una vez su nom­bre en la pren­sa ar­ge­li­na. Le ha­bían bo­rra­do del ma­pa del re­cuer­do. Tra­tó de vol­ver a la po­lí­ti­ca. No tuvo éxi­to. Vi­vió co­mo un dra­ma per­so­nal la gue­rra ci­vil pro­ta­go­ni­za­da por los fa­ná­ti­cos del GHIA en los 90. Ha­ce ya tiem­po que se re­con­ci­lió con Bu­te­fli­ka, que fue uno de los ins­ti­ga­do­res del gol­pe de Es­ta­do de Bu­me­dian.

Ha­ce seis años pa­sé con él dos días en Cór­do­ba, ha­bía cum­pli­do 90 años y man­te­nía una lu­ci­dez ad­mi­ra­ble. Le es­cu­ché evo­car la ori­gi­na­li­dad in­te­lec­tual de Ave­rroes, Avi­ce­na y Al Fa­ra­bi. Tiem­pos de con­vi­ven­cia en­tre ára­bes y cris­tia­nos. Es­ta­ba con­tra el mo­de­lo de glo­ba­li­za­ción que se ha im­pues­to, con­si­de­ra­ba que ha­bía unos paí­ses glo­ba­li­za­do­res con vo­ca­ción im­pe­ria­lis­ta co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Oc­ci­den­te en ge­ne­ral, y otros glo­ba­li­za­dos. En cuan­to a las úl­ti­mas re­vo­lu­cio­nes de los paí­ses ára­bes, con­si­de­ra­ba na­tu­ral que los pue­blos se agi­ta­ran pa­ra de­po­ner a quie­nes les ti­ra­ni­za­ron. Es­tu­vo tres años en el po­der y el res­to de su vi­da lu­chan­do por unas re­vo­lu­cio­nes que nun­ca lle­ga­ron. Se ha­bía con­ver­ti­do en un mi­to de las cau­sas ára­bes per­di­das. Mu­chas y va­ria­das, y no siem­pre por cau­sas ex­ter­nas.

as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.