Ra­cio­ne­ro y la gue­rra que no ce­sa

En­tre dos gue­rras Edi­cio­nes B pu­bli­ca ci­vi­les, el li­bro de me­mo­rias en que el au­tor se ca­lla lo jus­to... o me­nos.

Tiempo - - CULTURA - DA­NIEL JI­MÉ­NEZ

In­ge­nie­ro, eco­no­mis­ta, escritor, pe­rio­dis­ta, en­sa­yis­ta, ca­si po­lí­ti­co, an­ti­guo di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, via­je­ro, in­con­di­cio­nal de Ba­rça y de­fen­sor de las co­rri­das de to­ros. To­do eso es Luis Ra­cio­ne­ro (1940), ade­más de ser ca­ta­lán y eu­ro­peís­ta. O lo que es lo mis­mo, y en sus pro­pias pa­la­bras, Ra­cio­ne­ro es un “de­mó­cra­ta li­be­ral, fle­xi­ble y se­lec­ti­vo” que ha que­ri­do con­tar­nos en pri­me­ra per­so­na los acon­te­ci­mien­tos más re­le­van­tes de su vi­da, una vi­da li­ga­da a la his­to­ria po­lí­ti­ca y so­cial de nues­tro país, con la in­ten­ción de in­ci­tar a los lec­to­res a re­pen­sar cier­tas in­ter­pre­ta­cio­nes con­fu­sas, ma­ni­queas o di­rec­ta­men­te erró­neas de nues­tro pa­sa­do re­cien­te.

“Por ejem­plo –pun­tua­li­za el escritor-, el gran pro­ble­ma de los hom­bres del 98 es que con­fun­die­ron Cas­ti­lla con España, y eso no es así. No sea­mos sim­plis­tas. España es una uni­dad en la di­ver­si­dad. Y esa di­ver­si­dad es bue­ní­si­ma”. Ra­cio­ne­ro de­di­ca va­rias pá­gi­nas a des­mon­tar al­gu­nas de las im­pre­sio­nes so­bre los ma­les de España que vie­ron a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do es­cri­to­res co­mo Una­muno y Or­te­ga y Gas­set, has­ta el pun­to de ne­gar el do­lor pa­trio que ex­pre­sa­ba es­te úl­ti­mo. “A mí España no me due­le, me raya”, sen­ten­cia con un son­ri­sa iró­ni­ca que se en­ca­ja en su ca­ra.

Ca­ta­lán con vo­ca­ción uni­ver­sa­lis­ta, Ra­cio­ne­ro es ta­jan­te en su con­cep­ción de las re­la­cio­nes en­tre con­ciu­da­da­nos: “Nos quie­ren ha­cer creer que hay pro­ble­mas don­de no los hay. Si en Cataluña se ha­bla ca­ta­lán eso no es un pro­ble­ma, es una ri­que­za. En Ma­drid hay gen­te que pien­sa que los ca­ta­la­nes ha­blan ca­ta­lán pa­ra fas­ti­diar­les a ellos, lo que es tan es­tú­pi­do co­mo pen­sar que los es­pa­ño­les ha­blan cas­te­llano pa­ra fas­ti­diar­nos a no­so­tros. Con esa ac­ti­tud no se va a nin­gu­na par­te”. ¿ Al­gu­na su­ge­ren­cia pa­ra pau­sar el am­bien­te de cris­pa­ción que man­tie­nen al­gu­nos? “Sea­mos per­so­nas cul­tas y via­ja­das. En­se­ñe­mos la his­to­ria, co­mo di­jo Toyn­bee, por ci­vi­li­za­cio­nes y no por na­cio­nes”, opi­na es­te ciu­da­dano del mun­do.

Te­ne­mos que es­pe­rar.

Tan­to en sus in­ter­ven­cio­nes en la pren­sa co­mo en sus li­bros, Ra­cio­ne­ro siem­pre ha ha­bla­do sin ta­pu­jos de sus ten­den­cias o in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas. Tras su pa­so por Con­ver­gèn­cia i Unió, Ra­cio­ne­ro se acer­có bre­ve­men­te al so­cia­lis­mo y fi­nal­men­te op­tó por apo­yar a Jo­sé María Az­nar en las elec­cio­nes que le lle­va­ron al po­der en 1996. En las úl­ti­mas elec­cio­nes, Ra­cio­ne­ro con­fir­ma que ha se­gui­do apo­yan­do al Par­ti­do Po­pu­lar, pe­ro afir­ma que “se de­be vo­tar lo que

58

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.